lunes, 21 de diciembre de 2009

Embarazo: no es momento para ayunar


La alimentación y sus cambios durante el embarazo siempre han sido uno de los elementos que más atención reciben por parte de la mujer embarazada, en parte porque muchos de los síntomas del embarazo tienen que ver con modificaciones en la digestión, porque el aumento de peso excesivo o insuficiente han sido motivo de preocupación o porque es una de las variables que pueden afectar más al embarazo, pero que al mismo tiempo se puede corregir fácilmente modificando la alimentación.

Nuevos estudios sobre el impacto del ayuno prolongado hacen notar que es más importante que nunca un control adecuado de la alimentación no solo en tipo y calidad de alimentos sino también en que tan frecuente deben de consumirse.

Desde hace una década las investigaciones en animales demostraron que en el embarazo avanzado si el animal no consume alimentos por más de 12 horas aumentaba la posibilidad de nacimientos prematuros. Uno de los mecanismos propuestos es el hecho que durante el ayuno se eleva una sustancia llamada Hormona liberadora de corticotropina que a su vez puede inducir el trabajo de parto prematuro.

Los resultados sugirieron que el control de esta hormona está ligado al nivel de nutrientes y que aún en periodos cortos sin alimentos puede elevar esta hormona en el cerebro de los animales investigados.

Con base a estas investigaciones, otros dos estudios independientes reportaron que los patrones de alimentación de la mujer durante el embarazo y la frecuencia de los alimentos tienen una relación importante entre el nivel de nutrición materna y la posibilidad de nacimiento prematuro.

Tan directa es la relación que se demostró que si una embarazadas no consume 3 comidas formales al día con dos alimentos ligeros entre comidas tiene 30% más de posibilidades de un nacimiento prematuro comparado con las mujeres que si cumplen esta frecuencia de alimentación.

De igual manera otros estudios han corroborado que en las embarazadas de menos de 34 semanas de gestación los períodos de ayuno superiores a 13 horas (incluyendo la noche) aumentan tres veces las posibilidades de un nacimiento prematuro.

En el último de estos estudios, realizado hace una par de años se recopiló la información durante varios años de mujeres en diferentes etapas del embarazo para establecer si los hábitos de alimentación y el estrés crónico tienen relación con bebés con bajo peso al nacimiento o parto prematuro.

En el estudio se encontró que 10% de las embarazadas reportan menos de 9 horas de ayuno (no consumo de alimento) en 24 horas, 48% entre 9 y 12 horas sobre todo durante la noche y 42% más de 12 horas sin alimento en cada día. Los niveles elevados de hormona liberadora de corticotropina se encontraron principalmente en las mujeres con ayuno superior a las 12 horas.

Los resultados demuestran que la causa mas importante de elevación de la hormona liberadora de corticotripina fue la falta de nutrientes en la madre por períodos de ayuno prolongados, y que otros factores como el estrés y el consumo alto de cafeína pueden aumentar aun mas los niveles. Y en estas mujeres con niveles elevados de esta hormona la posibilidad de un nacimiento prematuro es mucho mayor.

La posibilidad de otras consecuencias como alteraciones en el desarrollo neurológico, peso al nacimiento etc., pueden existir debido tanto al nacimiento prematuro como a la modificación de la nutrición del bebé en el útero.

Durante el embarazo el médico puede hacer su mejor esfuerzo para prevenir complicaciones, pero solo tú puedes controlar tu alimentación adecuadamente. Desde siempre se conoce que debes de controlar la calidad y cantidad de los alimentos que consumes en beneficio de tu salud y de tu bebé, ahora esta evidencia indica que también debes de controlar la frecuencia de los alimentos.

La mejor recomendación es consumir solo alimentos de alto valor nutricional, sin dejar pasar más de 9 horas de ayuno. Para ello debes de tomar en cuenta tres comidas formales al día (desayuno, comida y cena) agregar algo ligero entre comidas como fruta o verdura, y dejar siempre a un lado de tu cama un plato de fruta, nueces o almendras con un vaso de leche para consumirlo durante la noche.

Este pequeño refrigerio a media noche puede ser la diferencia entre un nacimiento prematuro y un bebé sano.

Desde | Nataldoc

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás