lunes, 27 de julio de 2009

Calendario del embarazo: Semana 30


El desarrollo de tu bebé

En este momento, tu bebé pesa unas 3 libras (1.400 gramos), mide unas 10,8 pulgadas (27 centímetros) de la coronilla al cóccix y continúa aumentando de peso y generando más capas de grasa. Esta grasa hace que el bebé tenga un aspecto menos arrugado y le ayude a mantener su temperatura corporal después del parto.

Como preparación para poder respirar por sí mismo después del parto, tu bebé imitará los movimientos respiratorios moviendo reiteradamente el diafragma. Tu bebé hasta tendrá hipo, que podrás sentir como temblores rítmicos en tu útero.

Ahora puede distinguir entre la luz y la oscuridad ¡e incluso puede seguir con sus ojitos una luz que se mueve! Cuando nazca, tendrá los ojos cerrados la mayor parte del tiempo, pero cuando los abra, responderán a los cambios de luz. Sin embargo, sólo podrá ver las cosas que tenga a unas pulgadas o centímetros de su rostro. Pero no te preocupes, porque cuando lo tengas en brazos ¡te verá perfectamente!

Tu cuerpo

La constipación es un problema típico durante el embarazo. Las hormonas que te permiten llevar adelante tu embarazo, también vuelven más lenta la digestión. Hacer ejercicio con regularidad y comer alimentos con un alto contenido de fibra, como verduras y cereales de grano entero es la mejor manera de mantenerse regular.

Puede que te sientas cansada, especialmente si tienes problemas para dormir, y torpe, algo normal porque ahora pesas más y eso afecta a tu capacidad de mantener el equilibrio. Por si fuera poco, tus articulaciones están más débiles debido a las hormonas del embarazo.

A partir de la semana 30 de embarazo se recomienda evitar los dulces o alimentos con glucosa antes de acostarte porque harán que tu bebé se mantenga en actividad durante la noche.

El embarazo y el nacimiento despiertan emociones muy intensas que pueden causar tensiones en la pareja. La psicóloga Ana Nogales, autora de Amor, intimidad y sexo recomienda:

1. Conversen. Una embarazada puede sentir inseguridad sobre su rol de madre, y el hombre puede sentir presión por la nueva responsabilidad. Hablar hará que se comprendan.
2. Reconozcan sus sentimientos. Al nacer el bebé todo cambia. Es importante reconocer su frustración por no poder hacer lo que antes hacían, y su resentimiento porque las necesidades del bebé están por encima de las suyas.
3. Decidir juntos cómo organizar la nueva familia les ayudará a superar los momentos difíciles.

Desde | K.H

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás