sábado, 7 de octubre de 2006

Tu Bebe recien nacido y el invierno


Si tu bebé acaba de nacer o nacerá en los próximos meses de invierno, debes conocer algunas de las reglas básicas para protegerle de la dureza del clima de este periodo del año.

Photobucket - Video and Image Hosting

* ¿Sabías qué..?

- En invierno suelen nacer menos niños que en los meses más cálidos.

- Los bebes nacidos en los meses más fríos del año suelen tener niveles más altos de inmunoglobulina E, el anticuerpo que interviene en las reacciones alérgicas y asmáticas.

- Los bebés nacidos en invierno suelen presentar menor peso al nacer que los nacidos en los meses de verano.

- Se han observado más casos de muerte súbita del lactante en los bebés nacidos en meses fríos por el exceso de abrigo y ropa con que sus cuidadores les acuestan.

Pero no te preocupes, parece que según lo anterior si tu hijo nace en invierno va a tener más problemas que si lo hace en verano, pero esto no es cierto. Las altas temperaturas presentan otra clase de riesgos e incomodidades para los más pequeños. En cualquier caso, lo que debe hacerse es aprender a superar estos aparentes problemas.

* ¿Qué debe tener mi canastilla?

Estas son algunas de las prendas que no deben faltar en la canastilla del bebé que va a vivir sus primeros días de vida en pleno invierno.

- Un buzo. Los hay con manoplas y con forma de saco, e incluso de piezas desmontables en función de la temperatura.
- Saquito para dormir.
- Gorrito.
- Bufanda.
- Manta de algodón.
- Toquilla.
- Bodies de manga larga.
- Pijamas de manga larga.
- Camisetas.
- Patucos.
- Calcetines.
- Algún conjunto de algodón para estar en casa cuando la calefacción esté muy alta.
- Una capota para la sillita de plástico para la lluvia y el viento.

* ¿Cuándo puedo salir de casa?

En invierno podemos encontrar muchos días realmente desapacibles, de frío, lluvia, viento… Pero con la adecuada protección no habrá ningún problema para que puedas dar algún paseo, que siempre será mejor que estar todo el día encerrados en casa.

A no ser que las condiciones sean realmente adversas: temperaturas bajo cero, lluvia o viento muy fuertes… nada desaconseja un buen paseo. El frío no es el mayor enemigo del bebé, sino los cambios bruscos y frecuentes de temperatura. Por eso debes vigilar sobre todo las salidas de un lugar cálido a la calle. Evita las primeras y las últimas horas del día, cuando las temperaturas son más bajas.

No olvides la crema protectora para protegerle del sol y del efecto deshidratador del aire

* ¿Cuánta ropa?

La eterna pregunta para la cual no existe una única respuesta. Evalúa sobre la marcha las condiciones del día, pero lo normal es que en invierno con un gorro, unas manoplas y un buzo sea suficiente. No olvides la crema protectora para protegerle del sol y del efecto deshidratador del aire. Y al llegar a casa, aunque tengas que despertarle, quítale toda la ropa de abrigo.

La tendencia más habitual es la de abrigar en exceso al niño. Ten en cuenta que un niño a partir de los 4 kilos de peso, es capaz de regular su temperatura corporal con normalidad cuando las condiciones ambientales son propicias (temperatura exterior de 20 grados). Otro caso es el de los prematuros y bebés de menos de 4 kilos de peso. Recuerda que por tener poca grasa corporal son más vulnerables al frío, pero también al exceso de calor. Un exceso de abrigo puede ser contraproducente.

* ¿Cómo sé si tiene frío o calor?

Indudablemente por su estado general. Si está calmado, en reposo, tranquilo o por el contrario se muestra inquieto, y llora, uno de los motivos puede ser un desequilibrio térmico.

Signos como el color de la piel, el sudor, o ciertas partes del cuerpo frías o calientes, como las manos, pueden conducirnos a un equívoco. Comprueba la temperatura de la nuca y el cuello.

* ¿Y cuándo nos quedemos en casa?

Entre 20 y 22 grados centígrados es lo que los especialistas denominan “temperatura de confort”, tanto para los adultos como para los niños. Durante el día, bajo el abrigo de la ropa de cama, se puede bajar hasta los 18 grados.

Una temperatura demasiado elevada es perjudicial para el bebé, le resecará las mucosas y la piel. No todas las casa disponen de un termostato para regular la temperatura a nuestro antojo. En ese caso, si observas que hace excesivo calor en la habitación del bebé sólo te queda cerrar un poco los radiadores o abrir las ventanas y ventilar.

* Consejos para que tu bebé esté calentito

- Si en casa el ambiente es muy seco debido al efecto de la calefacción, puedes probar con un humidificador. Pero vigila el tiempo de empleo y mantenlo siempre muy limpio para evitar la propagación de hongos y ácaros. Otra solución es colgar recipientes con agua de los radiadores.

- A la hora de vestirle hazlo siempre por partes, para que el bebé no se quede desnudo más de lo necesario.

- Coloca su toalla sobre el radiador para que este calentita cuando le saques del baño (también el pijama). Vigila que no esté demasiado caliente.

- Si tu baño es de los heladores, prueba a calentarlo antes de bañar al niño con un radiador o un calefactor.

- Uno de los mejores calefactores que existen para proporcionar calor rápido y eficaz al bebé es tu propio cuerpo.

No olvides consultar con tu pediatra si tienes alguna duda sobre este tema o cualquier otro sobre la salud de tu hijo.

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás