miércoles, 14 de noviembre de 2007

Placenta Previa


1. Tipos de placenta previa

Se define como placenta previa a la formación y desarrollo de la placenta en la parte más inferior de la matriz.

Dependiendo de la relación que exista entre la placenta y el orificio de salida (orificio cervical interno) tendremos diferentes tipos de placenta previa:

- Placenta previa total: La placenta se ha desarrollado tan abajo que nos tapa el orificio de salida.

- Placenta previa parcial: La placenta es baja pero no llega a cubrir totalmente el orificio de salida.

- Placenta previa marginal : El borde inferior llega a contactar mínimamente con el orificio de salida.


2. ¿Por qué es importante esta enfermedad?

Placenta previa. Produce sangrado vaginal.
Porque representa una de las causas más importantes de hemorragias en el tercer trimestre del embarazo (se denominan así a las hemorragias genitales que aparecen después de la semana 27 de gestación).

A partir de esta edad gestacional el feto puede ser viable, de ahí que la conducta a seguir en esos casos depende muchas veces de que el feto ya esté maduro o no para salir en beneficio del propio feto o de la madre.

De todas maneras, en determinados casos, las hemorragias pueden iniciarse antes de esa edad gestacional, a veces de manera un tanto insidiosa, es decir, con pequeñas hemorragias que ceden espontáneamente, reapareciendo de nuevo a los pocos días. Esta enfermedad se presenta con una frecuencia de un caso por cada 200 partos.

3. ¿Por qué se produce esta enfermedad?

Como en la mayoría de patologías del embarazo no sabemos exactamente la causa específica de su desarrollo, pero sí que hemos visto que la placenta previa es más frecuente en las siguientes circunstancias como:

- Multíparas (antecedentes de parto anterior) de edad avanzada.

- Mujeres con antecedentes de legrados repetidos (raspados de matriz).

- Gestantes con cicatrices en la parte inferior del útero ( cesáreas anteriores, miomectomías...).

- Enfermedades que cursan con placentas de gran superficie como por ejemplo la diabetes, que por cuestión de espacio se acabarán insertando en la parte baja del útero.



4. ¿Qué síntomas tendrá?

La placenta previa se caracteriza por hemorragia que, a diferencia del desprendimiento precoz de placenta, es una hemorragia indolora, que suele aparecer de forma inesperada y que la afectación del estado de la gestante está en relación con la cantidad de sangre perdida.

La sangre que se pierde es casi siempre de la madre por lo que el feto no suele sufrir, a no ser que el estado de la madre esté tan deteriorado por la pérdida de sangre que secundariamente afecte al feto.

De todas maneras, en la mayoría de ocasiones, la pérdida es escasa, al menos inicialmente, y suele dar tiempo a que se pueda consultar con el médico.



5. ¿Tenemos que preocuparnos?

Como en cualquier enfermedad del embarazo minimizaremos mucho los riesgos realizando los controles que nos marque nuestro ginecólogo.

Muchas de las placentas son previas al comienzo del embarazo, pero a medida que crece el útero estas se apartan y se deslizan del orificio de salida dejando éstas de ser previas o bajas. Sólo aquellas que en el tercer trimestre siguen bajas las consideraremos como tal.

Actualmente con los estudios ecográficos que se realizan durante el embarazo se diagnostican la mayoría de manera precoz pudiendo el ginecólogo planificar una estrategia de parto coherente a la situación.


6. ¿Puede haber parto por vía vaginal?

En realidad esto depende del tipo de placenta previa. Tal como hemos dicho al inicio, si la placenta tapa el orificio de salida, el parto vaginal será imposible, mientras que si solamente llega a tocar el orificio cervical interno, es posible que el parto vaginal pueda alcanzarse.

Equipo de Ginecología

Coordinación Dr. D. Luis Cabero Roura

Presidente Sociedad Española Ginecología y Obstetricia


www.pulevasalud.com

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás