jueves, 31 de enero de 2008

Volver Por Una Segunda Oportunidad


Cada cabeza es un mundo y todas las personas tienen distintas necesidades y a lo mejor, vacios que otros no pueden llenar.

Abandonar lo construido entre dos, terminar una relación sentimental de varios años, separarse de los hijos y emprender una vida nueva con otra pareja, son algunas de las vivencias que no sólo afectan a los implicados, sino a sus seres queridos.

En el momento en que el padre o la madre deciden dejar su hogar, quedan muchas incógnitas, un gran rompecabezas que para muchos no se puede armar.

Regresar es una de las opciones que los hijos y la pareja que se queda contempla desde el momento en que todo termina, pero esto muchas veces no se da.

Algunas personas terminan arrepintiéndose y vuelven a buscar aquello que dejaron. Otros llegan a pedir perdón a sus seres queridos o simplemente a saldar deudas del pasado.

Borrón y cuenta nueva: ‘Quiero regresar, ¿me aceptas?’

Albeiro Otero*, de 29 años, recuerda que en sus primeros años de vida sus padres se separaron porque su papá tenía problemas con el alcohol. Para él y su familia (mamá y hermana), crecer y mantenerse económicamente fue tarea que los llevó a ser más unidos, sin la necesidad de un padre.

Luego de 15 años de separación, su padre ha regresado y toda la familia finalmente lo perdonó. “Dejó el alcohol y está mejor. Nos pidió perdón y nosotros quisimos estar con él. Esperamos que todo vuelva a la normalidad y que seamos una familia unida para toda la vida”, explica Albeiro.

Caso contrario es el de Carolina Mendoza*, una mujer de 28 años que siempre ha vivido con su madre. Su padre las abandonó cuando ella tenía un año de nacida.

En todos estos años, su padre nunca respondió por ella y su mamá. Finalmente, su madre se volvió a casar y Carolina continúa sus estudios.

Para sorpresa de la madre e hija, el padre regresó, buscándolas y pidiendo una reconciliación. Desafortunadamente para él, las dos no acudieron a su llamado y distinta a la reacción de la familia de Albeiro, ellas descartan por completo regresar junto a él.

“El cariño y el respeto se ganan. Él no puede regresar a recoger algo que no cultivó, nuestro cariño. Además, mi madre está casada nuevamente y es una mujer feliz”, explica esta mujer.

Creencias que persisten

1. Muchas mujeres que fueron educadas con la creencia de que el matrimonio es para toda la vida y hasta la muerte, piensan que se deben a su marido. Así lo esperan y lo ven siempre como el jefe del hogar.

2. Algunas familias tradicionales mantienen la unión a pesar de los problemas que existen. Piensan en el qué dirán y viven de la apariencia para no generar comentarios entre sus conocidos.

3. El hombre tiene derecho de abandonar a su esposa e hijos. Puede regresar en el momento que deseé y la mujer debe aceptarlo.

4. Mantener relaciones sentimentales con personas distintas a la pareja, renueva los sentimientos y le pone ‘más sabor’ a la intimidad.

La voz de un experto

Todo por recuperar lo perdido

Maritza Gabriela Otero, psicóloga, explica que todos los seres humanos son distintos y a veces es complicado descifrar su mundo. “Por lo general regresan cuando ya están viejos y no han encontrado el amor o la estabilidad en ningún lugar”, comenta esta profesional.

El hecho de irse y dejar sus familias, sus hijos, a algunas personas, explica la psicóloga Otero, puede generarles remordimientos por creer que sus acciones están mal. “Esto los lleva a castigarse, a no estar contentos en ningún lugar y finalmente regresan a lo que en el fondo siempre consideraron su hogar”, añade esta experta.

Los asuntos pendientes del pasado por resolverse, también inciden. “Siempre que entablamos una relación generamos lazos de unión, temas en común y cuando se presenta algo como un abandono, quedan cosas por decir, preguntas por responder y un sentimiento de frustración por la situación”, agrega Gabriela Otero,

Dentro de toda esta situación, explica la psicóloga, es importante tener en cuenta la palabra ‘perdón’, muchas veces mal utilizada en medio de un conflicto familiar.

“Por lo general, nunca nos percatamos de las pequeñas heridas que terminan convirtiéndose en grandes resentimientos. Al final, la persona decide irse y abandonar un hogar por temor a enfrentar sus sentimientos y resolver sus preocupaciones”, expone esta especialista.

La pareja es la que toma la decisión de perdonar

La opinión de todos los miembros de la familia es importante, pero finalmente es más substancial lo que decide la pareja.

En algunos casos, cuando regresan ya los hijos son adultos y a pesar de que no estén de acuerdo, siempre van a respetar la opinión de la persona que haya cumplido el rol de padre y madre.

Cuando en el hogar se ha inculcado el respeto por la autoridad, generalmente las heridas de los hijos son internas y se manifiestan de manera inconsciente.

Estos hijos más adelante van a representar roles de padres muy entregados a su hogar, de manera que sus hijos no sufran lo que ellos sufrieron.

Perdonar y empezar de cero a veces cuesta

• Algunas personas logran reconciliarse con su ex pareja y empezar nuevamente su relación.

• Casi nunca sanan las heridas y quedan resentimientos con las parejas. Se logra sobrellevar la situación y vivir con apariencia.

• Cuando hay diálogo, entendimiento y un amor verdadero, se logra comprender a la pareja que alguna vez se fue y se valora más el hecho de su regreso.

• Si se han inculcado pautas de crianza a los hijos y el padre ausente decide regresar, éste debe mantener un rol bajo, ya que no cuenta con el respeto de los hijos.

• Algunas mujeres simplemente ocultan el abandono a los hijos, diciéndoles que su papá no está, pero que vive pendiente de ellos y que les manda razones todo el tiempo.

Xiomara k. Montañez

www.vanguardia.com
www.mamasybebes.com.ar

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás