lunes, 3 de mayo de 2010

Cada hay más mujeres vulnerables a la tocofobia


En casos extremos, aliviar la ansiedad que produce el embarazo y la crianza de los hijos requiere, adicional al apoyo de familiares y amigos, la intervención de psiquiatras y psicoterapeutas.
Señala la Biblia en el libro Génesis 3:16 que Dios le dijo a la mujer: “Multiplicaré tus sufrimientos en los embarazos. Con dolor darás a luz a tus hijos”. Y así es.

Basta que un grupo de féminas se reúna y que una de ellas esté embarazada para que todas comiencen a expresar sus temores sobre la maternidad, en especial sobre el momento del parto.

Los especialistas han definido el miedo al embarazo y al parto como tocofobia, un desorden psicológico que también se conoce como parturifobia, y desde el año 2000 ocupa a la comunidad científica, pues los casos son frecuentes.

Orígenes

Como su nombre lo indica, se trata de una fobia “persistente y anormal”. Es propia del género femenino y padecerla durante el embarazo aumenta las probabilidades de que sus hijos sean afectados por el “estrés maternal”.

La doctora Kristina Hofberg reveló, en base a sus estudios, que una de cada seis mujeres es tocofóbica. A ella podría atribuírsele el descubrimiento de la enfermedad, así como el hecho de que entre la comunidad obstétrica y la psiquiátrica haya tomado fuerza el debate sobre el derecho que tiene la paciente de elegir el modo de dar a luz.
¡A RELAJARSE MUJERES!

Investigadores señalan que la tocofobia es una de las causas de las altas tasas de cesáreas innecesarias en Latinoamérica, región en la que entre el 25 y 30 por ciento de los nacimientos son producto de intervenciones quirúrgicas que se realizan por elección de la madre.

Sin embargo, estudios en Suecia y Finlandia arrojaron que cuando la mujer es capaz de expresar y discutir sus ansiedades y miedos, las probabilidades de un parto natural son mayores.
La tocofobia se clasifica en primaria y secundaria. La primaria agrupa a las mujeres que nunca han tenido hijos; la otra a las que han pasado por el proceso de la maternidad con una mala experiencia.

Es preciso aclarar que no pueden llamarse tocofóbicas aquellas mujeres que por convicción han decidido no ser madres por motivos personales, laborales, económicos o de otro tipo.

Vencer el miedo

Entre las mujeres es común escuchar la frase “los hijos son una bendición”. Pero en la actualidad, la decisión de convertirse en madres ya no es una prioridad. Una de las causas es la tocofobia, de allí a que también los índices de cesáreas en Latinoamérica y el mundo sean cada vez mayores.

La familia Martínez nos cuenta su experiencia al respecto. Luego de seis años de casados, el esposo sintió que ya era el momento de ser padre. Ella, quien tiempo atrás tenía otras prioridades y metas qué cumplir, coincidía con su cónyuge pero “tenía miedo. Eran muchos cambios a los que me tenía que enfrentar, y sobre todo dejar de hacer cosas que ya estaba acostumbrada, porque ahora me tocaba pensar en la personita que iba a llevar dentro de mí”, señaló la dama.

El miedo de la señora Martínez era a tomar la decisión, pero una vez analizada la situación, el embarazo llegó y fue un estado indescriptible. Su vivencia no es la de una mujer tocofóbica, pues afortunadamente logró superar la ansiedad inicial con el apoyo de la pareja, la familia, amigos, y con orientación religiosa.

Traumas del pasado

La familia antes mencionada tuvo la oportunidad de planificar la llegada de los hijos y el proceso fue más llevadero. No obstante, en la mayoría de los casos, las mujeres no tienen tiempo de decidir si desean embarazarse o no; situación que puede ser detonante para la tocofobia.

Generalmente, la mujer no está consciente de la presencia del trastorno. De un momento a otro son recurrentes las pesadillas; algunas no logran concentrarse en sus labores o actividades familiares, aparecen ataques de pánico, inclusive dolencias psicosomáticas.

Nahil Nuñez, licenciada en Psicología especialista en terapias para familias nos ayuda a comprender la tocofobia y ofrece algunos consejos para superar el estrés maternal.
¿CÒMO SUPERAR LA TOCOFOBIA?

Paralelo a la consulta con el especialista, considera estas recomendaciones: Descansa lo más que puedas, haz ejercicio o si prefieres práctica yoga prenatal, crea un círculo de amigas para conversar sobre el embarazo, cuida tu alimentación; en otras palabras, cuídate y pídele a tu pareja y familiares que te consientan. Deja atrás las preocupaciones y diseña estrategias que hagan de tu embarazo y el momento del parto una experiencia inolvidable.
¿Se puede hablar de venezolanas tocofóbicas, hay registros en nuestra ciudad?

-“Los casos de mujeres tocofóbicas tratadas en consulta varían en la actualidad, pero lo extraño es que ha incrementado la consulta de mujeres y futuras madres que tienen miedo a no contar con los recursos económicos para educar con calidad a sus hijos y atender sus necesidades básicas. Es lamentable ver su angustia y ansiedad ante las expectativas negativas que se plantean al vivir en este país; situación nueva para el estudio de la tocofofía en Venezuela”, refirió.

¿Por qué las mujeres embarazadas se ven afectadas física y psicológicamente por esta fobia?

-“Lo que más se ha podido comprobar en la consulta con la embarazada tocofóbica es la vivencia que la misma tuvo durante su propio nacimiento, pues el trabajo de parto que vivió junto a su madre fue dificil y le costó nacer, tanto la madre como la hija sufrieron estrés emocional extremo”, comentó la psicóloga.

Las mujeres tocofóbicas suelen deprimirse y se culpan por no disfrutar a plenitud el embarazo. El trastorno las puede llevar inclusive a optar por un aborto y hasta se produce ruptura con la pareja.

“Es grave, porque el temor es exagerado, ansioso y excesivo, llega a controlar la vida de la mujer”, sentenció Nuñez; de allí la importancia de la intervención de un especialista.

Y el bebe?

Nuñez explicó que investigaciones recientes sobre tocofobia indican que los bebes expuestos a las hormonas que provocan el estrés (cortisol) sufrirán consecuencias negativas en el funcionamiento de su cerebro.

De acuerdo con la especialista, estos niños pueden desarrollar Trastorno de Déficit de Atención, Hiperactividad e Impulsividad, y otras patologías del sistema nervioso. Sin embargo, no se trata de niños “anormales”. Aclaró que “los adultos, padres y familiares necesitan conocer más sobre esta enfermedad para canalizar esa energía desbordante de los infantes en pro de una vida feliz”.

Actuar a tiempo

Lo fundamental es que las tocofóbicas reciban orientación temprana. Viviendo tranquilas con ellas mismas el embarazo culminará sin complicaciones y se convertirán en excelentes madres.

“Considero que lo más importante es orientar a la futura madre para que se sienta segura en el embarazo y el parto (…) Es importante señalar que tanto en la cesárea como en el parto natural existen riesgos y lo deseable es minimizarlos para generar tranquilidad en la paciente y su hijo”, opinó la psicólogo.

Desde | La mamá del gordito

La nota fue extraída del link anterior. Si tienes dudas o sugerencias sobre derecho de autor favor de remitirse a la liga mencionada con anterioridad.

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás