viernes, 20 de agosto de 2010

Asocian deficiencia de vitamina D con complicaciones en embarazo


Un nuevo estudio revela que las embarazadas con una forma grave de hipertensión suelen tener niveles más bajos de vitamina D en sangre que el resto de las mujeres que están esperando un bebé, lo que eleva la posibilidad de que la vitamina influya en la aparición de esa complicación gestacional.

La enfermedad se llama preeclampsia grave de aparición precoz. Afecta al 2-3 por ciento de los embarazos, pero causa el 15 por ciento de los partos prematuros en Estados Unidos.

La preeclampsia es un síndrome que aumenta repentinamente la presión y la acumulación de proteína en la orina por estrés renal. La aparición precoz de la forma grave es especialmente preocupante y surge antes de la semana 34 de gestación.
Los autores del estudio hallaron que los niveles de vitamina D tendían a ser más bajos en las 50 mujeres con preeclampsia grave temprana que en las 100 embarazadas saludables. El nivel promedio en el primer grupo era de 18 ng/mL, versus 32 ng/mL en el segundo.

Está en debate cuál es el nivel adecuado de la vitamina en sangre, pero muchos expertos aseguran que se necesitan por lo menos 32 ng/mL para cuidar la salud.

Los resultados, del equipo de Christopher J. Robinson de la Medical University of South Carolina en Charleston y publicados en American Journal of Obstetrics & Gynecology, no prueban que la deficiencia de vitamina D cause la aparición temprana de la preeclampsia grave.

Pero se suman a los resultados de estudios recientes que identificaron nexos entre la vitamina D en sangre, o su consumo, y los riesgos de salud del huésped.

Si la vitamina influye en el riesgo de desarrollar preeclampsia, dijo Robinson, eso explicaría por qué las afroamericanas corren más peligro de sufrir esa complicación que las mujeres de otras etnias, aun tras considerar factores como el ingreso y el acceso al sistema de salud.

La vitamina D se sintetiza naturalmente en la piel con la exposición al sol. Este proceso es menos eficiente en personas con piel oscura y estudios habían hallado que las afroamericanas suelen tener niveles más bajos en sangre.

Los nuevos resultados surgen de 50 embarazadas con preeclampsia temprana y 100 mujeres con embarazos saludables atendidas en la Medical University of South Carolina.

El 54 por ciento del grupo con preeclampsia tenía deficiencia de vitamina D (menos de 20 ng/mL), comparado con el 27 por ciento del grupo saludable. Sólo el 24 por ciento de las mujeres con preeclampsia tenían niveles superiores a los 32 ng/mL, a diferencia del 47 por ciento del grupo de control.

Para Robinson, es biológicamente posible que la vitamina modifique el riesgo de desarrollar preeclampsia.

La vitamina D actúa como una hormona y ensayos en laboratorio demostraron que modificaría la regulación y el funcionamiento de las proteínas en la placenta; los problemas del desarrollo de la placenta serían parte del origen de la preeclampsia.

Por ahora, se recomienda que las embarazadas ingieran entre 200 y 400 UI de vitamina D por día; las vitaminas prenatales contienen 400 UI.

Pero existe gran debate sobre esa recomendación: muchos investigadores cuestionan si las embarazadas, y el resto de la población, necesitan ingerir más vitamina D de lo que se recomienda oficialmente.

Desde | Reuters Health

La nota fue extraída del link anterior. Si tienes dudas o sugerencias sobre derecho de autor favor de remitirse a la liga mencionada con anterioridad.

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás