sábado, 1 de agosto de 2009

Vitaminas y minerales en el bebé


Cuándo hay que dar vitaminas al recién nacido?

En general no deben darse ya que por el estrecho margen de seguridad entre el nivel de ingesta deseado y el nivel peligroso, debemos ser muy cautos a la hora de establecer una suplementación durante la lactancia.

Los padres jamás deben administrar al bebé por su cuenta ningún suplemento sin la prescripción previa de su pediatra.

Bajo supervisión médica lo único que se aconseja administrar es la vitamina K en el período neonatal inmediato a todos los bebés y la vitamina D en algunas circunstancias especiales, como a niños con piel oscura (en los que la síntesis cutánea de vitamina D es menor) o con una inadecuada exposición a la luz solar, los hijos de madres vegetarianas estrictas, que restringen la ingesta de alimentos ricos en vitamina D, y los lactantes prematuros.

El aporte de vitamina D a través de la leche materna no es suficiente pero la piel tiene una gran capacidad para producir esta vitamina bajo la influencia de la luz ultravioleta. Por eso no suelen administrarse suplementos en circustancias normales.

Los prematuros además de la vitamina D, deben recibir suplementos de hierro a partir de los dos meses de edad.

Por qué debe administrarse vitamina K a todos los bebés?

Todos los lactantes deben recibir suplementos de vitamina K en el período neonatal inmediato, ya que, como comentábamos, la vitamina K prácticamente no es capaz de atravesar la placenta y su contenido en el calostro y en la leche madura es bajo, aun cuando la ingesta de vitamina K en la madre sea adecuada.

Su objeto es prevenir la enfermedad hemorrágica del recién nacido, cuyo riesgo es mayor en los recién nacidos con alguna enfermedad que condicione malabsorción de grasas, como fibrosis quística o atresia biliar.

Que suplementos hay que dar a partir de los 6 meses?

A partir de los 6 meses el bébé aumenta sus requerimientos de minerales y vitaminas, por lo que no pueden ser cubiertos exclusivamente por la leche materna, pero no es necesario darlos en suplementos sino que deben ser proporcionados por alimentos complementarios.

Para asegurar el aporte en calcio tan necesario para la formación de los huesos entre otras cosas, la dieta del bebé debe incluir lácteos como yogur y otros productos lácteos, ricos en calcio.

Para garantizar el aporte de hierro deben incluirse en su dieta carnes, ricas en hierro y en cinc así como los cereales enriquecidos con hierro y frutas con alto contenido en vitamina C, ya que esta vitamina aumenta la biodisponibilidad de hierro a partir de la dieta y tiene asimismo importancia como antioxidante y en la síntesis de neurotransmisores.

Únicamente cuando el contenido en flúor del agua es inferior a 0,3 mg/L se recomienda administrar suplementos de flúor (0,25 mg/día) a partir de los 6 meses de edad.

Desde | Puleva

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás