jueves, 27 de mayo de 2010

Con precaucion, la natacion complementa los primeros pasos


La Academia Estadounidense de Pediatría ha emitido nuevas directrices sobre la prevención del ahogamiento en los niños, teniendo en cuenta los riesgos de las populares piscinas inflables y nueva evidencia de que la instrucción en seguridad podría ser útil para los niños que están aprendiendo a nadar.

La AAP cambió sus directrices anteriores y ya no recomienda evitar que los niños entre uno y tres años naden porque hay evidencia nueva de que esa instrucción puede ayudar a evitar que algunos niños pequeños se ahoguen.

El ahogamiento es la segunda causa principal de muerte en niños entre 1 y 19 años de edad. Unos 1,100 niños murieron por ahogamiento en los EE. UU. en 2006. Los niños que están aprendiendo a caminar y los adolescentes están en el riesgo más elevado.

"No todos los niños estarán listos para aprender a nadar en la misma edad", señaló el Dr. Jeffrey Weiss, autor líder de una declaración de políticas que fue publicada en línea el 24 de mayo y estará disponible en la edición de julio de la revista Pediatrics. "Las lecciones de natación podrían hacer parte importante de la protección general, que debe incluir barreras en las piscinas y supervisión constante e idónea".

La declaración de políticas no recomienda la instrucción en el agua para niños menores de un año.

"Para proteger a sus hijos, los padres necesitan pensar en capas de protección", explicó Weiss en un comunicado de prensa.

"Los niños necesitan aprender a nadar", apuntó. "Pero ni siquiera las habilidades avanzadas de natación pueden proteger del ahogamiento a los niños de ninguna edad. Los padres también deben supervisar muy de cerca a los niños cerca del agua y saber como realizar RCP. Es fundamental tener una cerca alrededor de la piscina".

Los pediatras expertos consideran que una cerca que separa la piscina del resto del mundo, incluida la casa, reduce el riesgo de ahogamiento a la mitad.

Sin embargo, las leyes sobre cercado de piscinas con frecuencia no aplican para las piscinas inflables de gran tamaño que podrían necesitar miles de litros de agua. Los funcionarios oficiales contaron 47 muertes de niños relacionadas con estas piscinas entre 2004 y 2006.

"Debido a que algunas de estas piscinas tienen lados suaves, es muy fácil que un niño se incline hacia ella y caiga de cabeza al agua", advirtió Weiss. "Estas piscinas presentan un peligro constante".

Weiss señaló que, aunque muchos padres vigilan a sus hijos cerca de las piscinas, cualquier momento de distracción puede ser un problema. "No es que no haya supervisión, es que se interrumpe", puntualizó.

Desde | HealthDay News/DrTango

La nota fue extraída del link anterior. Si tienes dudas o sugerencias sobre derecho de autor favor de remitirse a la liga mencionada con anterioridad.

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás