viernes, 2 de abril de 2010

Avanza un virus de transmisión sexual entre mujeres jóvenes


Es el VPH, responsable del 90% de los casos de cáncer de cuello de útero. Crece entre chicas de 15 a 23 años. Y lo vinculan al inicio sexual precoz y al poco uso del preservativo.
El Virus del Papiloma Humano –más conocido por sus siglas, VPH– es hoy cada vez más frecuente en mujeres de entre 15 y 23 años, a diferencia de una década atrás, cuando las jóvenes no estaban tan expuestas. Así lo revelan los especialistas consultados por Clarín, que encienden la alarma porque esta enfermedad de transmisión sexual es responsable del 90% de los casos de cáncer de cuello de útero. Todos coinciden en que es alarmante el poco uso del preservativo, método para evitar el contagio. Y ponen el foco en el bajo porcentaje de mujeres que van al control ginecológico para prevenir el cáncer cervical, que en el país mata a 11 mujeres por día.

"En las menores de 25 años, la prevalencia de la infección es del 26%. Hoy el VPH es muy frecuente en adolescentes y jóvenes", indica Miryam Perrotta, presidenta de la Sociedad Argentina de Patología de Tracto Genital Inferior y Colposcopía y ginecóloga oncóloga del Italiano. Los números oficiales son pobres y las entidades se manejan por referencias con otros países y por el día a día en el consultorio. Pero ya en agosto de 2003, un estudio hecho en Concordia en el que participaron investigadores de la Universidad de Buenos Aires y el Conicet, en colaboración con la Agencia de Investigación en Cáncer (IARC), había mostrado que de 1.786 mujeres de todas las edades, el 16,7% dio positivo para VPH.

¿Por qué se convirtió con el devenir de los años en una enfermedad tan frecuente? "Se debe al inicio precoz de las relaciones sexuales, la multiparidad sexual, promiscuidad, tabaquismo o uso prolongado de anticonceptivos orales", responde Antonio Lorusso, titular consulto de Ginecología de la UBA y director médico de la Liga Argentina de Lucha contra el Cáncer (Lalcec).

Tanto hombres como mujeres están expuestos al contagio. La infección se produce por contacto con las mucosas del tracto genital femenino o masculino, y afecta a la vulva, vagina, cuello uterino, pene, escroto y ano. Ellas se llevan la peor parte: los tipos virales 16, 18, 45 y 31 están relacionados con el cáncer de cuello de útero. Otros generan verrugas genitales dolorosas que no son de alto riesgo si se controlan. El VPH puede ser detectado en un control ginecológico, una rutina a la que sólo obedece un bajo porcentaje de las mujeres (ver La visita...).

"El virus se contagia al inicio de las relaciones sexuales. Si nos referimos a coito vaginal, en Argentina la edad promedio es 15 años. Pero cuando hablamos de inicio sexual y VPH, hay que tener en cuenta el sexo oral, que se da antes de esa edad, y el anal, casos en los que los chicos no usan preservativo", concede Miriam Salvo, tocoginecóloga del Posadas y presidente de la Sociedad Argentina de Ginecología Infanto Juvenil.

La enfermedad puede ser asintomática, de ahí la importancia del control. Si la mujer está infectada y tiene pareja estable, el varón debe hacerse una penescopia, y ella Papanicolau y colposcopia cada seis meses. Fue lo que tuvieron que hacer Candelaria y Javier, una pareja de 19 años. "Mi primera vez fue a los 14, con un chico que conocí en un boliche y no nos cuidamos. Recién el año pasado visité al ginecólogo y me enteré que tengo VPH", cuenta ella. El nunca tuvo pareja estable y pocas veces se cuidó. Dice que le costó entender de qué se trataba el virus. "Todavía no sabemos quién contagió a quién", confía.

Un método efectivo para evitar el contagio o la propagación del virus si la persona ya está infectada es el preservativo. Pero su uso no termina de ser una costumbre entre los jóvenes. "Hoy los chicos empiezan antes de los 14, y el 35% de personas confesó no haberse cuidado. Y entre los 15 y 19 años, el 20% no usó preservativo –grafica Silvina Valente, tocoginecóloga del Clínicas y miembro de la Sociedad Argentina de Sexualidad Humana, tomando estadísticas de la entidad–. Es grave porque es la única barrera contra las enfermedades de transmisión sexual. La incidencia se da porque la población todavía no adquirió la conducta del cuidado".

Desde | Clarin

La nota fue extraida del link anterior. Si tienes dudas o sugerencias sobre derecho de autor favor de remitirse a la liga mencionada con anterioridad.

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás