martes, 7 de octubre de 2008

Niños "malcomedores"


La paradoja nutricional crece y en un mundo dónde la gente cada vez se preocupa más por su salud, también incrementa el número de víctimas de la obesidad, la anorexia, la bulimia y, asimismo, 4 de cada 10 niños menores de 10 años es “malcomedor”.

Son niños “malcomedores” aquellos que ingieren poca cantidad de alimentos y cuya dieta no aporta variedad. Es decir, un niño malcomedor no cubre sus recomendaciones nutricionales correctamente, por lo tanto, tiene mayor riesgo de carencias y excesos alimentarios.


El problema es creciente y lo vemos con sólo consultar a los pequeños en qué se basa su dieta, cuáles son los alimentos que consumen con mayor frecuencia y cuáles les apetecen más. Pero no debemos confundirnos, ya que la causa de que un niño sea malcomedor no es única ni responsabilidad de los menores, sino que en éste comportamiento inciden múltiples factores.

Entre ellos se encuentra el comportamiento de los padres, su estilo de vida y sus hábitos alimenticios, como así también, el estrés, la ansiedad y la falta de tiempo de los padres, según lo señala el Estudio Zaragoza sobre niños “malcomedores”.

Además, se encontró que entre un 30 y 40 por ciento de los padres de niños afectados no suelen comer juntos los fines de semana y tampoco comparten con ellos el desayuno, la comida principal del día.

Por otro lado, es alarmante conocer que el 63 por ciento de los niños “malcomedores” consume alimentos habitualmente frente a la televisión encendida o mientras juega, sus comidas duran más de 40 minutos y suelen rechazar la ingesta de alimentos nuevos, así como las frutas y verduras.

Toda esta problemática debe ser considerada como una situación que puede generar severas consecuencias sobre la salud, ya que puede ser el principio de enfermedades agudas y crónicas, así como también, incidir en el rendimiento escolar que posteriormente puede determinar la calidad de vida del niño.

Por todo lo antes dicho, es importante que entre todos comencemos a dar fin a esta situación, mediante la implementación de pequeños hábitos que pueden brindar grades beneficios.

Podemos empezar por apagar la televisión cuando comemos, no saltear comidas y sobre todo, realizar el desayuno, compartir al menos 1 vez en el día la mesa familiar, disfrutar de los alimentos y no dejar de presentar a los niños comidas coloridas, nutritivas y atractivas visualmente. Jugar con ellos, pasear y principalmente, intentar que el momento de la comida no sea un horario de discusión y peleas, sino que en él se perciba un ambiente placentero, con el cual se puede educar y disfrutar de una sana alimentación.

Recordemos que nuestro estilo de vida puede ganarle a los genes, por ello, es indispensable que desde los primeros años de vida consolidemos hábitos saludables que pueden evitar carencias y excesos nutricionales y repercutir en una buena salud, mayor rendimiento escolar, mayor expectativa de vida y mejor calidad de la misma.

Desde | Vitonica

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

1 Comentario:

REYNA Dijo...

MI AHIJADA ES DEFINITIVAMENTE UNA MALCOMEDORA .. LO DICHO ME ENCANTA TU BLOG.!!! LE DIRE A MI AMIGA QUE SE DE UNA VUELTA POR AQUI PARA LEER TU ARTICULO...

SALUDITOS CIBERNETICOS !!!!

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás