martes, 11 de septiembre de 2007

Madres primerizas suelen tener sueños perturbadores


Después de dar a luz, las mujeres comúnmente experimentan sueños perturbadores en los que sus bebés corren peligro, demostró un estudio.

En un tipo particular de sueño, la madre se representaría buscando desesperadamente a su hijo perdido en la cama, desarmando las sábanas, y a veces despertando a su marido y llorando y gritando "advirtiendo que el bebé está perdido en algún lugar de la cama".

La intensidad de la vivencia de este sueño llamado "bebé en la cama" (BIB por su sigla en inglés) "frecuentemente alcanza proporciones alucinatorias", dijo a Reuters Health el doctor Tore Nielsen, autor del estudio.

"Estos sueños parecen ser reacciones comunes a la situación potencialmente movilizadora de la nueva maternidad, en particular a la combinación de sueño constantemente interrumpido y las enormes presiones de la responsabilidad materna", agregó el experto.

Nielsen y la coinvestigadora Tyna Paquette, del Centro de Investigación del Sueño del Hospital Sacre-Coeur en Montreal, Canadá, analizaron las conductas de sueño de 202 mujeres que habían dado a luz recientemente, 50 embarazadas y 21 "controles" que no estaban esperando un hijo ni tenían uno.

La mayoría de las mujeres de los tres grupos recordaban haber tenido sueños, informaron los investigadores en la última edición de la revista Sleep.

Las mujeres en gestación y las que recién habían dado a luz eran igualmente propensas a recordar sueños y pesadillas con sus bebés, pero más participantes con recién nacidos indicaron que sus sueños estaban plagados de ansiedad (el 75 por ciento) y que veían a sus niños en problemas (el 73 por ciento) que las embarazadas (el 59 y del 42 por ciento, respectivamente).

Más madres con hijos recién nacidos (el 63 por ciento) que mujeres que aún no habían dado a luz (el 40 por ciento) informaron haber exteriorizado sus sueños, moviéndose en la cama, hablando o expresando emociones.

El 56 por ciento de las mujeres que no estaban embarazadas ni tenían hijos también dijeron que habían actuado durante sus sueños. Nielsen señaló que un porcentaje pequeño de padres también manifestó tener conductas relacionadas con sueños sobre sus recién nacidos.

La conducta de expresar emociones del sueño, "que nunca se había estudiado en adultos antes, es sorprendentemente común", dijo Nielsen a Reuters Health.

"La forma más común de expresar emociones fue el llanto durante el sueño. Las mujeres frecuentemente se despertaban con lágrimas en su mejillas o la almohada mojada", agregó el autor.

Los cambios físicos, hormonales y emocionales que rodean al embarazo y el nacimiento del primer hijo jugarían un rol clave en los sueños vinculados con los bebés y las conductas relacionadas en las madres primerizas y las futuras mamás, concluyeron los expertos.

www.buenasalud.com

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás