martes, 20 de noviembre de 2007

Conozca por dentro una sala de parto


Llegó la hora. Las contracciones se repiten y su intensidad aumenta progresivamente. El dolor invade el cuerpo como premonición del nacimiento del bebé. El parto es inminente. Aunque la mayoría de mujeres embarazadas conoce, en teoría, el proceso del trabajo de parto, muy pocas saben cómo es la sala donde tendrán a su hijo. Por eso, la invitamos a dar un tour para que observe el lugar en el cual dará a luz.

Inicio

Prenda las alarmas. Si comienza a sentir un dolor simultáneo en la parte baja del abdomen (haga de cuenta un cólico) y en la cintura, que gradualmente se va intensificando y se presenta en intervalos más cortos, es momento de tomar las maletas y dirigirse a la clínica que usted eligió para el nacimiento de su hijo.

No olvide llevar una muda de ropa para el bebé y usted, un paquete de pañales de recién nacido, cobertor para el pequeño, artículos de aseo personal y pañales para adulto.

También debe alistar todos los exámenes de laboratorio y ecografías del embarazo.
A su ingreso a la institución, un especialista la examina para saber el grado de dilatación de su cuello uterino, que al final del proceso debe llegar a los 10 centímetros. Si tiene entre tres y cuatro contracciones regulares, la dejan hospitalizada.

Luego le administran suero intravenoso y la llevan al área de trabajo de parto. Allí estará monitoreada permanentemente. Este puede durar entre ocho y 10 horas en una madre primeriza.

Nudo

Cuando ya ha terminado el proceso de dilatación y aparece el pujo, las enfermeras la trasladan a la sala de parto y la preparan para dar a luz. El ginecoobstetra asiste el nacimiento y si lo considera necesario, hace una episiotomía para facilitar la salida del pequeño. Recibe al recién nacido, le corta el cordón umbilical y se lo entrega al pediatra. Después, usted tendrá que expulsar la placenta y el médico verificará que no queden restos de esta dentro del útero y procede a coser la zona donde efectuó el corte (episiotomía) o se presentó un desgarro de tejido, que algunas veces sucede.

Desenlace

Al nacer el bebé, el pediatra lo limpia, lo pesa y le practica el test de Apgar y Ballard. Posteriormente lo viste y se lo muestra a los padres. Si todo sale bien, se reunirá con usted en la habitación para que comience a contemplarlo, besarlo y alimentarlo.

Felicitaciones. Ya es madre.

A partir de ahora, empiece a disfrutar la maternidad.


Por Andrea Linares G. y Juan David Cárdenas P.
Redactores de ABC del bebé.
Fotos: Milton Díaz. Locación: Clínica El Country.

www.abcdelbebe.com

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás