domingo, 13 de septiembre de 2009

El Método Estivill ¿El Fin Justifica El Medio?


El método Estivill representa uno de los métodos más polemicos para educar el sueño infantil y solucionar así el problema del insomnio infantil.

El insomnio infantil es un trastorno muy frecuente entre los más pequeños. Explicaremos brevemente este método porque representa un sistema muy efectivo para educar el sueño infantil y solucionar este problema tan habitual.

Se denomina insomnio infantil, aquel que aparece en edades muy tempranas, incluso desde los primeros meses de vida. Puede manifestarse de distintas formas en función de la edad del niño. Las principales características de este trastorno son: lo difícil que resulta que el niño se duerma solo, una duración del sueño inferior a lo normal respecto a su edad, un sueño muy superficial que se ve alterado por cualquier contratiempo y la existencia de frecuentes despertares durante la noche.

Según el doctor Eduard Estivill, autor del libro “Duérmete, niño”. En la mayoría de los casos el motivo que desencadena el insomnio infantil es la adquisición errónea del hábito del sueño. Por ello desde su libro, establece un sencillo método a seguir por los padres y cuidadores, capaz de crear unas rutinas de sueño correctas con el fin de prevenir este trastorno. Antes de llevar a cabo el método Estivill, padres y cuidadores, deben estar de acuerdo en su seguimiento con una actitud firme pero a la vez entendedora de que se trata de un niño pequeño, que todavía no puede entender ni razonar como un adulto.

Niños menores de 3 meses

En los primeros meses de vida, el bebé pasa la mayor parte del día durmiendo. En general el ritmo de vigilia-sueño es de 3-4 horas, se alternan pequeños periodos de tiempo en el que el niño está dormido o despierto. Principales recomendaciones:

- Distinción entre la luz típica del día y la oscuridad propia de la noche. El niño desde los primero meses debe asociar que de día hay luz (por ello hay que evitar que el niño duerma durante el día en completa oscuridad) y que cuando es de noche está completamente oscuro (así hay que evitar las pequeñas luces o las luces indirectas de otras habitaciones, que suelen emplearse durante la noche).

- Diferenciar el ruido habitual en el día y el silencio que reina en la noche. Durante el día el niño debe aprender a dormir con los ruidos habituales que hay en una casa, voces que conversan, música, ruidos típicos de la cocina...etc. En cambio durante la noche hay que procurar que los ruidos sean menos intensos, intentar bajar el volumen de la televisión, no elevar la voz... siempre sin exagerar. No se necesita un silencio sepulcral para que un bebé duerma.

- Establecer la rutina de cada día: un horario ordenado y repetitivo. Es muy aconsejable dejar el baño del niño para antes de su última toma de alimento. Después de que coma, esperar a que eructe, cambiarle el pañal y entonces ponerlo a dormir. Este será el momento para empezar a diferenciar el sueño de la noche del resto de los períodos de descanso que el niño ha realizado durante el día.

- El niño debe dormir en su cuco o cuna en la misma habitación que los padres pero nunca en la cama con ellos. Se recomienda el traslado del niño a su cuarto a partir de los tres meses.

Niños de los 3 a los 6 meses

Generalmente después de los 3 meses se producen los primeros períodos de sueño prolongado durante la noche. Al principio no suele durar más de 5 horas y poco a poco con la edad se va prolongando. Los momentos de sueño durante el día empezarán a disminuir e irá en aumento la duración del sueño nocturno. Recomendaciones a partir de esta edad:

- Fijar una hora para ir a dormir cada día. Se aconseja en invierno poner a dormir al niño entre las ocho y las ocho y media. En verano es mejor retrasarla hasta las nueve de la noche, dado que el día es más largo.

- Establecer una serie de rutinas previas al momento de dormir que deben repetirse a diario. Por ejemplo, leer un cuento antes de ir a dormir, cantar una canción, decirle las mismas palabras. Siempre sin juegos ni acciones que puedan excitar al niño en los momentos previos al sueño nocturno. Pueden emplearse peluches, chupetes...que acompañen al niño mientras duerma.

- Diferenciar su habitación de otras estancias de la casa. Su cuarto es el lugar elegido para dormir, por ello el niño no debe comer en él, separar así la comida del sueño.

- Si el niño llora en el momento de dormir a veces puede deberse a diferentes causas que debemos solucionar antes de volver a acostarlo. Puede que necesite un cambio de pañal, que tenga frío o calor, que la última toma de alimento del día haya sido insuficiente y que el pequeño tenga hambre, que no se encuentre bien de salud...etc.

- En caso que todo esté correcto y que el niño llore en el momento de dormir, tanto padres como cuidadores no deben acudir al primer llanto, quizá si damos un poco de tiempo no habrá más.

Se recomienda el traslado del niño a su cuarto a partir de los tres meses.

Niños mayores de 6 meses

En la mayoría de los casos, a partir de los 6 meses el periodo de sueño nocturno en el niño ya es de 11-12 horas. Por otro lado los momentos de sueño durante el día se reducen a dos, uno por la mañana y otro después de comer. A partir de los 15 meses el niño empieza a eliminar la siesta matutina. La siesta que nos queda después de comer se recomienda prolongarla hasta los 3-4 años. Durante este periodo las recomendaciones antes citadas deben ser más firmes porque el niño a partir de los 6 meses tiene más control sobre si mismo, aprende más, siempre tiene ganas de estar despierto, y por ello hay que mantener rutinas y disciplina a la hora de ir a descansar.

La siesta que nos queda después de comer se recomienda prolongarla hasta los 3-4 años.

SI ESTAS RECOMENDACIONES FALLAN

En caso de que estas medidas fallen, el Dr Estivill propone un plan alternativo al que llama: la reeducación del sueño. Pasos a seguir:

- Los padres y cuidadores deben mostrar en todo momento firmeza y seguridad ante el niño.

- Reemplazar en la habitación del niño, la figura del padre, la madre o de ambos, utilizando un dibujo, un muñeco, un móvil o un objeto querido por el niño. Explicando al niño que este objeto cuidará de él por la noche.

- Si el niño emplea chupete, dejar varios sobre la cuna para que pueda encontrar alguno durante la noche.

- Poner a dormir al niño, separarnos de él una distancia prudencial y sin tocarlo desearle buenas noches, con un discurso que dure aproximadamente 30 segundos.

- Al salir de la habitación, cerrar la luz y dejar la puerta abierta.

- Una vez el niño empiece a llorar, los padres deben permanecer alejados de la habitación y volver a ella, en función de la tabla de tiempos (expresados en minutos) que viene a continuación, que irá variando a medida que pasen los días. Cuando toque acudir a consolar al niño, siempre tendrá que ir uno solo, mantener una distancia que impida que el niño le toque, y explicarle (en no más de 10 segundos) que sus padres no le han abandonado y que únicamente le están enseñando a dormir.

- Inicialmente el bebé no dejará de llorar, pero en la mayoría de los casos después de acudir unas cuantas veces (a veces 2, otras 3, otras más), finalmente el niño deja de llorar. Con el paso de los días hay que acudir muchas menos veces, hasta que finalmente el niño deja de llorar y aprende a dormir solo.

El método Estivill, ha representado para muchos padres, un método efectivo para enseñar a dormir a sus hijos. No podemos garantizar que sea efectivo para todos, pero si que representa una alternativa muy válida para solucionar el problema del insomnio en la infancia.

Desde | Medicina Siglo XXI

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

6 Comentarios:

Marcela Sch Dijo...

A mi me sirvio mucho este metodo!!

eugenia Dijo...

ES LO PEOR DE PEOR PARA LOS NIÑOS ,DE MI PUNTO DE VISTA. QUE PUEDE SER MAS BONITO QUE ESTAR ABRASADOS LOS DOS CON TU BEBE,DANDO EL PECHO,QUE EL PEQUE ESCUCHA LATIDO DE TU CORAZÓN,QUE SIENTE PROTEGIDO Y FELIZ.Y TODO ES DE METODOS INORMALESES ,ES PARA PADRE,QUE QUEREN ESTAR TRANQUILOS POR LA NOCHE,(SI PUEDEN ESTAR DESPOIS DE ESCUCHAR LLANTOS DESESPERADOS DE SU BEBE). HASTA ANIMALES DUERMEN CON SUS CRIAS Y CON PRIMER LLANTO VAN CORRENDO,PUES NOSOTROS,QUE TRATAMOS A NUESTROS HIJOS ,PEOR QUE UN ANIMAL?

Viviana y Sofia Dijo...

Yo personalmente no estoy de acuerdo, pero si a alguna mamá le sirvió, no tengo nada más que agregar.

Cada quien cría a sus hijos como puede. Y lo que es malo para una, es la solución para la otra.

sabrina Dijo...

pues a mi me funcionó, yo lo he tenido durante una temporada en el cochesito moviendole hasta que se duerme. A veces 2 a 3 horas....

lei el libro y hizo tal cual lo que pone. 1r dia lloró 2 horas segundo dia 30 min., 3r dia 10 min. Luego ya no lloró hasta hoy que tiene 6 años va a la cama cuandoes la hora y a veces me llama para comentar algo puntual.

Viviana y Sofia Dijo...

Sabrina:

Lo dicho antes, si a alguna mama le sirvio, que bueno.

No tengo la menor duda de que el metodo sirve pero... a que costo?

lucia Dijo...

es una pena que los padres pierdan la sensibilidad con sus hijos y usen un metodo tan frio para dormir a sus hijos. claro que el niño deja de llorar si nadie lo atiende con eso que le enseñan??... resignación!!!
mi hija duerme con nosotros prendida a la teta es lo más maravilloso que puedo sentir, darle mi calor y mi cuidado. Se me eriza la piel leyendo que "hay que explicarle que un "dibujo" cuidará de él!!!!
cada quien que haga con su vida lo que quiere, pero los niños se merecen más calor, más amor!!

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás