jueves, 18 de octubre de 2007

La rotura artificial de las membranas no acelera la evolución del parto


En contra de lo que se creía hasta el momento, hacer que una mujer rompa aguas perforando las membranas que envuelven al feto no reduce la duración de las primeras fases del parto, según una revisión de la Cochrane.

Uno de los procedimientos que se realizan con mayor frecuencia en la práctica obstétrica, sobre todo en algunos países, es la perforación artificial de las membranas. Una de las indicaciones de esta rotura de aguas provocada es acelerar el parto ya que se cree que estimula la liberación de prostaglandinas y oxitocina que aumentan las contracciones.

La amniotomía, término médico por el que se conoce esta maniobra, se suele practicar en partos que se prolongan demasiado, hecho que puede provocar muchos problemas para la madre y el bebé. Como contrapartida, esta rotura de las membranas conlleva ciertos riesgos aunque pocos estudios se han centrado en ellos.

Una revisión de la 'Cochrane Library' ha analizado varios trabajos acerca de la amniotomía y sus efectos sobre la evolución del parto para "determinar su eficacia y seguridad", tal y como señalan los autores. En total, detectaron 14 investigaciones que cumplían los requisitos con cerca de 5.000 participantes.

El análisis no mostró diferencias significativas entre la rotura artificial de las membranas y la no intervención en ninguno de los puntos revisados. Sin embargo, el riesgo de cesárea era sensiblemente mayor para el grupo de la amniotomía y las posibilidades de tener un parto disfuncional menores.

"No recomendamos la práctica rutinaria de la amniotomía como parte estándar de la atención y cuidado del parto", señala Rebecca Smyth, una de las autoras de la revisión. Los estudios analizados tampoco demostraron que esta técnica redujera la duración de la primera fase del parto. "No podemos hacer una recomendación explícita acerca del uso de la amniotomía para acortar el parto espontáneo", concluyen.

Para Smyth y Sarah K Alldred, la otra autora de la revisión, a la luz de sus hallazgos "hay que informar a las mujeres de que no acorta la primera y segunda fase del parto, de que no afecta al grado de satisfacción de la mujer con la experiencia de dar a luz y que no hace que el bebé esté en mejores condiciones justo después de nacer". Lo que queda patente con esta revisión, subrayan, es la necesidad de llevar a cabo "estudios grandes y bien diseñados" sobre el tema.

En España se practica la amniotomía sobre en tres casos concretos: para dirigir un parto con mala dinámica (contracciones deficientes), cuando el líquido amniótico está teñido y hay que evaluarlo y cuando es necesaria una monitorización interna. "Como método único de inducción al parto no tiene efecto", explica a elmundo.es María Jesús Cancelo, ginecóloga del Hospital de Guadalajara. "Pero si la mujer está de parto y no está evolucionando bien, sí es útil", añade.

www.elmundo.es

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás