viernes, 19 de junio de 2009

Niños: advierteles de los peligros de la Red


Hace unos días en la televisión vi un programa sobre una chica, Alicia, que a los 13 años fue "seducida" por un acosador en la red y después fue secuestrada y violada durante días por este hombre de 38 años. Igualmente, en México, en el noticiero de la noche se advirtió a la gente que las redes sociales como Facebook, Twitter, Hi5 y Myspace estaban siendo utilizadas por los secuestradores para conocer el nivel de vida de los usuarios y de esta forma cazar a posibles víctimas.

Por otro lado, meses atrás escribí un artículo sobre la adicción a las redes sociales, en él me declaré adicta, pero también acepté no iban a desaparecer pronto del panorama y que para bien y para mal íbamos a tener que aprender a vivir con ellas. Tiempo después, una de mis tías me dijo que estaba preocupada porque su hija de 14 años no se separaba de Facebook y ella no entendía nada de eso. Pero la niña, precoz como la mayoría de los niños de hoy, leyó mi blog y lo utilizó para mostrarle a su madre que no había de qué preocuparse, si yo podía reírme de mi dependencia a la red, ¿por qué no lo podían tomar ellas también a la ligera?


Todo esto me dejó pensando y me parece que hay un lado oscuro del Internet que es necesario observar y tomar medidas inteligentes y conscientes en lo que concierne a la utilización de esta herramienta por los menores de edad. A mi parecer es una parte fundamental en la educación de los niños actualmente que se está dejando de lado.

Antes quiero aclarar que no soy partidaria de ningún tipo de censura, siempre y cuando todo lo publicado sea hecho en un marco legal. Creo que la maravilla de la red es que ha dado a la libertad de expresión un nuevo espacio en donde no se depende de los medios de comunicación pagados o de la política para que cada quien exprese sus opiniones, creencias y gustos. También creo que cada quien tiene la libertad de elegir lo que quiere y no quiere leer, ver o escuchar, esa es otra de las maravillas de Internet, no se impone, como la publicidad o la televisión, es quien busca el que encuentra. Aún si a mi correo electrónico llegan ofertas de venta de viagra, aumentos de tamaño de todo tipo de partes del cuerpo y pornografía gay está en mis manos si lo abro o no, si lo compro o no, es una oferta más, eso no me ofende ni me afecta y pienso que a nadie más debería hacerlo. Tampoco me alarma u ofende cuando algún lector de mi blog declara su desacuerdo con lo que escribo. Podemos dialogar, podemos coexistir.

Ahora, con los niños la cosa es muy distinta. En mis épocas mis papás nos advertían del robachicos, no debías hablar con extraños, menos subir con ellos a un auto o abrirles la puerta de casa. Era relativamente sencillo. Ahora la tarea de los padres es un poco más complicada. El Internet es otra puerta a la casa, tanto para conocidos como para extraños. Se necesita cierta madurez y criterio para saber qué es lo que se quiere aceptar dentro de la vida propia y qué no. También se requiere de cierta madurez para saber qué es lo que se quiere publicar y que se sepa de uno mismo en el mundo entero.

Las redes sociales y los blogs cuentan con una duplicidad extraña, lo que publicamos se da en un acto privado, yo cambio mi estado de ánimo, yo hablo con mis amigos, yo subo mis fotos, todo frente a una computadora, por lo mismo a veces se nos olvida que todo eso que en un momento pareció privado en el momento de subirlo a la red se convierte en un acto público en extremo. Y como en las películas policíacas "todo lo que digas, puede ser utilizado en su contra". Por supuesto que como adultos podemos asumir de una forma u otra ese riesgo. Pero con los niños hay que tener un cuidado especial y como padres, hay que hacer el trabajo, por molesto que sea para los niños, de cuidar lo que ven, leen y publican.

¿Cómo hacerlo?

Aquí algunas ideas:

- No se trata de prohibirles la entrada al Internet o de hackear sus passwords para leer todo lo que escriben. La idea es acompañarlos en lo que ven y aprender a leer en sus expresiones signos de alarma.

- Hay que saber de qué se trata, si tu hijo tiene un perfil en cualquier red social, saca uno tu, eso te ayudará a que no sea un mundo extraño y lejano, también podrás hablar el mismo idioma que ellos. Quizá no te acepte como su amigo en un principio, pero verás que ellos también tienen curiosidad y tarde que temprano te harán parte de su red, un paso fundamental para conocer esa parte de ellos que a veces puede parecer inalcanzable.

- Como en el resto de sus vidas hay que buscar la comunicación, si les preguntas ¿cómo te fue en la escuela?, ¿cómo están tus amigos?, ¿con quién hablas por teléfono? o ¿qué estás viendo en la tele? tienes que comprender que su red de amigos por internet también es parte importante y real de su vida y para conocer más debes preguntar cosas como ¿con quién estabas chateando?, ¿quiénes son tus amigos de facebook? ¿Has visto buenos videos en youtube últimamente? Muchas veces los padres no están acostumbrados a hablar de eso con sus hijos, pero el convertirlo en parte de la convivencia familiar puede ayudarte a conocer si tienen una relación sana con la red. Si sus respuestas no son naturales o se salen del patrón usual de comportamiento de tu hijo quizá tengas que poner más atención a lo que hace cuando está en la computadora.

- Hay que hablar con ellos sobre lo que es correcto publicar y lo que no. Es importante hacerles notar que la red es tan grande como el mundo; que lo que ellos suben lo puede ver cualquier persona, y eso incluye gente buena y mala. Los niños son muy inteligentes pero a veces necesitan hacer consciencia de cuán público es el Internet y los riesgos que corren al mostrar información o fotografías que los pueden hacer vulnerables a malos usos.

- La regla de "no hables con extraños" también debe aplicar en la red. Hay que hacerlos conscientes que del otro lado de la computadora puede estar cualquier persona. Es importante dejarlos conocer los peligros de alguien que parece bueno, incluso parece un amigo y que los quiere conocer "sin que nadie se entere". Esta gente suele aprovecharse de que los niños en la red están descuidados, y tienen horas y horas para hablar con ellos, muchas veces se hacen pasar por cómplices de sus desventuras por lo que los niños comienzan a tener confianza en ellos. No se trata de asustar a los niños pero sí de que sepan a lo que se enfrentan, no hay mejor defensa que el conocimiento. Un niño consciente está mucho mejor armado para lidiar con cosas que lo incomodan, dejarlo saber que tú conoces lo que puede pasar y que puede confiar en ti lo hará sentir menos culpable y es posible que pida ayuda.

Y tú ¿conoces lo que hacen tus hijos en la red?

Desde Eugenia Correa para Yahoo Mujer

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

1 Comentario:

Nancy y Matías Dijo...

En casa siempre estamos advirtiendo a Karen (15) acerca de los peligros escondidos en la red. Tenemos la suerte de que todos somos un poco adictos a la pc y tenemos perfiles en Facebook. De esta manera podemos ver la actividad que nuestra hija está teniendo, de sus amistades y gustos. Pero algo que siempre le cuetiono son las fotos subidas en el fotolog, siempre son en poses sensuales y provocativas. Ya le hemos explicado acerca de los pervertidos que utilizan estas fotos para reclutar chicas para prostituirlas. Siempre hay que estar atentos y mantener la guardia en alto.

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás