martes, 3 de marzo de 2009

Más que "baby blues"


Ayudar a las madres a superar la depresión es importante para el desarrollo de sus hijos

Pocos días después de que naciera su hijo, cuenta Diana Ferranti, una mamá de Anti-och, "me dí cuenta de que algo andaba mal". Se sentía ansiosa, desesperada. "Tenía dificultades; todo me parecía difícil". Pidió una visita a domicilio de una consejera de lactancia. "Su hijo está alimentándose bien", dijo la visitante, "pero quiero que lea este folleto". Se trataba de un folleto sobre depresión post-parto (PPD, según sus iniciales en inglés) y describía la manera en que Ferranti estaba sintiéndose.

Ferranti llamó al número en el folleto y se puso en contacto con la organización Postpartum Health Alliance (Alianza para la Salud en el Postparto), la cual le ayudó a encontrar terapia y apoyo. Hoy, ocho años más tarde, dice Ferranti: "Muchas cosas buenas surgieron como resultado de eso. Aprendí a cuidarme y a entender que es bueno dejar que los papás tengan un papel importante. Me dí cuenta de que no necesitaba ser la Mujer Maravilla".

Otra mamá primeriza, Teena Abu Hamdeh, pasó por "dos semanas en el infierno" hasta que la asistente de Kaiser del programa "Welcome Home Baby" (Bienven-ido a Casa, Bebé) la visitara tras el nacimiento de su hijo. A Abu Hamdeh le aterrorizaba sostener a su bebé a causa de "molestos pensamientos"-visiones de que podía llegar a hacerle daño a su bebé.

La asistente de Kaiser le explicó que ese tipo de pensamientos constituían otro tipo de alteración de la salud en el post-parto. Abu Hamdeh comenzó con terapia y medicación de inmediato y tras un par de meses comenzó a disfrutar de su hijo y a acercarse más a él.

Sufriendo sola

Ferranti y Abu Hamdeh fueron afortunadas: comprensivos visitadores a domicilio que contaban con el conocimiento adecuado las pusieron en contacto con la ayuda que necesitaban. Aunque la depresión post-parto es muy común (afectando de un 10 a un 20 por ciento de las nuevas madres) los expertos indican que la mayoría de las mujeres atraviesan este período solas.

Pero el tratamiento es importante, dice el Dr. Ronald Soderquist, cuyo práctica médica de Westlake se especializa en PPD. De las madres que sufren PPD, "un cuarenta por ciento aún sufrirá de depresión un año más tarde si no obtienen tratamiento". Esto es un problema no sólo para las madres, sino también para sus hijos.

Efecto sobre los niños

"A menudo la depresión de los padres les hace imposible responder a las indicaciones más básicas del niño-llanto, hambre", explica Kadija Johns-ton, del Programa Bebé/Padre de UCSF. El niño puede comenzar a sentirse "impotente en que no causa impacto alguno en su entorno". Algunos bebés dejan de expresar sus necesidades; otros se vuelven muy exigentes.

"Cuanto más tiempo una mamá se encuentra deprimida, más importante es el impacto sobre el niño", dice Pec Indman, coautor de Beyond the Blues ("Más que tristeza"), un libro sobre PPD. Indman agrega que la depresión de una madre puede afectar el desarrollo del lenguaje o del cerebro de un niño, cuando aquella se encuentra demasiado deprimida como para jugar con el bebé o responder a sus balbuceos. Cuando las madres padecen de depresión, los niños de cualquier edad tienen más probabilidades de sufrir de problemas de comportamiento o de aprendizaje.

Estigma y vergüenza

Si PPD es tan común y su tratamiento tan importante, ¿por qué la mayoría de las madres lo padecen solas? "Nuestra cultura no está en sintonía con los problemas que atraviesan las madres", dice Soderquist. "La gente piensa: 'si tus hijos están saludables, simplemente tienes que estar agradecida'. Se las culpa si no son felices".

A menudo "las madres no se dan cuenta [de que están deprimidas] hasta que salen de la depresión", dice Sue Jensen, enfermera registrada de Child Care Health Line. Asimismo, puede ser que la madre tenga temor del "estigma" si admite que padece un problema de salud mental, dice Johnston.

Tratamiento

El tratamiento para la depresión post-parto, dice Soderquist, puede consistir en "una combinación de medicamentos antidepresivos y terapia. Algunas veces [PPD es] una combinación de problemas hormonales y de relación. Un nuevo bebé puede agregar estrés a la relación de una pareja. La depresión es muy común en las madres de niños pequeños; así, las madres que trabajan fuera del hogar en general se sienten más felices, porque tienen un respiro. Quedarse en casa con niños pequeños puede ser [una experiencia] solitaria, aburrida y estresante".

"Los médicos no debieran asumir que se trata sólo de algo bioquímico", agrega Soderquist. "Algunas veces los antidepresivos no son necesarios".

¿Quién puede ofrecer ayuda?

Vistadores a domicilio


Al igual que en muchas comisiones del programa First Five ("Los primeros cinco", Prop. 10), First Five del condado de Alameda ofrece a las madres recientes hasta tres visitas a domicilio de una enfermera del sistema de salud pública. En los cuatro hospitales que participan del programa, dice Deborah Bremond, directora de Servicios de Apoyo Familiar, el 97 por ciento de las nuevas madres acepta.

Si la enfermera visitante percibe signos de depresión, en la próxima visita lleva también a un especialista de salud mental. El especialista observa la interacción entre madre e hijo (la sensibilidad de la madre y la respuesta del bebé)-y recomienda tratamiento si es necesario.

Por ahora, dice Bremond, los fondos de First Five pueden pagar por las visitas a domicilio; sin embargo, agrega, le preocupa el efecto de los recortes presupuestarios sobre este tipo de programas de prevención y sobre los recursos para tratamiento.

Pediatras

"El papel del pediatra va más allá que la atención del niño y nada más", dice el pediatra de San Diego Richard Walls. "Quien aboga por el niño aboga también por sus padres". Los pediatras debieran "controlar la salud mental de la persona a cargo del cuidado primario del bebé; la mamá representa una parte muy importante en el entorno del bebé", dice Shoshana Bennett, psicóloga y presidenta de Postpartum Health Alliance para California.

Los pediatras pueden sentir que no es su papel, pero "los médicos tienen que saber que las mujeres se sienten confortadas y agradecidas si al doctor le importa cómo se están sintiendo", dice el Dr. Ronald Soderquist, quien atiende a pacientes con PPD. Soderquist sugiere que los pediatras usen un breve cuestionario para evaluar a todas las nuevas mamás y comprobar si sufren de depresión. Walls, por otro lado, dice que los médicos han de orientar las preguntas a cada familia en particular: la clave es crear una atmósfera en la que la madre se sienta lo suficientemente cómoda como para abrirse.

Las oficinas de los pediatras también pueden contribuir colocando información sobre PPD en sus consultorios, especialmente sobre el acceso a terapia y otros recursos.

Proveedores de cuidado infantil

Los proveedores de cuidado infantil son "con toda probabilidad los que se encuentran en la mejor posición para identificarse con los padres y ofrecerles referencias", dice Kadija Johnston, directora del proyecto de Consultores del Cuidado de Día del Programa Bebé/Padre de UCSF. Pero los proveedores deben tener cuidado de hacer que la madre no se sienta atacada en su manera de cuidar al bebé, advierte Bennett.

Habida cuenta que la depresión de los padres es difícil para los niños, "muchos padres con depresión reciben críticas de los proveedores de cuidado infantil y de la comunidad en general", dice Sue Jensen, enfermera registrada de Child Care Health Line. Es mucho más probable que un proveedor de cuidado infantil pueda ayudar si "siente empatía en vez de criticismo y enojo", dice Johnston.

Bennett recomienda preguntas neutrales tales como ¿"Puede dormir de noche cuando el bebé está durmiendo?", o incluso preguntas tan simples como ¿Cómo se ha estado sintiendo?" Una de las cosas más importantes que el proveedor puede hacer, dice Jensen, es colocar literatura a disposición de los padres describiendo qué es la depresión y ofrecer información sobre dónde conseguir ayuda.

Por Marissa Brownell
http://www.4children.org/news/903moths.htm

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás