miércoles, 16 de abril de 2008

Quedar embarazada no es sinónimo de perder la línea


Muy por el contrario de lo que se cree, mantener un buen estado nutricional es tan importante a la hora de planificar el embarazo como durante la gestación, dijo un profesional a Infobae.com.

Cómo recuperar el peso tras el parto


Los que saben definen al peso ideal como aquel en el cual el paciente se siente bien, cómodo y no compromete de manera alguna su estado de salud con factores de riesgo o enfermedades asociadas como diabetes, hipertensión arterial.

Ahora, qué se supone que debería hacer una mujer respecto a su dieta cuando se entera que está embarazada.

"Antes de buscar un embarazo el buen estado nutricional es importante para hacer las cosas bien", dijo el doctor Sergio Pasqualini, para quien "el peso ideal es producto de una dieta balanceada".

Si bien la manera en que reacciona cada embarazada frente a la gestación es diferente, "si la mujer se venía alimentando bien, no debería tener mayores complicaciones", explicó el profesional a Infobae.com.

A la hora de enumerar algunos recomendaciones, Pasqualini aclaró que “algunas engordan más, así como otras tienen muchas nauseas por lo que se les aconseja comer pocas cantidades y seguido”.

Agregar fibras a la dieta resulta casi imprescindible dado que sumado al hecho de que la constipación se da más entre las mujeres que los hombres, “es más común durante esos nueve meses que fuera del embarazo”.

Pasqualini es el director médico de Halitus Instituto Médico y consultado acerca de qué ocurre cuando el embarazo encuentra a la mujer por encima de su peso normal, remarcó que "no" se debe ser ambicioso para que baje esos kilos de más. "Sí se puede pretender que se mantenga; y a esos fines una dieta balanceada y actividad física puede ayudar a que la cosa no empeore".

Con la premisa de que el embarazo representa una "sobrecarga" para el organismo, el profesional remarcó que donde más se debe prestar atención es en el sistema vascular y en la posibilidad de desarrollar diabetes.

"Entre 10 y 12 kilos" sería lo normal que una mujer debería engordar durante la gestación, al tiempo que una actividad aeróbica, como caminata (no ejercicios de impacto) serán de gran ayuda a los fines de mantener la línea y cuidar la salud.

"Si la mujer estaba entrenada desde antes, podrá seguir haciendo la actividad que realizaba seguida de cerca por un profesional", remarcó el médico ginecólogo especialista en reproducción.

Consejos para el antes y el durante

La toma de ácido fólico antes del embarazo y hasta el tercer mes de gestación es recomendable.

Durante el embarazo deberán reforzarse la ingesta de vitaminas y minerales, así como tomar lácteos y sus derivados.

Asimismo, al inicio del quinto mes de gestación es aconsejable realizar a la futura mamá una evaluación de glucemia "para ver si desarrolló diabetes gestacional", que está directamente relacionada con la dieta. El objetivo es saber si la "sobrecarga" generó la enfermedad en la mujer.

El después

"Algunas tienen suerte y tras el cambio hormonal vuelven enseguida a su peso anterior", comentó el médico, quien destacó que "si la mujer da de mamar, el estado hormonal de lactancia a veces complica la recuperación del peso".

Para las que desesperan y quieren rápidamente volver a ser la misma que antes del embarazo, el mismo médico admitió que "depende tanto de la voluntad como de la suerte".

Desde | www.Infobae.com

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás