miércoles, 3 de octubre de 2007

Niveles bajos de colesterol materno aumentan los partos prematuros


Mantener el colesterol dentro de los parámetros considerados normales es muy importante para las embarazadas por múltiples razones. Un estudio ha revelado que tenerlo bajo predispone a que el bebé nazca prematuro, hecho que puede llevar complicaciones.

Si hay algo que provoque confusión en los pacientes eso es el colesterol. Tenerlo alto es nocivo pero tampoco es recomendable tenerlo bajo, al menos el colesterol bueno, pero el malo hay que controlarlo porque puede causar problemas. Un galimatías difícil de entender.

Lo cierto es que el colesterol es una molécula esencial para el organismo, que desempeña multitud de funciones. Forma parte de las membranas celulares y es precursor de muchas hormonas, de la vitamina D y de las sales biliares. Durante el embarazo tiene especial relevancia ya que interviene en la implantación, el desarrollo placentario y en el del feto.

La alteración de los niveles de colesterol materno se ha observado en algunas patologías como la preclampsia, la diabetes gestacional o cambios en el transporte placentario.

En el último número de la revista 'Pediatrics', científicos de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH) presentan un trabajo en el que analizan la relación entre la hipocolesterolemia materna (niveles bajos de este lípido) y los partos prematuros, un fenómeno asociado con la aparición de complicaciones obstétricas.

Niños con menos de 37 semanas

Estudios anteriores han determinado que las mujeres con el colesterol alto tienen más riesgo de parir antes de forma prematura (antes de la semana 37) y, dadas las importantes funciones de esta molécula, el objetivo era comprobar si su escasez provocaba problemas similares.

"Basándonos en los hallazgos preliminares, parece que tener el colesterol muy bajo es tan malo como tenerlo alto durante el embarazo", señala Max Muenke, director del estudio.

Los resultados obtenidos de un grupo de 1.058 mujeres y sus hijos mostraron un incremento de los partos prematuros en aquellas cuyos niveles de colesterol eran inferiores a los valores normales (menos de 159 mg/dl), con una incidencia del 21%. Por el contrario, entre el grupo control –con una colesterolemia entre 159 y 261 mg/dl-, la incidencia fue del 5%.

El estudio también corroboró la asociación entre la hipercolesterolemia materna y un mayor riesgo de prematuridad, con una tasa del 12%. Una curiosidad de esta investigación es que estos vínculos sólo se detectaron en mujeres de raza blanca. El colesterol no provocó aparentemente ningún efecto en las madres afroamericanas.

"La cantidad correcta de colesterol es esencial para tener una buena salud, tanto antes como después del embarazo", explica Muenke. "Durante la gestación, el colesterol es crítico para la placenta y el feto, incluyendo su cerebro".

Dado lo preliminar de los resultados, los autores recomiendan realizar más estudios sobre el tema. "De momento, el mejor consejo que podemos dar a las embarazadas es que sigan los consejos de sus médicos sobre dieta y ejercicio", concluyen.

www.elmundo.es

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás