viernes, 17 de julio de 2009

Lactancia: Cuando no se recomienda para el bebé (segunda parte)



Hemos hablado que algunas complicaciones de salud de la madre pueden ser un impedimento para la lactancia materna. Pero no sólo la situación maternal debe tenerse en cuenta pues la salud del bebé también es un factor determinante para optar o no por la lactancia.

La galactosemia es una de las enfermedades en la que se contraindica la leche materna. Los niños con esta alteración deben recibir una dieta sin lactosa ni galactosa desde el nacimiento, por eso deben excluir todos los productos lácteos de su alimentación y sustituirlos por leches de fórmula sin lactosa o leche de soja.

Hay enfermedades poco comunes que no permiten que la leche materna sea un alimento único. La Fenilcetonuria es una enfermedad hereditaria, poco común, que se caracteriza por la deficiencia de una enzima (fenilalanina hidroxilasa) importante para el desarrollo del bebé. La leche materna no contiene las cantidades necesarias de esta enzima por lo que es necesario un refuerzo alimenticio.

El alcohol y el tabaco en la lactancia

Cuando se está lactando, la madre debe restringir el consumo de alcohol y de tabaco. El alcohol puede ser transmitido a través de la leche y si el bebé lo recibe, así sea en pequeñas cantidades, puede tener efectos negativos en su conducta, en el ritmo del sueño y en su desarrollo psicomotor.

Por ello se aconseja a las madres no consumir alcohol o al menos consumirlo muy de vez en cuando y en pequeñas cantidades, teniendo en cuenta que sean bebidas de baja graduación alcohólica y advirtiendo que no es recomendable amamantar al niño hasta las dos horas siguientes de haberlo consumido.

En cuanto al tabaco, la nicotina hace que el gusto y el olor de la leche cambien, causando que el bebé rechace el pecho. Además, la nicotina hace que se inhiba la producción de prolactina y disminuya la producción de la leche.

A lo anterior se suman las consecuencias por la exposición pasiva al humo del tabaco: Aumenta el riesgo de muerte súbita en el lactante, infecciones respiratorias, tos y asma.

Los primeros meses de vida son importantes, de los óptimos cuidados depende que el niño crezca sano. Si no hay ningún obstáculo para la lactancia lo más conveniente es optar por la leche materna.

Desde | Club Parenting

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás