lunes, 14 de diciembre de 2009

Determinados genes en la mamá llevarian al parto prematuro


Dos estudios sugieren que los genes maternos serían un factor importante en el riesgo de tener un parto prematuro.

Estudios previos habían demostrado que los genes tendrían un papel importante en las probabilidades de las embarazadas de tener el bebé prematuramente (antes de la semana 37 de gestación).

El riesgo, por ejemplo, aumenta en las mujeres que habían nacido prematuramente o que tenían una hermana que había tenido un parto prematuro. Y los resultados de estudios sobre gemelas sugieren que hasta el 40 por ciento de los partos prematuros tendría alguna susceptibilidad genética.

Pero poco se conoce sobre cómo los genes adelantan el trabajo de parto.

Los dos nuevos estudios, publicados en American Journal of Epidemiology, sugieren que la clave estaría en los genes maternos y no en los genes que afectan el desarrollo fetal heredados de ambos padres.

En un estudio, un equipo en Dinamarca analizó la información de una base de datos nacional con más de 1 millón de partos de bebés únicos en Dinamarca, entre 1978 y el 2004. Como era de esperar, halló que las mujeres sin antecedentes familiares de parto prematuro tenían más riesgo a tenerlo.

Pero el riesgo aumentó también en las mujeres con la madre, una hermana o una media hermana (de la misma madre) que habían tenido un parto prematuro. A diferencia de las mujeres sin esos antecedentes familiares, esas fueron un 60 por ciento más propensas a tener un bebé prematuramente.

En cambio, los partos prematuros entre las integrantes femeninas del lado paterno de la familia o entre la esposas de los parientes masculinos de las mujeres no influyeron sobre el riesgo femenino de dar a luz anticipadamente.

Los resultados fueron similares en el segundo estudio, sobre más de 989.000 nacimientos en Suecia entre 1992 y el 2004. Los autores hallaron que las hermanas de las mujeres que habían tenido un parto prematuro tuvieron un 80 por ciento más riesgo que las que no tenían ese antecedente.

No hubo evidencias de un aumento del riesgo cuando la pareja de un hermano había tenido un parto prematuro.

Tampoco hubo pruebas de que el aumento del riesgo que compartieron las hermanas se pudiera explicar mediante factores no genéticos, que pueden modificar las probabilidades de tener un parto prematuro, como el tabaquismo o un menor nivel educativo.

El equipo estima que los genes maternos son responsables de un cuarto de la variación del riesgo de parto prematuro en la población. En cambio, los genes fetales, que se heredan de ambos padres, no mostraron influir demasiado.

"Los resultados sugieren que los genes maternos son importantes para el riesgo de tener un parto prematuro", dijo a Reuters Health la doctora Anna C. Svensson, autora principal del estudio en Suecia e investigadora del Instituto Carolino, en Estocolmo.

Es posible, dijo, que influyan los genes que regulan el ambiente uterino durante la gestación, pero se necesitan más estudios para identificar las vías moleculares exactas.

Svensson enfatizó también que mientras que esos estudios destacan el papel de los genes maternos en el parto prematuro, eso no significa que el riesgo sea alto en las mujeres con una madre o una hermana que haya tenido un alumbramiento similar.

"El estudio estima la importancia relativa de los genes y el ambiente en el parto prematuro en la población. Individualmente, varía el alcance de la influencia de los genes y el ambiente en el riesgo de parto prematuro", explicó la autora.

De hecho, la gran mayoría de participantes no tuvo parto prematuro, sin importar los antecedentes familiares.

En el estudio danés, por ejemplo, un 7 por ciento de las mujeres tenía una hermana que había registrado un parto prematuro, a diferencia del 4,5 por ciento de las que no lo habían tenido.

El significado principal de estos resultados es que le abren camino a nuevos estudios sobre la influencia de la genética en el parto prematuro, según el equipo de Heather A. Boyd, de Statens Serum Institute, en Copenhague.

Opina que la llamada impronta genética sería importante.

Los genes que dan esa impronta, que tiene un papel clave en el desarrollo fetal, difieren de otros genes en cuanto a que se expresan (según estén "encendidos" o no) de acuerdo de quién se hereden, si de la madre o del padre.

Para el equipo, es posible también que influyan los genes mitocondriales. A diferencia de la mayoría de los genes, los mitocondriales están en el líquido alrededor del núcleo celular, y se heredan sólo de la madre.

Desde | Reuters Health

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás