viernes, 25 de julio de 2008

Sanidad prohíbe comercializar juguetes magnéticos que no adviertan sobre sus riesgos


La información será claramente visible y fácilmente legible en el envase
Tragarse más de un imán puede causar perforación intestinal, obstrucción o infecciones
En año y medio, 32 niños europeos acudieron al médico por haberse tragado imanes

Entra en vigor la prohibición de introducir en el mercado español juguetes magnéticos cuyo etiquetado no advierta de los riesgos que pueden presentar para la salud o seguridad de los niños pequeños.

Se entiende por "juguete magnético" aquellos que contengan uno o más imanes u otros componentes magnéticos que puedan desprenderse y que, por su forma y tamaño, puedan ser ingeridos por los niños.

La duración de la prohibición es de 12 meses aunque en caso necesario puede prolongarse. La razón de su temporalidad reside en la necesidad de uniformar las medidas que se adopten en todos los Estados miembros de la Unión Europea, mientras no se revise la normativa comunitaria ante la nueva situación provocada por estos juguetes.

Si bien hace mucho tiempo que se utilizan los imanes en los juguetes, en los últimos años se han hecho cada vez más potentes y pueden desprenderse más fácilmente.
La Directiva de juguetes actualmente en vigor establece que los juguetes, sus componentes y las partes separables, sean imanes o no, que estén manifiestamente destinados a niños de edad inferior a 36 meses, deberán ser de dimensiones suficientes para que no puedan ser tragados o inhalados.

No obstante, según la propia Comisión Europea, la norma técnica europea aplicable (EN 71-1:2005) no trata específica y suficientemente los riesgos derivados de los juguetes magnéticos para los niños de edades superiores a tres años y, en consecuencia, ha dado al Centro Europeo de Normalización (CEN) el mandato de revisarla. Mientras, se ha procedido a aplicar una medida provisional para proteger el derecho a la salud y seguridad de los consumidores.

Claramente visible en el envase

La advertencia sobre riesgos, será claramente visible y fácilmente legible y estará expuesta de manera que salte a la vista en el envase o irá fijada de otro modo al juguete magnético de tal manera que sea visible para el consumidor en el punto de compra.

Su contenido debe ser el siguiente o uno equivalente: "Atención. Este juguete contiene imanes o componentes magnéticos. La unión de los imanes entre sí o a un objeto metálico dentro del cuerpo humano puede provocar lesiones graves o mortales. Si se han tragado o inhalado los imanes, busque atención médica inmediata".

Accidentes con juguetes

El Comité Europeo de Normalización ha contabilizado durante 2006 y hasta abril de 2007 hasta 32 casos de accidentes que precisaron tratamiento médico por ingerir al menos dos imanes procedentes de un juguete o un imán de la misma procedencia y un objeto metálico. Las edades de los niños oscilaban entre 10 meses y 12 años.

Según la propia decisión que ha originado la medida que acaba de entrar en vigor, si se traga más de un imán, pueden atraerse entre sí y causar una perforación intestinal, una infección o una obstrucción que resulten mortales. La inhalación de imanes ha provocado también lesiones graves y su inspiración en los pulmones requiere cirugía inmediata.

En 2006 y 2007 varios productores de juguetes desarrollaron importantes campañas de recuperación de juguetes magnéticos. En particular, en el verano de 2007 se recuperaron más de 18 millones de estos juguetes en todo el mundo.

La Comisión Europea informa de que, como consecuencia de los accidentes y de las recientes campañas de recuperación, muchos productores son ahora conscientes del riesgo y han modificado el diseño de los juguetes afectadafectados, encapsulando los imanes en las partes que los contienen o anillándolos en torno a ellas.

Desde El Mundo

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás