viernes, 27 de octubre de 2006

La inapetencia en el bebe


Cuando un niño rechaza la comida, la preocupación más difundida es la relacionada con su salud. En realidad, es preciso distinguir entre la auténtica inapetencia y las simples y normales situaciones pasajeras, ante las que no se debe dramatizar para evitar el riesgo de "cargarlas" de una ansiedad excesiva, que podría crear problemas.


¿Qué es un bebé inapetente?

El bebé inapetente es aquel que no quiere ningún alimento, no existe preparación que le guste y sólo consume leche o papilla. En cambio el bebé o niño que no come lo que quieren los adultos, es aquel que come de todo pero en su justa medida.

En general estas situaciones son un común denominador en las mamás que trabajan o no están en casa en los momentos de la comida. Es en esta situación cuando se debe ayudar en primera instancia a la mamá para que pueda explicar a la persona que está a cargo del niño, la cantidad adecuada que se le debe dar y la combinación de alimentos correcta.

Un bebé no es un adulto y a pesar de que consuma una variedad importante de alimentos, los volúmenes que ingiere están lejos de ser los de una persona mayor. Por esta razón se debe tener paciencia y entender que, hay días que comerá más y otros que comerá menos ya que no siempre tendrá el mismo apetito.

A continuación le daremos algunos consejos para que los bebés inapetentes puedan aceptar mejor su comidas.


El paladar del bebé

Seguramente hay comidas que al bebé le gustan más y otras que rechaza, por eso debe probar darle cantidades pequeñas de alimentos variados, evitando realizar mezclas irreconocibles a su paladar. El bebé debe aprender a degustar su comida de a una y con la preferencia de sabores, que de esta forma reconocerás, se sumará la cantidad de comida ingerida.


Condimentación de comidas

La condimentación es relevante para que la comida pueda ser mejor aceptada. El apetito de un bebé, tanto como el del adulto se estimula a partir de los olores, por eso es importante una buena condimentación. Recuerde que es sólo un bebé y por esta razón deben ser sabores suaves pero gustosos. Puede usar todos los condimentos aromáticos como laurel, tomillo o nuez moscada. También puede aderezar con poca sal y con aceite (mezcla o maíz). Los quesos son una buena opción para derretir sobre los purés o verduras ya que son un buen alimento y gustan en general a todos los bebés.


La comida y el postre

Es sumamente importante el tiempo entre la comida y el postre. Lo correcto es dejar pasar unos 10 ó 15 minutos entre los mismos para que pueda cambiar el sabor y degustar lo que se le está dando.


Evaluación diaria de alimentación

Repase diariamente lo que comió y verá que su ingesta es buena. Tal vez lo realice en forma fraccionada comiendo varias veces por día y no necesariamente en grandes volúmenes. Recuerde que a la hora de comer es bueno saber si el bebé no me come o si no quiere ver lo que come. Es un bebé y debe comer como tal.

Si su hijo come poco y de mala gana, y tiene miedo de que no se desarrolle con normalidad, lo primero que tiene que hacer es consultar al pediatra, quien establecerá si su hijo está creciendo adecuadamente de acuerdo con su edad.

Desde | La dosis

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás