lunes, 8 de junio de 2009

Calendario del embarazo: Semana 23



El desarrollo de tu bebé

Si bien ya comienza a acumularse grasa en el cuerpo del bebé, la piel todavía está floja, lo que le da al bebé un aspecto arrugado. La rutina de ejercicios diarios del bebé incluye mover los músculos de los dedos de las manos y los pies, de los brazos y las piernas regularmente. Como consecuencia de esto, es posible que sientas movimientos más bruscos.

Ahora tu bebé pesa un poco más de 1 libra (454 gramos). Si en esta semana se iniciara el trabajo de parto prematuro y naciera el bebé, éste podría sobrevivir con la ayuda de asistencia médica experta, pero el niño podría quedar con problemas de salud permanentes desde leves hasta graves. Con el avance de la investigación y el conocimiento en este campo de la medicina fetal, el pronóstico a largo plazo de los bebés prematuros mejora año tras año.

Seguramente él o ella ya podrá sentir tus movimientos. ¡Sí, los tuyos! Seguro que le encanta si pones música y das unos pasitos de salsa o de cumbia.

Tu cuerpo

Puede ser que notes una ligera hinchazón, especialmente en pies y tobillos. Esto se llama "edema" y se debe a que los cambios en la sangre hacen que los tejidos retengan más líquido. El edema suele empeorar al final del día y en verano. Cuando tu bebé nazca, eliminarás ese exceso de líquido. Por eso es normal orinar más y sudar mucho los días después del parto.

Cuanto más se acerque a la fecha establecida de parto, más difícil te será dormir. La ansiedad, la necesidad frecuente de orinar, la acidez, los calambres en las piernas y el malestar general se pueden traducir en poco descanso durante las noches para la mujer embarazada. Pero la salud de su bebé y la tuya dependen de que descanses lo necesario. Prueba darte un baño de agua tibia, escuchar una música o leer un libro que la relaje, o beber una infusión que te ayude a prepararte para dormir.

Muchos médicos recomiendan a las mujeres embarazadas dormir de costado, en vez de espalda o boca abajo, para no interrumpir el flujo sanguíneo hacia la placenta. Si estas posiciones te resultan incómodas, prueba colocar una almohada entre las rodillas para aliviar la presión de su peso al dormir de costado.

La deshidratación puede disfrazarse de hambre y puede que comas en lugar de beber. Cuanto más clara sea tu orina, mejor. Una orina de color amarillo oscuro indica que debes beber más agua.

Si te cuidas, también estás cuidando de tu bebé. Es importante prestar atención a tu cuerpo, ya que quizás te esté diciendo a gritos que necesitas comer, beber o descansar. ¡Hazle caso! No te olvides de evitar ciertos alimentos como:

• Ceviche o sushi
• Ensaladas empacadas, prelavadas
• Carne cruda o poco hecha

Desde | K.H

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás