jueves, 29 de julio de 2010

Vitaminas prenatales


Las vitaminas prenatales se han desarrollado para ser ingeridas diariamente antes, durante y después del embarazo, a fin de asegurarse de que estés consumiendo los adecuados niveles de nutrientes esenciales para gozar de un óptimo estado de salud.

A pesar de que las mismas están repletas de nutrientes, las vitaminas prenatales son tan buenas como la dieta que estés consumiendo: éstas suplementan una dieta saludable, pero no son drogas milagrosas que pueden transformar de la noche a la mañana una dieta deficiente y mal balanceada en una dieta saludable.

Las vitaminas prenatales combinadas con una dieta saludable pueden reducir el riesgo de dar a luz bebés de muy bajo peso, y además se encargan de aportar ácido fólico a la dieta; lo cual ha demostrado que ayuda a reducir el riesgo de que el bebé pueda llegar a padecer severas malformaciones congénitas.

El Ácido Fólico, la Vitamina A y el Omega 3

La ingesta de ácido fólico durante el embarazo hasta la semana 12 - siendo el primer trimestre el más complicado y esencial del embarazo - contribuye a evitar el desarrollo de defectos del tubo neural en el bebé, tales como: la Espina Bífida, siendo éste uno de los defectos de nacimiento más comunes. Durante el transcurso del primer trimestre, el cerebro y la médula espinal se están desarrollando y el hecho de consumir ácido fólico antes de quedar embarazada es una excelente manera de proteger al bebé y de contribuir a que el mismo/a se desarrolle saludablemente.

La ingesta de Vitamina A en cantidades excesivas puede ser peligrosa - no obstante - el hecho de tomar un suplemento que contenga esta vitamina le garantizará que estará consumiendo la dosis adecuada sin tener que preocuparse o estar preguntándose si está consumiendo demasiado. Los betacarotenos se tansforman en vitamina A y se encuentran disponibles en cualquier momento siempre y cuando sean necesarios, es por ello que sería sabio considerar el hecho de consumir una vitamina prenatal que incluya este nutriente.

El Omega-3 ayuda a mantener sanos y energizados tanto a la mamá como al bebé durante todo el embarazo y son esenciales para un adecuado desarrollo del sistema cardíaco y circulatorio del bebé, y también del sistema nervioso central. Por otro lado, se ha demostrado que el mismo es efectivo en el desarrollo del cerebro y de los ojos. Por lo general, las mujeres que hayan consumido una adecuada dosis de Omega 3 antes y durante el embarazo, han probado dar a luz bebés con una mejor memoria retentiva, con mejores reflejos y con un avanzado desarrollo cerebral.

Desde | Pregnancy info

La nota fue extraída del link anterior. Si tienes dudas o sugerencias sobre derecho de autor favor de remitirse a la liga mencionada con anterioridad.

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás