jueves, 10 de enero de 2008

Recomiendan demorar el parto tanto como se pueda


Varios especialistas indicaron que los nacimientos prematuros son la principal causa de malformaciones en el niño y riesgo de muerte perinatal. Consejos para que la embarazada sepa si el bebé nacerá antes de lo previsto


Un grupo de especialistas argentinos reconocidos por su experiencia en la atención de embarazos de alto riesgo, redactaron el documento del consenso sobre Parto pretérmino para unificar criterios clínicos sobre cómo prevenir y tratar un parto antes de término.

El objetivo principal del consenso es demorar el nacimiento tanto como lo permita la seguridad del bebe.

En el mundo, el nacimiento prematuro es la causa principal de mortalidad perinatal y de malformaciones congénitas.

Para dar un ejemplo en la Argentina, cada año nacen unos 70.000 bebes entre la 22 y 37 semanas de gestación, lo que representa entre el 10 y el 12% de los partos totales.
Pero uno de cada 10 bebes pretérmino son muy prematuros, es decir que nacen con menos de 28 semanas de gestación.

La organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado que se defina al nacimiento pretérmino como aquella edad gestacional menor a 37 semanas completas de embarazo o menos de 259 días desde el primer día del último período menstrual.

La principal consecuencia del nacimiento pretérmino es la prematuridad del bebé, lo que ocasiona mayor riesgo de mortalidad y de enfermedades del recién nacido. Esto es debido principalmente a la inmadurez pulmonar y a la posibilidad de hemorragias cerebrales. Cuanto menor sea la edad gestacional al momento del parto más peligroso es para el recién nacido.

Debido al aumento de supervivencia de niños con un extremado bajo peso durante los últimos diez años, el potencial para severas discapacidades a largo plazo en estos infantes también ha aumentado. En este contexto, el bajo peso de nacimiento es la causa más importante y determinante de una parálisis cerebral. La severidad de la discapacidad de un niño dependerá de muchos factores incluyendo la edad gestacional al nacer y el tipo de discapacidad.

El tratamiento consensuado

Si bien, la presencia de contracciones no siempre es indicativo de que el parto es inminente, se deberá tener especial atención a la frecuencia y duración de las mismas a modo de consultar con el profesional correspondiente para que éste evalúe, según cada caso en particular, la necesidad de reposo, estudios complementarios ó en su defecto la alternativa terapéutica que corresponda para cada caso.

Para ello, un grupo de expertos revisó los efectos y las indicaciones de las distintas medicaciones disponibles para reducir las contracciones uterinas.

El fármaco que los especialistas establecieron como la primera opción terapéutica es el atosiban una droga que inhibe la acción de la hormona oxitocina y cesa las contracciones sin efectos secundarios para la mamá ni el bebé.

El atosiban es una droga nueva e innovadora que permite al inhibir las contracciones, trasladar a la mamá a un centro de atención con recursos neonatológicos adecuados para garantizar la sobrevida del bebé.

El desarrollo de atosiban, se basó en la producción de un compuesto nuevo que imita los procesos normales y fisiológicos con alta especificidad para el útero, siendo un fármaco específico para ese órgano, lo que explica la escasez de efectos colaterales.

El innovador y diferente mecanismo de acción de atosiban, proporciona un nuevo enfoque terapéutico al tratamiento del parto prematuro, con un perfil de seguridad superior y una alternativa eficaz.

Una mujer embarazada debe saber

Generalmente el parto prematuro no es doloroso y algunos de los síntomas que una mujer embarazada debe tener en cuenta son los siguientes:

Contracciones uterinas regulares, con o sin dolor.
Sensación de presión pelviana (siente que el niño empuja hacia abajo o se siente pesada).
Dolor de espalda o en las caderas y vientre tipo menstruación.
Cambios en la secreción vaginal. Cólicos abdominales (con o sin ganas de pujar).

Amenaza de parto prematuro: cómo detectarlo

Algunos síntomas avisan de un posible parto antes de tiempo.

Abortos previos o partos pretérminos previos.
Hábito tabáquico (más de 10 cigarrillos por día).
Anomalías uterinas, miomatosis o antecedente de conización.
Infecciones urinarias, sistémicas, vaginales o cervicales.
Edad materna menor de 18 años o avanzada.
Hemorragias, placenta previa.
Embarazo gemelar.
Trabajo duro y estresante.
Estado nutricional deficiente.

www.mamasybebes.com.ar

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás