miércoles, 29 de julio de 2009

Deporte y alimentación influyen en la calidad del esperma


El esperma de más de la mitad de los jóvenes españoles es de una calidad inferior a la considerada normal, según los expertos de la Organización Mundial de la Salud...

Un 15% de parejas en todo el mundo tiene problemas para concebir. En un 30% de los casos, el origen es la infertilidad masculina. A la acción de plásticos, detergentes, herbicidas o fungicidas en la disminución de la calidad del esperma en las sociedades desarrolladas, ahora se suman otros factores, como la práctica de determinados deportes. Además, algunos estudios también sugieren que el déficit de determinados nutrientes y sustancias antioxidantes, entre ellos la vitamina C, puede afectar la capacidad reproductiva de los hombres.

En la actualidad, numerosos estudios están enfocados en descubrir las causas de la mala calidad del esperma y conocer la mejor manera de actuar al respecto. Además de elementos conocidos, como la exposición a determinadas sustancias químicas, como herbicidas o detergentes, aparecen otros factores que dependen en gran parte de la persona, de modo que su conocimiento juega un papel fundamental. Este es el caso de la alimentación y de determinadas actividades físicas.

Un trabajo realizado por investigadores españoles relaciona la infertilidad masculina con el entrenamiento físico riguroso al que se someten algunos deportistas profesionales. El estudio, dado a conocer en el congreso de la Sociedad Europea de Reproducción y Embriología Humana celebrado recientemente en Ámsterdam, sostiene que algunas disciplinas deportivas podrían ser negativas para la fertilidad masculina.

Bajo entrenamiento estricto

Para encontrar una posible relación, el equipo de la Escuela de Medicina de la Universidad de Córdoba obtuvo muestras del esperma de 15 atletas profesionales de triatlón (que se compone por las disciplinas de natación, carrera y ciclismo) tras tres días de abstinencia sexual. Todos ellos tenían un promedio de 33 años y seguían unas rutinas de entrenamiento estrictas. Los investigadores descubrieron que la calidad de esperma se reducía de forma considerable con la preparación física rigurosa, pues los atletas que habían entrenado una media de nueve veces a la semana durante varios años tenían menos de un 10% de los espermatozoides normales. Y los atletas que recorrían más de 300 Kilómetros a la semana contaban con menos del 4% de los espermatozoides normales, situación en la que la concepción es muy difícil sin someterse a tratamiento.

Para explicar la relación entre el nivel de actividad física y la infertilidad, los autores del trabajo propusieron dos factores. El primero, basándose en que de las tres disciplinas del triatlón, la bicicleta es la que requiere un entrenamiento más exhaustivo y más tiempo de dedicación, fue que el estrés al que se somete el cuerpo para conseguir un nivel físico óptimo en la actividad repercute de manera negativa en la producción del esperma.

Sobre ruedas

Otros estudios realizados con anterioridad ya apoyaban esta hipótesis, y revelaban que niveles muy altos de ejercicio físico disminuyen la fertilidad, tanto masculina como femenina. Sin embargo, los investigadores españoles culpan a la fricción que se produce con el sillín de la bicicleta y al uso de ropa ajustada, ya que podrían aumentar la temperatura en los testículos y dificultar la producción del esperma. La coordinadora del estudio, Diana Vaamonde, explica que ante la posible infertilidad causada por el riguroso entrenamiento físico de estos atletas, una solución sería el congelamiento de su esperma.

Por último, el doctor Allan Pacey, de la Universidad de Sheffield (Reino Unido) señala que los resultados del estudio son variados y que, en todo caso, no se puede generalizar ya que los hombres que participan en el triatlón pasan muchas más horas en la bicicleta que los ciclistas ocasionales y los hombres que van al trabajo en bicicleta, de modo que dichos usuarios no deben temer por su fertilidad.

Infertilidad a la carta

Otro estudio publicado recientemente en la revista "Fertility and Sterility" corrobora que la alimentación es uno de los factores influyentes en la calidad del esperma. Los investigadores afirman que los hombres que basan su dieta en un exceso de carne procesada, lácteos grasos y que, en general, registran una deficiencia en el consumo de vegetales, podrían tener el semen de peor calidad que quienes comen más variado, con abundantes raciones de frutas y verduras, y lácteos desnatados.

El estudio ha sido realizado por diversos equipos de investigadores españoles, entre los que destacan miembros de la Universidad de Murcia, la Universidad Miguel Hernández, y el Instituto Bernabéu de Alicante. En él han participado 61 hombres españoles que asistieron a una clínica de fertilidad y a los que se determinó que en un 50% sufrían problemas de infertilidad debido a una mala calidad seminal. Después de aislar diversas variables como la edad, el peso, el hábito tabáquico y la exposición a tóxicos, los investigadores hallaron una relación significativa entre la calidad del semen y la alimentación.

Los resultados del estudio señalan dos posibles causas que relacionan la mala calidad seminal con la alimentación. Primero, la ausencia de antioxidantes (como la vitamina C) en una dieta poco rica en frutas y verduras: los investigadores descubrieron que los individuos que tomaban con frecuencia más carbohidratos, fibra, cítricos, verduras y, en general, vitamina C tenían mejor calidad seminal que quienes no seguían estos hábitos de alimentación. Además, los alimentos ricos en grasas, como la carne y los productos lácteos, podían contener sustancias tóxicas para el organismo que afectarían a la calidad del esperma.

Desde | Consumer

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás