lunes, 12 de mayo de 2008

Proponen No Separar A Los Recién Nacidos De Su Mamá


Es la situación más esperada por toda embarazada. El momento en que el bebé nace y puede verlo, tocarlo, sentirlo. Sin embargo, para muchas mujeres, es demasiado efímero: enseguida, el recién nacido parte, en el mejor de los casos acompañado por su papá, a la sala de nursery donde le realizarán controles y prácticas. Para que esa separación sólo se haga cuando sea estrictamente necesaria, varias ONG en todo el mundo han elegido el contacto continuo como lema de la Semana Mundial del Parto Respetado (SMAR), que comienza este lunes.

"Contacto continuo significa, inmediatamente al nacimiento, colocar al bebé sobre el pecho materno, no cortar el cordón hasta que deje de latir y que ambos cuerpos desnudos se toquen. En vez de esto, los bebés son separados para realizarles prácticas de rutina", explica Mariana Giménez, presidenta de la ONG Dando a Luz. Silvia Kaspar, también integrante de la entidad, dice que "en un bebé sano, nada debería hacerse más que mirar cómo esos dos seres se encuentran y ayudar lo mínimo posible para que la mamá pueda darle el pecho". Según Kaspar, "ese encuentro sólo debe postergarse si el bebé necesita atención urgente. Incluso en una cesárea, con la ayuda del padre, debe estar en brazos de su mamá".

Aunque el contacto continuo no siempre se favorezca en las salas de parto -ya sea por infraestructura, hábitos de los profesionales o cuestiones culturales- los expertos no dejan de reconocer su importancia. "Cualquier bebé, apenas nace, reconoce a su mamá por ese primer contacto, que es fundamental para formar el vínculo entre ambos. Y ya se está hablando de la necesidad de que el contacto incluya también al papá", anticipa Carla Castro, dermatóloga infantil de los hospitales Garrahan y Austral.

Para Viviana Tobi, directora de Tobi Natal (representante en el país de la SMAR), las mujeres deben informarse para "poder plantearle sus inquietudes al obstetra y hacerse cargo de las decisiones. Es necesario que además del contacto con el bebé haya un contacto consigo misma, en un contexto de parto digno". La neonatóloga Viviana Sabio Paz le da la razón. "Parto respetado significa respetar lo que esa mamá, o esa pareja, desea. Casi ninguna mamá me pide una consulta prenatal, porque ni saben que pueden hacerlo. Es necesario que las mujeres tomen conciencia de sus derechos. Pero a muchas, la omnipotencia de que el médico resuelve todo, les da seguridad. Saber que yo puedo elegir implica asumir más responsabilidad en mi parto", sostiene.

Con origen en Francia

La Semana del Parto Respetado se empezó a celebrar en ese país en 2004. Busca crear conciencia para un parto menos "medicalizado". Entre otros temas, ya abordó el acompañamiento en el parto, la posición y la episiotomía.

Un hospital más amigo de madre e hijo

La neonatóloga Verónica Sabio Paz, coordinadora del Servicio de Neonatología del Hospital Alemán, explica cómo en ese hospital buscan aplicar las pautas de un parto respetado. "Apenas se corta el cordón del bebé se lo pone a upa de la mamá y se lo tapa con compresas. Así se queda unos minutos, hasta que hay que recambiarlo, porque es fundamental que el bebé no se enfríe. El primer test de observación se hace sobre el pecho de la mamá y, en un parto natural, así se quedan unos 15 o 20 minutos. Luego, al bebé se le hace el examen completo en la sala de nursery junto con su papá, y apenas terminamos ya lo llevamos a la habitación con la madre", detalla. En el Alemán atienden más de 1.000 partos por mes, y tienen también un consultorio de lactancia. "Otro aspecto muy importante del que no se ocupan ni el obstetra ni el pediatra", agrega Sabio Paz.

Desde | Diario Clarín

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás