miércoles, 19 de septiembre de 2007

El destete: que sea sin traumas


Ha llegado un momento importante en la relación entre tu bebe y tu. Ambos han pasado un periodo de lactancia y ahora debes iniciar el destete como algo natural y positivo, sin prisas y del mejor modo para mantener el vinculo de amor que los ha unido hasta ahora.

Muchas de Uds. recordaran como un momento inolvidable la imagen de su bebe, a las pocas horas de nacer. colocado sobre tu cuerpo y succionando el pecho con avidez. Otras habrán decidido darle el biberón pero la sensación de sostenerle, de sentir ese contacto es igual de atractiva gratificante.

La satisfacción sentida en ese momento y durante todo el amamantamiento permite que el bebe cree un vinculo afectivo que resulta mas importante para el que el propio hecho de la alimentación. En ese marco nació la succión. una necesidad para la nutrición y. a la vez, el mayor de sus placeres.

Cuando el bebe mama hace mucho mas que alimentarse, recibe otras sensaciones: el calor de tu cuerpo el olor la imagen materna... Habrás observado como no aparta los ojos de tu rostro mientras le sonríes y le hablás; así el ira encontrando la seguridad necesaria para su desarrollo.

Pero esta situación privilegiada tan reconfortante para ti y para tu hijo este primer lazo afectivo irreemplazable ha de terminar: lodo lo bueno tiene un final, llega el momento del destete.

¿Que es?

Psicológicamente el destete va mas allá de la retirada del pecho o del biberón. Supone el primer momento de separación de la madre, es la primera frustración que va a tener el bebe. Esta no se debe tanto al cambio de alimentación, sino mas bien a la modificación de las relaciones con la madre.

Por ello debemos tener cuidado con el como y el cuando realizarlo.

El destete es un proceso natural que permite al bebe independizarse de la madre y para que este paso no resulte traumático para ninguno de los dos, no debe hacerse bruscamente, sino de una manera pausada y gradual.

¿Cuando hay que hacerlo?

No hay reglas fijas para iniciar el destete. A menudo, depende de las culturas o tipos de sociedad. Nuestras abuelas amamantaban hasta después del año. Actualmente por nuestro ritmo de vida suele iniciarse alrededor de los tres meses.

Examinemos dos casos. Una madre empezó a dejar de darle el pecho a su hijo cuando tenia (tres meses porque debía regresar a su trabajo. y otra, en cambio, pudo continuar dándole el pecho hasta los ocho meses.

Tenemos aquí dos ejemplos en los que el destete se ha producido en momentos distintos ni mejores ni peores.

No deben obsesionarse con este tema. Tu bebe y tu forman una pareja y cualquiera de los dos puede iniciar el proceso. Seguramente te sentirás presionadas a llevarlo a cabo. Cuantas veces se oye decir "¿pero aun le das de mamar aun no sabe beber en vaso?" , o bien si comparás a tu hijo con otros del mismo tiempo que ya no toman el pecho puedes sentir cierta culpabilidad pensando que no lo hacés bien: "¿Será que todavía lo trato como a un bebe, que hago todo lo que el quiere?". No te sientas tan angustiada si supieras que no todos los niños están preparados a la misma edad para realizar el destete ni tampoco todas las madres pueden seguir el mismo proceso.

Algunas circunstancias como el regreso al trabajo o la retirada de la leche harán que el momento se adelante, otras permitan retrasarlo.

Así, pues, cada caso será diferente y debéis tener en cuenta tus necesidades y las del bebe. Es mas importante que el destete no sea brusco ni demasiado tardío. Tanto tu como el pequeño debéis estar preparados para ello. Aunque no lo creás, también el puede decidir ese momento, mostrándose mas interesado por otras cuestiones que por seguir mamando.

¿Cómo realizarlo?

Dada la importancia que tiene para ambos el momento del destete, este se hará de manera gradual, no precipitada, con delicadeza y, sobre todo, con amor. No es fácil romper la relación de intimidad que mantenías y se precisa de un tiempo para adaptarse a este cambio.

Es muy importante que el destete no coincida con otros cambios significativos, ya sea la entrada en el jardín infantil, un cambio de domicilio, que el niño haya padecido alguna enfermedad o que se produzca un nuevo embarazo. Esto provocaría en el niño una mayor desazón, podría sentirse deprimido o abandonado, menos amado o dejado de lado.

También suele hablarse de las dificultades o peligros de un destete tardío, pero lo es mucho mas la brusquedad con que se impone en algunos casos.

Lo primero que hay que hacer es sustituir una de las tomas. En general, es mas fácil eliminar la del mediodía o la tarde. Así, aunque tengas que ir al trabajo, podrás darle las de la mañana y la noche.

Esta ultima toma suele ser la mas importante para el niño.

Puedes ayudarle acariciándole, teniéndole en brazos, dándole el chupete o su muñeco preferido. Y sobre todo no te apresures. También tu necesitas una retirada gradual. Déjale adaptarse antes de dar el paso siguiente y recuerda que no es necesario interrumpir por completo la lactancia si no lo deseas o el aun no esta preparado.

No te angusties ni te pongas de mal humor. Si tu hijo rechaza el biberón el vaso u otros alimentos, dale un tiempo, veras como acaba aceptándolos.

Efectos de un destete precipitado

La lactancia ofrece seguridad y afectividad. Si el niño no esta preparado para abandonarla, si se produce muy pronto o de forma brusca el bebe vivirá el destete como un trauma que puede provocarle distintos trastornos con diversas manifestaciones:

• rechazo de la comida

• vómitos, diarreas o estreñimiento

• dificultades para conciliar el sueño

• succión del pulgar.

Ante un destete realizado con precipitación el niño buscara otras formas de satisfacer su necesidad de succión, estará irritable, se chupara el dedo, la manta, los juguetes. etc...

Algunos niños, heridos por un destete brusco o demasiado tardío no acaban de aceptar la separación, se niegan a comer, se vuelven "perezosos" y conservan la añoranza de esa "edad de oro" en la que todo le era dado sin contrapartida.

Este choque modifica el carácter del niño y todo cambio posterior que suponga una separación de su madre -como puede ser el ingreso en la escuela- puede reactivar este trauma

No te apresures y huye de las prisas. Déjale adaptarse antes de someterse a un nuevo paso.

Trucos para asegurar el éxito al cambio

Reduce el tiempo entre toma y toma

Elimina primero las tomas del mediodía y de la tarde y dejar hasta el final la toma nocturna

No te apresures, no des el paso siguiente hasta que haya aceptado el anterior.

No dejes que utilice el biberón como chupete.

Ayúdale con chupetes especiales y adecuados y vasos de colores llamativos que llamen su atención

Sigue ofreciendo el cariño y la atención de siempre, el niño se lo merece.

Festeja sus progresos para que se sienta reforzado y animado a continuar.

No hagas coincidir el destete con otros cambios en su rutina habitual.

Dale un chupete o sus muñecos preferidos, se sentirá menos desconsolado

No renuncies a darle una toma en los momentos que tu consideres excepcional, como si esta enfermo o se ha hecho daño.

Adapta siempre una actitud positiva.

Desde | Pediatra al Dia

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás