jueves, 26 de marzo de 2009

La comida rápida anula el rol protector de la lactancia materna para prevenir el asma del bebé


Muchos estudios han demostrado que la lactancia materna puede reducir las posibilidades de los bebés de desarrollar asma. Pero este efecto protector podría verse anulado por determinadas prácticas dietéticas. Concretamente, comer comida rápida más de dos veces a la semana parece anular los efectos beneficiosos de la lactancia materna en la protección de los niños contra las enfermedades respiratorias, según un nuevo estudio. Aunque todavía no se ha determinado con exactitud, el alto contenido en grasa y sal de esta comida podría ser el causante de esta anulación al incrementar las vías respiratorias espasmódicas y provocar mayores problemas para respirar.

Esta investigación, publicada en la revista 'Clinical and Experimental Allergy' y recogida por otr/press, confirma las conclusiones de otros muchos estudios sobre los beneficios de la lactancia materna en relación con el asma. Los investigadores de la Universidad de Alberta (Canadá) encontraron que un periodo escaso de lactancia materna está vinculado a un mayor riesgo de asma además de que los niños alimentados exclusivamente con leche materna durante sus primeras doce semanas tenían un riesgo menor.

"Pero este efecto sólo se observa en niños que no consumen comida rápida, o que sólo lo hacen de vez en cuando", explica Anita Kozyrskyj, autora principal del estudio y profesora asociada del departamento de Pediatría de U of A's Faculty of Medicine & Dentistry. "Y es que hemos encontrado que el consumo de comida rápida se asocia con el asma", añade.

En este sentido, los investigadores sugirieron que la prevalencia de la comida rápida en la sociedad actual puede explicar por qué las tasas de asma siguen aumentando a pesar de cada vez más madre optan por la lactancia materna. Aunque todavía no se ha podido determinar con exactitud las causas, los investigadores sugieren que el alto contenido en grasa y sal (que puede incrementar las vías respiratorias espasmódicas y provocar mayores problemas para respirar) podrían ser los culpables.

MULTITUD DE FACTORES

Anita Kozyrskyj, una autoridad en los estudios de asma infantil contrada por la Universidad de Alberta, realizó el estudio junto con el doctor Allan Becker, miembro de la Universidad de Manitoba (Canadá). Estos investigadores estudiaron a 700 niños canadienses, de los cuales 250 sufrían asma. Más de la mitad de los menores estudiados consumía comida rápida más de dos veces a la semana.

Tras el análisis, Kozyrskyj señaló que la nutrición es sólo uno de los muchos factores que intervienen en esta enfermedad. "Pero este hallazgo es interesante, y esperamos estimular a otros investigadores para dar un seguimiento y poder estudiarlo en mayor profundidad, tal vez con un estudio de cohorte", señala.

Esta no es el primer factor que Anita Kozyrskyj relaciona con el riesgo a ser diagnosticados de asma. En estudios anteriores, la investigadora sugirió que las niñas que no beben suficiente leche y sufren sobrepeso tienen un mayor riesgo de padecer asma. De la misma manera, en otro estudio señaló que los niños que recibieron antibióticos durante su primer año de vida se se exponían a un mayor riesgo de desarrollar asma en el futuro.

Desde | La Razon España

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás