miércoles, 24 de junio de 2009

Calostro: por qué es tan importante?


“Hace apenas unas horas di a luz, estoy cansada y mi hijo está muy dormido. ¿Realmente, necesito alimentarlo de inmediato? Ni siquiera tengo leche todavía”.

Entre más rápido alimentes, más leche vas a tener, ya que el suministro de leche depende de la demanda. Amamantar pronto y seguido asegura tu producción de leche en los próximos días y asegura que tu hijo reciba toda la cuota de calostro, la comida ideal para los primeros días de vida.

A este líquido espeso y amarillo (algunas veces claro) lo llaman el líquido dorado, gracias a su potente fórmula, ya que es rica en anticuerpos y glóbulos blancos, que defiendes de las bacterias, virus e incluso según las investigaciones, estimulan la producción de anticuerpos en el sistema inmunológico de los recién nacidos. El calostro además cubre el intestino del bebé, así que previene que las bacterias invadan el sistema digestivo inmaduro y protegen contra alergias y malestares digestivos. El calostro estimula el paso del primer movimiento estomacal del bebé (el meconio) y ayuda a eliminar la bilirrubina, reduciendo el riesgo de ictericia. Un poco de calostro hace mucho. Tu bebé probará cucharaditas, y eso es todo lo que necesita. Como es fácil de digerir (es rico en proteínas, vitaminas y minerales, bajo en grasas y azúcares). Sirve como aperitivo perfecto para las aventuras alimenticias que vienen en camino.

Darle calostro al bebé por unos días satisface el apetito incipiente y le da el mejor comienzo para su salud. Estimula la producción en el siguiente paso: la leche de transición, es decir, la leche que da tu pecho entre el calostro y la leche madura, parece leche mezclada con jugo de naranja (afortunadamente a los recién nacidos, les sabe mejor que eso) y es la leche que aparece al principio. Contiene niveles bajos de inmunoglobulina y proteína, como el calostro, pero tiene más lactosa, más grasa y más calorías.

La leche madura, que llega entre el décimo día y la segunda semana de postparto, es delgada y blanca (a veces un poco azulada). Parece leche aguada, pero está equipada con toda la grasa y otros nutrientes que necesitan los bebés en crecimiento.

Desde | Babysec

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

1 Comentario:

♥Dianita♥ Dijo...

muy interesante y super impotrante que las mamis den calostro, es una maravillosa vacuna!!
gracias :)

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás