lunes, 21 de enero de 2008

Más sobre Levantar y Dejar (por edades)


Ahora veremos lo básico para realizar Levantar/Dejar y cómo deberá ser adaptado de acuerdo a la edad de tu bebé. Estas son líneas generales y debes recordar que siempre tienes que escuchar y entender a tu bebé.

"Cuando el bebé llore, ve a su cuarto. Primero intenta reconfortarlo con palabras y pon una de tus manos de manera gentil en su espalda. Hasta los 6 meses puedes también usar las palmaditas/sshh; en bebés mayores el ruido del sshh puede incluso despertarlos aún más, así que nos limitaremos a poner una mano en su espalda para hacerles sentir nuestra presencia.
Si el bebé no deja de llorar, entonces lo levantamos. Pero lo dejaremos nuevamente ni bien deje de llorar, ni un segundo después! Asegúrate de que está acostado completamente, incluso si se pone a llorar mientras lo bajas, si ya está acostado y continúa llorando, entonces lo volveremos a levantar y repetimos el procedimiento. Recordemos que lo estamos consolando, no tratando de que se duerma de nuevo (eso deberá lograrlo solito).
Si llora y arquea su espalda (es una forma de "pelear" contigo) lo pones inmediatamente en su cuna. NUNCA "PELEAR" CON UN NIÑO LLORANDO. Si mantendremos el contacto poniendo una mano firme en su espalda para sepa que seguimos allí. Quédate con él, interviene con palabras como "es sólo la hora de dormir, amor... solo vamos a dormir".

La parte complicada es saber cuándo es el momento indicado de dejarlo en su cuna. Si lo sostenemos en brazos demasiado tiempo o no el tiempo suficiente, entonces será más difícil que la técnica funcione.
Si llegas a un punto donde no puedes más y tu bebé no para de llorar, entonces sin importar qué abandona la habitación por unos minutos, y recobra fuerzas. Estando mal no harás ningún bien a tu bebé. Solo sal un momento, cálmate y luego intenta de nuevo.

Para resumir, los pasos básicos para cuando el bebé llora son:

  • Pon una mano en su espalda o pecho y di tu frase clave en un tono suave ("Vamos a dormir" por ejemplo). Siempre intenta en la cuna primero, ya que es la meta a alcanzar.
  • Si no funciona, lo levantas, dices tú frase clave e inmediatamente cuando se calme lo bajas nuevamente. Si comienza a llorar en el trayecto que lo estas bajando, lo bajas igual.
  • Si sigue llorando, lo levantas nuevamente.
  • Si el bebé está realmente luchando, arqueándose y "peleando", no lo levantes en absoluto, lo pones de nuevo en su cuna después de decir nuevamente tu frase clave. Recién ahí lo vuelves a levantar.
  • Haz esto una y otra vez hasta que veas signos de que se está calmando. Usualmente sus llantos serán más débiles; tal vez se miraran las manos o hacia otro lado, etc. También puede que se quejen, no lo levantes porque está intentando calmarse solo.
  • Cuando veas este comportamiento de autocontrol, no lo levantarás más. Déjalo en su cuna, pon una mano en su pecho y di una vez más tu frase clave. Ahora lo dejas, retrocedes y ves que pasa.
  • Si empieza nuevamente, tu comienzas todo el proceso de nuevo, intentando siempre primero calmarlo en su cuna.


Adaptación del método según edades.

4 meses:
  • Si estaba envuelto y se empezó a salir, hay que envolverlo otra vez.
  • Solo lo sostienes por un máximo de 5 minutos. Si no se calma en 5 minutos o menos, lo pones nuevamente en su cuna y lo levantas de nuevo si sigue llorando.
  • Entre los intentos de calmarlo, también podemos intercalar la palmadita/sshh cuando están en la cuna
  • Si este último punto no funciona, podemos levantarlos de nuevo e intentar la palmadita/sshh en brazos.
  • Lo bajaras nuevamente ni bien deje de llorar o luego de un máximo de 5 minutos


4-6 meses: el proceso cambia un poco cuando tu bebé se vuelve más móvil y más fuerte. Aquí es cuando normalmente empiezan a resistirse cuando los tenemos en brazos, arquear la espalda y tirar su cabeza para atrás, así que estas son las adaptaciones al método.

  • Si el bebé hunde su cabecita en la sábana/manta, gira su cabecita de un lado a otro, se arrodilla o rueda en su cuna llorando, no lo levantarás de inmediato porque solo conseguirás ser pateada o que te tire del pelo. Solo continuaras calmándolo con palabras suaves en un tono bajo y dulce de voz.
  • Cuando lo levantes para calmarlo, solo lo tendrás encima por un máximo de 2 o 3 minutos, entonces lo bajarás nuevamente incluso si sigue llorando. Si sigue mal, lo levantas nuevamente y vuelves a repetir la rutina.
  • A esta edad un bebé tiende a poner mayor oposición física y el mayor de los errores es tenerlo en brazos demasiado tiempo. Mira su compartimiento, el refregarse contra tu hombro o arquear su espalda es un signo claro de que quiere que lo bajes de nuevo, incluso él siga llorando. Tenerlo en brazos demasiado tiempo refuerza su creencia de "si lloro, me levantan". Puedes verbalizar incluso lo que haces, por ejemplo: "déjame levantarte" o "déjame ponerte en la cuna".


6-8 meses: Esta técnica comienza a tener mayor compañerismo a esta edad y la clave es que sigas el ritmo de tu bebé y hagas las siguientes adaptaciones.

  • No lo levantes como rutina, sino ofrecerle ser levantado. Le ofreces tus manos y le dices "déjame levantarte" y lo harás cuando él te levante sus bracitos.
  • Lo tendrás en brazos en posición horizontal y dirás "Está bien, solo vamos a dormir". No lo mecerás ni lo acunarás y no hagas contacto visual.
  • Lo pondrás nuevamente en su cuna inmediatamente después de que digas tu frase clave.
  • Cuando tu bebé comience a calmarse, continuaras ayudándolo con palabras y una mano para que sienta tu presencia, si esto lo ayuda. Algunos bebés pueden encontrar esto molesto, así que tu observa lo que tu bebé sienta.


8 meses en adelante: a esta edad realmente no lo levantarás, porque los bebés mayores de 8 meses tienden a calmarse más rápido en sus cunas.

  • Esperarás a que se pare y ahí lo acostarás nuevamente así mirará hacia otro lado y no directamente hacia ti.
  • Si sientes realmente que está frenético y necesita más consuelo puedes levantarlo por un momento, lo abrazas pero inmediatamente lo vuelves a bajar.
  • A esta edad es importante usar aún más tu voz. Tu bebé ya empezará a reconocer lo que dices, entonces por ejemplo dirás "No me voy, no estás solo, solo es hora de dormir".
  • A esta edad necesitarás ir gradualmente abandonando la habitación. Primero te quedas en el cuarto hasta que se duerma, otro día te alejas algunos metros de la cuna, otro te quedas en la puerta y luego ya te irás.


Qué puedo esperar de este proceso

Puedes esperar llanto y resistencia, especialmente si antes empleabas un apoyo a la hora de dormir. No previene el llanto sino el sentimiento de abandono, porque te quedas con el niño y lo consuelas en sus lágrimas. A través de tus actos le estás diciendo a tu bebé "está bien, te amo, tu puedes hacerlo, estas bien, está bien que te enojes pero tú puedes lograrlo", y debes decirlo en voz alta mientras lo calmas con este método porque además te calmará incluso a ti y te hará mantener la perspectiva.

Tu bebé atravesará una serie de picos de llanto y luego bajará nuevamente. Eventualmente perderán fuerza y se calmará. Esto puede tomar desde minutos hasta horas y se sabe de bebes a los que les toma 3 horas calmarse en su primera sesión de "levantar/dejar", aunque son casos extremos. El número de veces que lo levantes irá disminuyendo generalmente cada vez hasta que llegues a no tener que levantarlo más, y puede ayudar el contarlas así puedes llevar una medida de tu progreso. En la mayoría de los casos los padres ven un avance en el transcurso de algunos días pero el bebé suele retroceder alrededor del día 5 más o menos. Es típico que el bebé se resista a dormir incluso peor que antes, pero si te mantienes firme al método el bebé regresará al ritmo correcto. LA CONSTANCIA ES LA CLAVE.

Eventualmente, luego de todo tu trabajo duro, tus amables palabras y tacto, conseguirás que tu bebé duerma. Este método funciona si lo haces correctamente, te apegas a él y lo realizas sin más. Desafortunadamente no hay una forma rápida, y es un gran trabajo, pero vale la pena al final. Querrás conseguirte tapones para tus oídos para apagar un poco los llantos, también deberás considerar tener ayuda y comenzar el método un fin de semana así tu esposo o algún amigo estén en casa para calmarte y ayudarte.

Espera sentirte mal y frustrada. Espera querer rendirte y volver a tu antigua forma, o el apoyo que utilizabas...

PERO NO LO HAGAS!!

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás