domingo, 17 de enero de 2010

La dolorosa ciatica en el embarazo


¡Ah, las maravillas del embarazo! Ya sea que se trate de su primer bebé o del quinto, muchas son las previsiones a tener en cuenta y para las que hay que prepararse. Desafortunadamente, la emoción de convertirse en madre puede verse ensombrecida por el dolor de espalda y la ciática. Tres de cada cuatro embarazadas experimentan dolor de espalda. ¡Algunas de ellas bastante tiempo antes de perder su cintura! Para ayudarla a prevenir o a aliviar el dolor de espalda causado por la ciática, te explicamos por qué se desarrollan ciertos síntomas y te mostramos lo que puede hacer para que los meses que tiene por delante sean más fáciles.

¿Cómo provoca el embarazo dolor de espalda y ciática?

¡Los cambios en tu cuerpo a lo largo del embarazo afectan más que la apariencia física!

1. Lo que la mayoría de las mujeres ya conoce es el aumento de peso: unas 25 libras o más. El aumento en el peso corporal y la presión al inclinarse, ejercen presión sobre un disco herniado o abultado en la parte baja de la espalda. El dolor de espalda y de pierna (ciática) son consultas comunes.

2. El aumento de peso puede provocar síndrome piriforme y ciática. Los músculos piriformes, ubicados en las nalgas, ayudan al movimiento del muslo. El síndrome piriforme puede desarrollarse cuando el músculo comprime el nervio ciático, que pasa a través de la nalga hacia el muslo.

3. Lo que podría no ser inmediatamente obvio es que, a medida que el útero crece más (¡y más!), el centro de gravedad del cuerpo cambia de lugar. Algunas veces, a medida que el útero se expande dentro de la pelvis, los nervios espinales en las regiones lumbar y sacra de la columna (parte baja de la espalda) que alimentan el nervio ciático se comprimen e irritan. Esta es otra causa de dolor de espalda y ciática.

4. Además, las hormonas están trabajando. En particular, la relaxina, una hormona que relaja los ligamentos pélvicos y ayuda a preparar el cuerpo de la madre para el parto. La relaxina también afloja los ligamentos en otras partes del cuerpo, pero especialmente las articulaciones de la pelvis, la espalda baja y las rodillas. Es importante que sepas cuándo hacer ejercicio o levantar objetos, porque es fácil distenderse durante el embarazo. Muévete lentamente y evita los movimientos bruscos.

Qué hacer

1. Trabaja con tu médico, quiropráctico, partera o profesional de la salud para mantener el peso de tu cuerpo controlado.
2. Si desarrollas dolor de espalda, habla con tu doctor, quiropráctico, partera o profesional de la salud.
3. ¡Préstale atención a tu postura! Párate derecha, con los hombros hacia atrás, las nalgas contraídas y evita inclinarse hacia adelante.
4. Prueba con una almohada, de tamaño común o una para todo el cuerpo, para ayudarte a dormir cómodamente. Puedes colocar una almohada entre las rodillas y debajo del abdomen para darte soporte.
5. El yoga prenatal ayuda a estirar y tonificar los músculos, mantiene la flexibilidad, mejora el equilibrio y la circulación y alivia la tensión. La respiración profunda es una parte enorme del yoga y constituye un beneficio agregado para las futuras madres. Aprender a respirar profundamente y relajarse también puede ayudar durante el trabajo de parto. En combinación con ejercicios cardiovasculares simples tales como caminar y/o nadar, estas actividades pueden ayudar a mantener tu peso controlado y tu cuerpo en forma. Pregúntale a tu médico si estos ejercicios son los adecuados para ti.
6. El masaje prenatal puede ayudar a aliviar el dolor y la tensión. Los masajistas entrenados en masaje prenatal pueden constituir una fuente de alivio durante el embarazo y el trabajo de parto. Este tipo de masajes calman la ansiedad (ayuda a estabilizar los niveles hormonales), el dolor de espalda, el dolor en pelvis y caderas, mejora la circulación y la digestión y le ayuda a reducir la fatiga.
7. Una ducha o un baño calientes ayudan a aliviar el dolor de espalda. Sin embargo, las madres embarazadas deben evitar ciertos aceites aromáticos (aromoterapia, velas) tales como albahaca, enebro, menta, romero y anís estrellado. Algunos aceites pueden causar contracciones.
8. La acupuntura es una terapia alternativa para tratar el dolor de espalda y la ciática. Se insertan agujas estériles del grosor de un cabello en determinados puntos del cuerpo llamados meridianos, canales de energía. Se supone que las agujas trabajan para liberar el flujo de qi (se pronuncia chi) para ayudar a que el cuerpo sane.

Sugerencias ergonómicas: en el trabajo, en el hogar, en los momentos de ocio.

Las futuras madres deben evitar posturas incómodas, esfuerzos extremos tales como levantar objetos pesados y tareas repetitivas, especialmente durante el tercer trimestre. En la última parte del embarazo, el cuerpo de la mujer está ante su mayor desafío, ergonómicamente hablando.

1. Los músculos de la parte baja de la espalda y las piernas trabajan más duramente para mantener el equilibrio. Simplemente estar de pie o caminar puede resultar un desafío. Es común la hinchazón de las extremidades. Es de gran utilidad hacer reposo y descansos frecuentes (elevando los pies).

2. Una silla diseñada ergonómicamente y ajustable, con apoyo para la zona lumbar y para los pies, puede hacer que el trabajo en escritorio resulte más cómodo. Cambia de postura sentándote y poniéndote de pie frecuentemente.

3. Si tu tarea requiere que esté sentada, toma descansos periódicos para caminar. Caminar ayuda a reducir la hinchazón al incrementar la circulación.

Con suerte, serás una de las pocas futuras mamás cuyo embarazo avanza sin dolores de espalda ni ciática. Pero recuerda que si comienza el dolor de espalda, debes hablar con tu doctor.

Desde | Spine Universe

La nota fue extraida del link mencionado arriba. Si eres el autor, haz tu reclamo en ese link. Por ningun motivo modificaremos notas ya enviadas, salvo expreso olvido de link, de parte de este sitio

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás