domingo, 19 de abril de 2009

Hemorragia Nasal y Embarazo


Un día cualquiera, usted está simplemente caminando por la calle cuando de repente nota que su nariz comienza a sangrar. ¡Trata de parar el flujo de sangre, pero al día siguiente, su nariz comienza a sangrar nuevamente!. Bien, ahora que está embarazada, deberá comenzar a acostumbrarse a esas hemorragias nasales repentinas. Las hemorragias nasales frecuentes son síntomas del embarazo muy comunes, y a pesar de que estas hemorragias pueden llegar a ser bastante molestas, casi siempre, son absolutamente inofensivas.

¿Qué son las Hemorragias Nasales?

Por lo general, todos nosotros en algún momento hemos padecido alguna hemorragia nasal, y las mismas usualmente aparecen en los momentos menos oportunos – cuando está dando un discurso, realizando un exámen escrito, o realizando una presentación en el trabajo. Las hemorragias nasales son sólo esos – hemorragias provenientes de su nariz. Típicamente duran hasta diez minutos, pero a veces pueden convertirse en crónicas, particularmente si se suena la nariz con demasiada frecuencia o si tiene fosas nasales muy secas.

Típicamente, las hemorragias nasales comienzan en el septum nasal y el hueso frontal o en la parte posterior de la cabidad nasal. Muchas personas tienen hemorragias nasales y ni siquiera las notan, excepto cuando se soplan la nariz. A veces, las hemorragias nasales pueden llegar a ser bastante perceptibles, y por ello puede llegar a terminar con un chorro de sangre corriendo por su rostro.

¿Cuáles son los Factores Causantes de Hemorragias Nasales Durante el Embarazo?

Los factores causantes de las hemorragias nasales usualmente dependen de cada persona, pero parece que las mujeres embarazadas experimentan una mayor cantidad de hemorragias nasales que lo usual. Las hemorragias nasales causadas por el embarazo son probablemente el resultado del incremento del flujo sanguíneo. Las mujeres embarazadas realmente poseen de un 30% a un 50% más de circulación sanguínea en su organismo de la que normalmente deberían tener. Esta sangre es necesaria para mantener a la placenta y al bebé saludables.

A medida que los niveles de ciertas hormonas, tales como el estrógeno y la progesterona aumentan durante el embarazo, lo mismo sucede con el flujo de sangre. Usted podría notar que se está sonando la nariz con más frecuencia que lo normal y que sus pechos están mucho más sensibles. Todos estos problemas son provocados por el incremento en el flujo sanguíneo. Dicho incremento también es una de las principales razones causantes de las hemorragias nasales debido a que el mismo aplica presión sobre las membranas mucosas de su nariz. En ocasiones, estos vasos no pueden soportar esta presión y, como consecuencia de ello, se rompen.

Síntomas

El síntoma más obvio de las hemorragias nasales es el sangrado nasal. Pero existen otros síntomas que podrían indicar que está por experimentar una hemorragia nasal:

Dolores de cabeza provocados por la sinusitis (el incremento del flujo sanguíneo podría causar congestión nasal, provocando bloqueos en los senos nasales).
Nariz seca o con poca ventilación.
Picazón en la nariz.
Estornudos excesivos o soplarse la nariz con demasiada frecuencia.

Factores que Exacerban las Hemorragias Nasales

Las hemorragias nasales son desencadenadas por ciertos factores, particularmente por tener la nariz tapada crónicamente. Fumar y beber alcohol también podrían ser factores causantes de hemorragias nasales, debido a que los mismos provocan que los vasos sanguíneos se irriten y se rompan. La carencia de Vitamina C, una probada fuente reforzadora de tejidos, también podría estar involucrada en el padecimiento de hemorragias nasales durante el embarazo.

Complicaciones Provocadas por las Hemorragias Nasales

La mayor parte de las mujeres embarazadas que experimentan hemorragias nasales no deberían preocuparse por los efectos colaterales adversos, ya sea por lo que los mismos podrían implicar para ellas o para sus bebés. Usualmente, la cantidad de sangre perdida es demasiado poca como para preocuparse. Raras veces, algunas mujeres pueden llegar a perder mucha sangre cada vez que experimentan hemorragias nasales durante el embarazo. Ésto podría provocar debilidad, desvanecimientos, e incluso la necesidad de aplicarse transfusiones de sangre. Si estuviera perdiendo mucha sangre a causa de las hemorragias nasales, diríjase a la sala de emergencia más cercana a su domicilio sin perder tiempo. Los doctores intentarán detener el sangrado. Ellos podrían:

Tratar de contraer los vasos sanguíneos de su nariz.
Cauterizar los vasos sanguíneos dañados mediante el uso de ciertos químicos.
Llenar su nariz con gasa.
Operarla, si la hemorragia fuera muy severa.

Cómo Detener las Hemorragias Nasales

Cuando experimente una hemorrragia nasal, es realmente importante que intente frenar el flujo de sangre. Siga estos simples pasos para poder detener las hemorragias nasales:

Siéntese.
Inclínese hacia atrás y mantenga su cabeza en un nivel más alto que el de su corazón.
Presione su nariz firmemente, justo por debajo del puente nasal.
Manténgala presionada por al menos diez minutos.
No libere la presión hasta que hayan pasado los diez minutos – de esta forma frenará el proceso de coagulación.
Si tuviera un poco de hielo, colóquese una bolsa con hielo sobre su nariz – ésto contribuirá a que los vasos sanguíneos se contraigan.
No se recueste ni incline su cabeza hacia atrás – ésto podría causar que trague la sangre, lo cual podría provocarle náuseas y vómitos.
Una vez que el sangrado se haya detenido, trate de no sonarse la nariz por al menos 12 horas.

Prevención

Si descubriera que sus hemorragias nasales son particularmente molestas, intente poner en práctica alguno de estos rápidos recursos para prevenciones futuras:

¡No se urgue la nariz!.
Intente soplarse la nariz muy suavemente.
Cuando estornude, mantenga su boca abierta para liberar la presión ejercida sobre sus fosas nasales.
Compre un humidificador para su casa o para su oficina, a fin de mantener el aire congelado y húmedo.
Colóquese vaselina o gotas de solución salina en su nariz para mantener las membranas mucosas humectadas.
Beba mucho líquido, especialmente agua.
Consuma mucha Vitamina C, ya que la misma ayudará a mejorar la cicatrización de los tejidos.

Desde Pregnancy en español

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás