jueves, 20 de mayo de 2010

Argentina: se ocultan dos de cada tres muertes maternas


Una investigación realizada por la Sociedad de Ginecología y Obstetricia de Buenos Aires alumbra el subregistro de un problema que reclama atención urgente por parte de las autoridades, y que revela las enormes desigualdades que supone el ser madre en un sector social u otro.
Representantes de la Sociedad de Ginecología y Obstetricia de Buenos Aires (SOGIBA) presentaron los resultados preliminares de una investigación propia que reveló que por cada muerte de mujeres en edad reproductiva registradas por causa materna (aborto, preclampsia y eclampsia, sepsis post parto, embarazo ectópico, hemorragia ante y postparto, embolia y complicaciones anestésicas), había 2 muertes más cuya causa era también materna y no estaba registrada como tal.

Los datos surgen de la evaluación realizada por la comisión de Salud Pública de SOGIBA de más de 400 historias clínicas en establecimientos de salud públicos, de la seguridad social y privados, de mujeres fallecidas en edad reproductiva (15 a 49 años) durante 2008. La presentación del estudio, del que también participó la Dirección General de Estadísticas y Censos del Gobierno de Ciudad de Buenos Aires, fue la antesala del 28º Congreso de SOGIBA, que se desarrollará del 3 al 5 de junio en la Ciudad de Buenos Aires cuyo lema es "Salud Sexual y Reproductiva: un desafío para todos".

El encuentro fue encabezado por el Dr. Jorge Vinacur Presidente SOGIBA, la Dra. Ana Coll, Miembro de la Comisión Directiva de SOGIBA; la Dra. Alicia Lapidus, Presidente del Comité de Obstetricia de SOGIBA, y la Dra. Silvia Oizerovich, Presidenta del Comité de Ginecología de SOGIBA.

Además de esta línea de investigación, SOGIBA tiene en etapa preparatoria un estudio sobre violencia de género y proceso reproductivo. Los datos preliminares disponibles en el país muestran que cuando la mujer (en edad reproductiva) fallece por cualquier causa no violenta, el 1% de ellas tuvo un embarazo en el año previo. Pero en el caso de los fallecimientos por muertes violentas, casi el 20% de las mujeres asesinadas o suicidas estuvo embarazada en el último año. Por otra parte, 1 cada 5 mujeres fallecidas en edad reproductiva es debido a causas violentas; proporción que pasa a 1 de cada 2 mujeres si se considera el rango entre 15 y 20 años. "Nos sorprende la magnitud de la violencia extrema en mujeres en edad reproductiva y estudiaremos vía judicial las causas de este correlato", explicó Vinacur.

Sobre los resultados del estudio sobre Mortalidad Materna, los disertantes señalaron que las diferencias regionales y sociales en salud sexual y reproductiva medidas por indicadores de mortalidad (materna, infantil, por cáncer de mama o uterino entre otros), se mantienen desde hace décadas, y destacaron que las explicaciones socioeconómicas predominantes en la década del ‘60 no son suficientes. "Las miradas actuales se dirigen a la organización del sistema de salud: los recursos del sistema no-público y público se destinan al tratamiento más que a la prevención - manifestó Vinacur-. Estos aspectos no deberían ser excluyentes, pero en la actualidad no hay una política efectiva de prevención en salud sexual y reproductiva".

Tomando como marco los objetivos del milenio sobre mejorar la salud materna, SOGIBA está comprometida con el mejoramiento de la calidad y cantidad de servicios, particularmente en el evento obstétrico. La investigación aporta al logro de este objetivo que requiere de información confiable y oportuna.

Según manifestaron los expertos, los indicadores (excepto el daño extremo) prácticamente no existen y el subregistro de muertes maternas se mantiene inalterable pese a las modificaciones en los formularios. Por ejemplo, se ignora la frecuencia de cesáreas, de muertes fetales (más aún en los de menos de 500g) e incluso no hay un criterio definido para establecer clase social. Además, no hay registros de morbilidad, las tasas de hospitalización disponibles son sólo del subsector público, ya que el no-público no tiene obligación de informar. "El subregistro marca una grave falta de calidad y es preciso que el Estado y los profesionales nos eduquemos y capacitemos para revertir esa situación que impacta en la calidad de atención de las personas", agregó Vinacur.

Desde | Entre Mujeres

La nota fue extraída del link anterior. Si tienes dudas o sugerencias sobre derecho de autor favor de remitirse a la liga mencionada con anterioridad.

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás