jueves, 10 de febrero de 2011

La lactancia materna reduce las convulsiones en los niños


Los bebés alimentados con leche materna tienen menos convulsiones después de cumplir el primer año de vida, según un estudio realizado en Dinamarca.

Y cuanto más dura la lactancia, mejor: bebés amamantados más de nueve meses sufrieron menos convulsiones que aquellos amamantados durante menos tiempo, publica Journal of Pediatrics.

Estudios previos ya habían identificado una relación entre la lactancia materna y el riesgo de que los niños desarrollaran trastornos mentales, como déficit de atención o esquizofrenia, explicó el doctor Michael Kramer, profesor de pediatría de la McGill University en Canadá, quien no participó del estudio.

Pero esta es la primera vez que se indaga sobre una posible relación entre la epilepsia infantil y la lactancia materna.

Las convulsiones epilépticas suelen comenzar entre los 5 y los 20 años de edad. Uno de cada 100 niños y adolescentes de Estados Unidos sufre dos o más convulsiones en la niñez, pero la mayoría supera el problema y no vuelve a sufrirlas.

El equipo analizó los hábitos alimentarios tempranos de casi 70.000 niños que habían nacido en Dinamarca entre 1996 y el 2000; los siguió hasta el 2008, conversó con las madres y controló cuántos chicos habían tenido convulsiones a partir del primer año de vida.

Los niños alimentados con leche materna durante por lo menos tres meses tenían una posibilidad en 135 de desarrollar epilepsia al año de vida. Si la lactancia materna había durado por lo menos seis meses, aquella posibilidad se reducía a una en 150 o, si el amamantamiento se había prolongado por lo menos nueve meses, la posibilidad de desarrollar epilepsia era de una en 200.

En tanto, si un bebé había recibido lactancia materna exclusiva (sin alimentos sólidos) durante cuatro meses, tenía una posibilidad en 175 de tener convulsiones más adelante.

No se pudo contactar a los autores, de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Aarhus, en Dinamarca, al cierre de esta nota.

Esta relación entre la epilepsia y la leche materna no sorprende, según la doctora Linda Friedman, profesora asociada de neurociencias del New York College of Osteopathic Medicine.

La leche materna contiene muchos nutrientes necesarios para el desarrollo normal del cerebro de los bebés, precisó Friedman. "La mala nutrición durante el desarrollo puede causar convulsiones", indicó.

Los resultados, agregó la experta, no necesariamente dicen que amamantar al bebé lo protegerá de la epilepsia; se necesitan más estudios para analizar mejor esa relación.

La lactancia no es tan sencilla como muchos piensan, dijo Kramer, pero la fórmula no tiene sus ventajas.

Desde | Reuters Health

La nota fue extraída del link anterior. Si tienes dudas o sugerencias sobre derecho de autor favor de remitirse a la liga mencionada con anterioridad.

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás