lunes, 29 de octubre de 2007

Retiran un millón de asientos para bebés por temor a caídas




La Comisión de Seguridad de los Productos para el Consumidor de Estados Unidos reporta 28 accidentes de infantes relacionados con el uso del Bumbo Baby Seat


La Comisión de Seguridad de Productos para el Consumidor (CPSC) de Estados Unidos anunció ayer el retiro del mercado —en cooperación con el fabricante— de un millón de asientos para infantes conocidos como Bumbo Baby Seats.

La dependencia dijo haber recibido 28 reportes de caídas de niños pequeños que utilizaron el producto. Tres de ellos sufrieron fracturas de cráneo después de caer de asientos Bumbo que habían sido encaramados sobre mesas.

Cada uno de los productos lleva una indicación con la advertencia específica —en inglés— de que no deben ser usados en superficies elevadas o como asientos para el carro o el baño.

"Fue diseñado para ser usado al nivel del suelo únicamente. Nunca deje a su bebé desatendido, este asiento no está diseñado para restringir movimientos y por lo tanto su bebé puede escaparse en caso de un movimiento fuerte".

Los asientos son producidos por Bumbo International, una compañía sudafricana; llegaron al mercado estadounidense en 2002 y, según su fabricante, han sido utilizados por dos millones de personas en todo el mundo, la mitad en EU. En este país están a la venta en Target, Wal-Mart, Sears, Babies R Us y otras tiendas que se especializan en juguetes y artículos para niños, así como a través de comercios que venden por internet. Su precio ronda los 40 dólares.

La CPSC dice en su aviso sobre la retirada de los asientos que el remedio para evitar accidentes consiste en utilizarlos siguiendo las instrucciones del fabricante.

Bumbo International abrió un sitio en internet para explicar las características del producto y emitir advertencias sobre la forma correcta de utilizarlo.

"Nos preocupa el bienestar de las familias que usan nuestros productos y el hecho de que algunos padres han estado montando el Bumbo Baby Seat en superficies elevadas", dice un mensaje de la compañía.

Ésta ha recibido decenas de mensajes de clientes con respecto a los problemas que presenta el asiento infantil. Uno de ellos, enviado por "Christie", explica que su hija de 6 meses se cayó del Bumbo: "Ella estaba en el piso y yo me encontraba en el cuarto a la par, pero no la pude detener a tiempo". La firma asegura que Bumbo Baby Seat "produce un efecto ortopédico favorable, de importancia para el correcto desarrollo de la columna vertebral del infante". El Bumbo Baby Seat tiene una base redonda con un diámetro de 15 pulgadas y está construido de una sola pieza de espuma moldeada; contiene aberturas para las piernas y un respaldo que se contonea alrededor de la espalda del que lo usa. La CPSC es una entidad federal que protege al público de riesgos irrazonables, lesiones y muertes asociadas con productos de consumo y asegura que los casos de muerte, lesiones y daños por productos defectuosos le cuestan al país más de 700 millones de dólares.

www.laopinion.com

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás