martes, 2 de diciembre de 2008

El embarazo después de los 35


Realizarse primero a nivel profesional para alcanzar un nivel competitivo dentro del mundo laboral, social y económico , es un factor que lleva a muchas mujeres a postergar su faceta como madres.

E n la actualidad se ha incrementado el número de mujeres que se embarazan por primera vez después de los 35 años, esto ocurre porque prefieren alcanzar sus metas profesionales y luego realizarse en el terreno maternal. Y aunque ya no es nada extraño esperar hasta esa edad para concebir al primer hijo, es necesario conocer y tomar en cuenta los diferentes riesgos que pueden experimentarse:
Conozca los riesgos
Algunas de las complicaciones más comunes entre las mujeres de más de 35 años son:
Reducción de la fertilidad. Es común una disminución de fertilidad a partir de los 35 años, debido en muchos casos a que a esta edad las mujeres ovulan con menos frecuencia que las más jóvenes. Otra posible causa son ciertos problemas de salud, como la endometriosis, que son más comunes después de los 30 años.
Diabetes. Según un estudio, las mujeres de más de 35 años tienen aproximadamente el doble de probabilidades que las más jóvenes de desarrollar diabetes gestacional, y se corre el riesgo de tener bebés de gran tamaño que pueden sufrir lesiones durante el parto.
Problemas en la placenta. La placenta previa puede producir hemorragias fuertes durante el parto que pone en peligro la vida de la madre y del bebé. Por lo general, una intervención cesárea puede evitar complicaciones graves.
Parto prematuro. Un estudio comprobó que las mujeres con más de 40 años tenían 40 por ciento más probabilidades que las mujeres de menor edad de tener un parto antes de las 37 semanas de embarazo. Los bebés prematuros corren un mayor riesgo de tener problemas de salud en los primeros días de vida, o incapacidades permanentes. Algunos estudios también sugieren que las mujeres de más de 40 años pueden tener más probabilidades de tener un bebé de peso bajo al nacer.
Nacimiento sin vida. El nacimiento sin vida es la muerte del feto luego de 20 semanas de embarazo. En una serie de estudios se ha comprobado que las mujeres de más de 40 años tienen el doble de probabilidades que las mujeres de entre 20 y 30 años de tener un nacimiento sin vida. No se conocen bien las causas de estas pérdidas trágicas en las mujeres de más de 40 años.

Ventajas
> Algunos estudios han probado que las madres de más edad toman decisiones más inteligentes como madres. Están más preparadas para amamantar y, de acuerdo con un estudio se encuentran en mejores condiciones para tomar decisiones saludables en torno a la alimentación, como por ejemplo optar por frutas en lugar de comer dulces y bebidas azucaradas.
> Esperar para tener hijos tiene además beneficios económicos. Según investigaciones, las mujeres que dedican más años a adquirir experiencia en el trabajo antes de tener hijos tienden a volver a trabajar más rápido después de su incapacidad por maternidad. Dado que establecieron una relación mayor con el empleador, les resulta más fácil volver a trabajar medio día si así lo desean, en vez de dejar totalmente el mercado laboral.
> Los padres que ya entraron en los 35 años están por lo general más concentrados en sus hijos que los padres más jóvenes. Ya han tenido tiempo de viajar y de tener numerosas experiencias antes de tener niños. Tienen menos presiones económicas y una actitud de ‘ya he estado allí, ya he hecho eso’ en contraposición a una pareja joven que pudiera extrañar la libertad de muchas fiestas y salidas en la noche.
> Según expertos, las mujeres de 35 años gozan de mayor tranquilidad espiritual derivada de su experiencia de la vida. Es un tiempo de plenitud en el que tienen mucho más claro lo que quieren y cómo enfrentarse a nuevos retos, incluida la maternidad

Desventajas
> El mayor inconveniente en posponer el embarazo hasta los 35 ó 40 años es significativo: cuanto más espera, más difícil le resultará quedar embarazada. Esto se debe a que 15 años antes de que la mujer entre en la menopausia, el número de óvulos comienza a disminuir y los que produce tienen mayores probabilidades de problemas cromosómicos, lo cual aumenta el riesgo de abortos espontáneos y defectos congénitos.
> Las complicaciones del embarazo son otro inconveniente. Al pasar de los 35 años se tienen más probabilidades de desarrollar hipertensión arterial y diabetes durante el embarazo, problemas de placenta y complicaciones en el nacimiento. Las mujeres de más de 40 tienen un mayor riesgo de dar a luz a un bebé con bajo peso o un bebé prematuro.
> Hay ventajas económicas en esperar para tener hijos, pero también responsabilidades de esta misma índole. Si espera a embarazarse hasta tener 35 años o más, está la responsabilidad de seguir trabajando hasta una edad más avanzada; tendrá mayores preocupaciones económicas cuando muchas de sus amigas estén comenzando a jubilarse. Si no ha ahorrado dinero para la jubilación, se hará más difícil hacerlo después de tener hijos.
> El costo de los tratamientos para lograr un embarazo puede ser demasiado alto y desgastante. Además de tomar en cuenta aspectos como el seguro de vida y salud al planificar un bebé, está el riesgo de requerir tratamientos de fertilidad dolorosos y que le dejen casi sin dinero.

¡Tome sus precauciones!
La mayoría de las mujeres de más de 35 años pueden reducir los riesgos siguiendo las siguientes recomendaciones:
> Asista al ginecólogo para que evalúe su estado de salud general a través de auscultación física y de estudios de laboratorio para descartar la presencia de algún padecimiento.
> Tome ácido fólico: ayuda a prevenir defectos de nacimiento. se encuentra de forma natural en leche, queso, huevo, hígado, riñón y carne.
> Consuma diariamente un complejo vitamínico que contenga 400 mg. de ácido fólico desde que planee quedar embarazada y continúe durante el embarazo.
> Acuda a revisiones ginecológicas y genéticas antes, durante y después del embarazo. > Evite el consumo de bebidas alcohólicas, cigarro y drogas.
> Procure no subir mucho de peso; normalmente se debe aumentar de 1 a 1.5 kilos al mes. > Evite consumir medicamentos o productos naturales a base de hierbas a menos que sean indicado por su médico.
> Practique ejercicio ligero diariamente, por ejemplo, caminar. > Manténgase tranquila y sin preocupaciones.
> Hágase un examen médico completo previo al embarazo.
> Comience el cuidado prenatal temprano en el embarazo y continúelo de forma regular.
> Inicie el embarazo con un peso saludable.

Desde | Prodigy Mujer

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás