martes, 13 de noviembre de 2007

El ginecólogo Michel Odent advierte en Jarrio de que las cesáreas acortan la lactancia


El experto destaca que en China y en Iberoamérica ya no se registran partos vaginales, lo cual ha variado la alimentación de los bebés


El doctor y obstetra Michel Odent desgranó ayer en Jarrio, en el marco de la Semana mundial de la lactancia materna, las consecuencias negativas sobre la lactancia materna que traen consigo los partos mediante cesárea. Odent no dudó en afirmar que los partos por cesárea reducen el período de lactancia materna y que ésta es la explicación por la cual, en todo el mundo, se ha reducido notablemente el período de lactancia de los bebés. Cuando una mujer da a luz a un niño mediante parto vaginal segrega una alta cantidad de hormonas que estimulan las glándulas mamarias y la producción de leche; sin embargo, este proceso no se produce cuando el parto se desarrolla mediante cesárea o cuando la madre se ve sometida a tratamientos mediante oxitocina.

El número de mujeres que dan a luz a sus bebés mediante parto natural es cada vez menor, lo cual está derivando en una lactancia cada vez más reducida y en un cambio sustancial de los métodos de alimentación tradicionales.

Michel Odent explicó que ya hay países en los que no se dan partos vaginales, como ocurre en China y en Iberoamérica, donde todos los partos se desarrollan mediante cesárea. En estos países existen niveles muy bajos en cuanto a número de lactantes. Michel Odent también reivindicó la importancia que tiene para la mujer el volver a un parto «tranquilo, en silencio y bajo una luz tenue; hay que redescubrir la importancia del silencio», manifestó el experto.
Pensar a largo plazo
Las cifras que se barajan en la actualidad apuntan a que la cesárea está comenzando a verse como el método más natural de dar a luz un hijo; por ello, como ayer defendió Michel Odent, es necesario «aprender a pensar a largo plazo, pues vivimos en una sociedad donde la mujer tiene cada vez más complicado el segregar hormonas».

En contra de la apuesta masiva por el parto mediante cesárea de las mujeres chinas e iberoamericanas, ayer unas cuarenta madres se reunieron en el Hospital de Jarrio para apoyar la lactancia materna, una forma natural de alimentar a los recién nacidos por la que optaron cuando dieron a luz este año.

El Hospital de Jarrio celebró una vez más la semana de la lactancia como homenaje a todas las madres que han dado a luz en este centro entre octubre de 2006 y octubre de 2007 y que han optado por amamantar a sus hijos.

Este centro hospitalario cuenta desde el año 2000 con el sello «Amigo de los niños», por su constante esfuerzo en el desarrollo y apoyo de conductas que favorecen el crecimiento sano del bebé, como es el apoyo a la lactancia materna.

www.lne.es

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás