lunes, 24 de agosto de 2009

Calendario del embarazo: Semana 34


El desarrollo de tu bebé

La ingesta de calcio es de suma importancia durante el embarazo, ya que el bebé extraerá calcio de la madre para formar y endurecer sus huesos. Si una mujer embarazada no toma suficiente calcio durante el embarazo, sus huesos pueden verse afectados ya que el feto, al crecer, extraerá minerales de la estructura ósea de la madre a medida que los necesita.

La sustancia cerosa (vérnix) que recubre la piel del bebé se hace más gruesa, mientras que el lanugo desaparece completamente.

En este momento, la mayoría de los bebés ya se encuentran en posición para el parto. Tu médico puede decirte si el bebé está de cabeza o de nalgas. Si has estado nerviosa pensando en que quizás tengas un parto prematuro, puedes relajarte porque el 99 por ciento de los bebés que nacen a esta edad sobreviven y, además, la mayoría no tienen problemas por haber sido prematuros. Los bebés que nacen en la semana 34, tienen, por lo general, los pulmones bien desarrollados, un peso promedio de 2.250 gramos y un largo de 32 centímetros de la coronilla al cóccix, que le permiten sobrevivir fuera del vientre materno sin una intervención médica especial.

Tu cuerpo

El sistema nervioso y el cardiovascular se están ajustando a los cambios que se producen en tu cuerpo, pero, a veces, no pueden y eso hace que te marees. El mareo o vértigo puede suceder cuando te levantas demasiado rápido, tienes poco azúcar en la sangre, anemia severa o demasiado calor. Algunas embarazadas desarrollan el "síndrome hipotensivo supino", que puede ocurrir cuando estás recostada sobre la espalda, porque esto hace que cambien el ritmo de tu corazón y tu presión sanguínea. Así que quizá te sentirás mareada hasta que cambies de posición.

Podrías notar granitos rojos o ampollas en el vientre que causan comezón (pueden aparecer también en los muslos y nalgas). Esta condición se llama pápulas y placas pruriginosas y urticariformes del embarazo (PUPPP, por sus siglas en inglés) y es generalmente inofensiva. De todas formas, debes decírselo a tu doctor, incluso aunque no tengas urticaria, y especialmente si eres de ascendencia chilena , porque puede indicar un problema en el hígado.

El cansancio es un problema típico durante el final del embarazo. Las dificultades para dormir, los dolores y molestias, el aumento de peso y la ansiedad acerca del parto y el cuidado del bebé recién nacido pueden contribuir a que te sientas extenuada. Descansa lo más que puedas y, en la medida de lo posible, duerme siestas.

Desde | K.H

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás