jueves, 7 de febrero de 2008

Informacion clasificada: Pañales !


Algunas recomendaciones para el cambio de pañal y cómo escogerlos según la edad del bebé, características de las deposiciones del pequeño. Una pequeña guía muy útil.

El cambio de pañales es una rutina poco agradable para la mayoría de los padres, especialmente cuando deben hacerlo cinco o seis veces al día.

El primer movimiento intestinal del recién nacido tiene lugar en los dos primeros días de vida. Sus heces contienen una sustancia denominada meconio, la cual es oscura, pegajosa y espesa, compuesta en gran parte por las células de la piel que el pequeño mudó y luego ingirió cuando estaba dentro del útero. En caso de que tu pequeño no haga del cuerpo en este lapso, hazlo saber al pediatra.

Las características de las deposiciones del niño cambian en los días siguientes. Si lo alimentas con leche materna, serán suaves y de color mostaza, mientras la apariencia de las de los alimentados con leche de fórmula serán más consistentes y oscuras, tal vez de color verdoso.

Cuando cumpla la semana de edad, defecará entre dos y cinco veces al día. A las dos semanas, será de ocho a diez veces, siempre y cuando le des seno. Al mes de vida, el bebé hará del cuerpo con menos frecuencia, sin importar cuánto coma. El número de deposiciones de los lactantes pasará a cuatro por día, mientras aquellos que reciben leche de fórmula defecarán dos veces o, en muy raros casos, una vez cada tres o cuatro días. Si alimentas a tu bebé con leche de fórmula y no tiene deposiciones durante más de cinco días, o si le das seno y deja de defecar por más de tres, consulta con el pediatra.

El bebé suele hacer del cuerpo mientras se alimenta. Cámbialo inmediatamente después de haber ensuciado el pañal para evitar cualquier irritación, ojalá sobre una superficie firme y segura.

Cuando cambies el pañal ten en cuenta lo siguiente:

• Ten a la mano todo lo que necesitas: toallas o paños húmedos, copos de algodón, agua tibia, almidón de maíz (en caso de sarpullido), pañal limpio y crema antipañalitis.

• Acuesta al bebé. Sostenlo de los talones, levántalo y retírale el pañal. Si se encuentra muy sucio, apoya la colita del bebé sobre la parte externa de éste (con el fin de que no ensucies otros elementos). Nunca lo cambies sobre una superficie fría.

• Limpia muy bien sus nalgas y sus genitales. Puedes utilizar un algodón o toalla húmeda. Los pañitos húmedos que venden en droguerías y supermercados deben utilizarse después de que el bebé cumpla el mes o los dos meses de edad. Busca una marca que no contenga alcohol.• Cuando cambies de pañal a tu pequeña, siempre límpiala de adelante hacia atrás para evitar infecciones. Si tienes un niño, asea muy bien su pene con un copo de algodón humedecido en agua tibia. Para la colita, efectúa el mismo procedimiento.

• Limpia el cordón umbilical con un copo de algodón húmedo (frótale un poco de alcohol o de isodine)

• Aplícale la crema antipañalitis, o el almidón de maíz en caso de que tu bebé ya tenga sarpullido o que su piel quede demasiado húmeda. No uses ácido bórico ni talco. El primero puede ser tóxico cuando se ingiere, y el segundo, al ser inhalado, puede causar pulmonía (además es carcinógeno).

• Levántalo de los talones, ponle el pañal limpio y asegúralo. Dobla hacia abajo el extremo superior del pañal para que no entre en contacto con el cordón umbilical.


Cómo escoger los pañales

A medida que tu bebé crece, el tamaño y estilo de los pañales se modifica según sus necesidades.
Recién nacidos. Trata de seleccionar pañales elásticos que se acomoden al rápido crecimiento del bebé. Para sus primeros meses, son convenientes los que en su parte superior tienen forma de U, para que no aprisionen el cordón umbilical.

De 5 a 8 meses. La introducción de sólidos en su dieta significa más deposiciones, por lo cual es clave un pañal que se ajuste muy bien a la colita del bebé, que no deje espacios ni aberturas. A esta edad, la mayoría de los infantes duermen durante toda la noche. Es conveniente que le compres un pañal superabsorbente, diseñado para que resista muchas horas.

De 9 a 24 meses. Tu bebé ya camina y requiere para su movilidad pañales elásticos con tiras que sujeten con fuerza. Cámbialo con frecuencia para evitar la pañalitis.

24 meses o más. Es hora de comenzar a usar el inodoro.

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás