jueves, 9 de diciembre de 2010

Aumenta en EEUU la mortalidad asociada con el embarazo


Mientras que sigue siendo raro que una mujer muera en Estados Unidos por una complicación del embarazo, un estudio gubernamental revela que la tasa nacional de ese tipo de muertes está creciendo.

Un equipo de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) halló que en el período 1998-2005, la tasa de mortalidad asociada con el embarazo fue de 14,5 por cada 100.000 nacidos vivos.

Aunque esa cifra es baja, es más alta que la de las décadas pasadas, publicó Obstetrics and Gynecology.

Pero el equipo advierte que se desconoce si esto refleja un aumento real o la influencia de las recientes modificaciones en la notificación nacional de las causas de muerte. Es posible también que una parte del aumento sea "real".

Según el nuevo estudio, la mortalidad asociada con enfermedades crónicas exacerbadas por el embarazo, como las cardiopatías, influirían en el aumento de la mortalidad vinculada con el embarazo.

En cambio, las muertes por complicaciones obstétricas reales están en retroceso.

El riesgo absoluto de que una mujer de Estados Unidos muera por un problema gestacional sigue siendo "muy bajo", declaró la doctora Cynthia J. Berg, de la División de Salud Reproductiva de los CDC.

Pero los resultados destacan la importancia de que las mujeres "se aseguren de que están en la mejor condición física antes de quedar embarazadas".

El equipo de Berg analizó datos de 4.693 muertes asociadas con el embarazo (durante o hasta un año después del parto) notificadas a los CDC entre 1998 y el 2005.

La tasa de mortalidad en ese período fue de 14,5 por cada 100.000 nacidos vivos, comparada con la tasa de 7,4 en 1986 (menos de la tasa de 11 por cada 100.000 en 1979).

Además, la brecha étnica en la mortalidad asociada con el embarazo no se redujo: en 1998-2005, la tasa de mortalidad en las mujeres negras fue de 37,5 por cada 100.000 nacidos vivos, frente a 10,2 en las mujeres blancas y 13,4 en el resto de las etnias combinadas.

Un motivo, según el equipo, sería la introducción de dos modificaciones técnicas en la notificación oficial de las causas de muerte.

En 1999, el país adoptó un sistema de codificación de las causas de muerte, que permitió clasificar más muertes como "maternas". Y en el 2003, el certificado de defunción incluyó una casilla de control asignada a "embarazo", lo que aumentó la cantidad de muertes que podían asociarse a la gestación.

Aun así, en los últimos años no sólo se registró una variación de la tasa de mortalidad asociada con el embarazo, sino de las causas.

Las hemorragias representaron menos del 30 por ciento de las muertes maternas en 1987-1990, pero sólo el 12 por ciento en 1998- 2005.

Los trastornos hipertensivos (preeclampsia y eclampsia) también representaron el 12 por ciento de las muertes en 1998-2005, comparado con el 18 por ciento en 1987-1990.

Por otro lado, hubo un aumento significativo de la cantidad de muertes por problemas cardíacos. En el período más reciente, un 12 por ciento de las muertes maternas se atribuyó a "condiciones cardiovasculares", mientras que menos del 12 por ciento se debió a una cardiomiopatía.

En 1987-1990, sólo el 5 por ciento de las muertes había sido por una cardiomiopatía y un porcentaje similar por enfermedades cardíacas.

El equipo ignora el motivo exacto de estos patrones, pero Berg apunta que la población está cambiando. Por ejemplo: más mujeres en edad reproductiva que antes son obesas o tienen enfermedades crónicas, como hipertensión y diabetes.

Desde | Reuters Health

La nota fue extraída del link anterior. Si tienes dudas o sugerencias sobre derecho de autor favor de remitirse a la liga mencionada con anterioridad.

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás