lunes, 31 de agosto de 2009

Calendario del embarazo: Semana 35


El desarrollo de tu bebé

Tu bebé ya pesa unos 2.400 gramos, pero durante esta semana comienza un período de rápido aumento de peso: ¡aproximadamente de 226 a 340 gramos por semana! La grasa se comienza a depositar en todo el cuerpo del bebé, especialmente alrededor de los hombros.

A causa de su creciente tamaño, tu bebé está algo apretado dentro del útero. Por lo tanto, los movimientos fetales disminuyen, pero pueden ser más fuertes y bruscos. Si notas que se mueve menos, debes llamar a tu doctor. Sus riñones están ahora completamente desarrollados y el hígado también está comenzando a funcionar. La mayoría de su desarrollo físico básico está ya completo. Si tu bebé está colocado de cabeza, ésta se apoyará en tu hueso pubiano como preparación para el parto.

Tu cuerpo

El lazo afectivo que seguramente ya sientes con el bebé que crece dentro de ti será aun más fuerte una vez que haya nacido. Lazo afectivo: un vínculo afectivo intenso que se genera entre tu y su bebé. No es algo que sólo ocurre en los primeros minutos o días después del parto. Puede ocurrir después o se puede crear con el correr del tiempo. Este lazo afectivo no sólo hace que quieras proteger y amar al bebé, sino que también le da al bebé un sentido de seguridad fuera del vientre materno.

Tu útero, que ahora ya llega por debajo de las costillas, ha aumentado unas 15 veces desde su tamaño original. Quizás sientas que ya no te queda espacio para acomodarlo. Si pudieras mirar adentro, verías que queda menos líquido amniótico, y que tu bebé es muy grande. El útero también está presionando los órganos internos y, por eso, tienes que ir tantas veces al baño y sufres de acidez (agruras) y otros problemas digestivos. ¡Si no tienes esos problemas, eres una de las pocas mujeres con esa suerte!

Probablemente tu doctor quiera verte cada semana y te pida que cuentes los movimientos del bebé para poder controlar su nivel de actividad. Entre ahora y la semana 37 de embarazo hará una prueba para comprobar las bacterias que hay en la vagina y descartar que esté presente el estreptococo del grupo B. El cultivo se hace pasando un palito, parecido a los que se usan para los oídos, pero más largo, por la vagina y el recto. Esta prueba no es dolorosa. El estreptococo del grupo B generalmente no causa daños en los adultos, pero si lo tienes y se lo contagias al bebé durante el parto, puede causarle complicaciones (como neumonía, meningitis o una infección en la sangre). Debido a que entre el 10 y el 30 por ciento de las mujeres embarazadas tienen la bacteria, y no lo saben, es importante hacerse esta prueba (las bacterias aparecen y desaparecen por sí solas, por eso no te hacen la prueba antes). Si la tienes, te darán antibióticos intravenosos durante el parto, lo cual reducirá en un 70 por ciento el riesgo de infectar al bebé.

Desde | K.H

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás