miércoles, 1 de julio de 2009

Recien nacido: 4 sintomas que no deberia presentar


No son faciles ni las primeras horas ni los primeros dias junto a un recien nacido. Mas aun, si eres primeriza.
Aqui, una guia sobre los cuatro sintomas que no debes descuidar y que deben ser motivo de consulta con el pediatra de tu bebe.


Fiebre

La temperatura axilar normal de un bebé es de 36° a 37°C, y la rectal de 37° a 37.5°C; la segunda es más exacta.

Una temperatura axilar mayor a los 37.5°C, o rectal mayor a los 37.8°C significa fiebre. Por lo general, un niño con fiebre estará inquieto, tendrá los ojos brillantes, llorosos y las mejillas rojas.

¿Qué hacer?

* Dale un baño con agua tibia, no fría ni con alcohol, déjalo de 10 a 15 minutos y vuélvele a tomar la temperatura.
* Consulta al médico lo más pronto posible.


Vómito

El vómito es la expulsión de alimento parcialmente digerido (leche cortada o pedazos de comida) por la boca y algunas veces por la nariz, con esfuerzo del estómago y los músculos del abdomen.

Puede haber vómito ocasional si el estómago está muy lleno, en estos casos si el bebé llora por hambre vuelve a ofrecerle alimento.

Si el vómito persiste debes consultar inmediatamente al médico.


Estreñimiento

El que un bebé no tenga deposiciones diario se puede confundir fácilmente con estreñimiento, es importante tener en cuenta que cada persona tiene un ritmo de eliminación diferente.

Es común que los niños que son alimentados con biberón pasen dos o tres días sin evacuar, lo cual no puede considerarse como estreñimiento a menos que las deposiciones estén firmemente formadas y salgan como pelotitas duras. Es común que un niño estreñido presente dolor al evacuar y algunos incluso llegan a sangrar.

Algunos niños, a pesar de tener evacuaciones blandas, sufren mucho al momento de sacarlas, esto no es estreñimiento y se debe corregir en cuanto el niño tenga otro tipo de alimentación y más movimiento.

¿Qué hacer?

* Para ayudar al intestino de tu bebé a trabajar mejor puedes hacerle ejercicios con la piernas, flexionándolas y estirándolas, haciendo algo de presión sobre el abdomen y realizarle masaje, con lo cual además lo ayudarás enormemente en todos los aspectos de su desarrollo.
* Dependiendo la edad de tu bebé puedes darle té de ciruela pasa o jugo de frutas que no sean cítricos. Si el té parece no gustarle puedes endulzarlo con miel para bebés o revolverlo con la leche.
* También puedes ayudarlo con un supositorio de glicerina, el cual se le coloca en el recto realizando un ligero movimiento para estimular el ano, debes estar preparada porque el efecto puede ser de inmediato. Sin embargo, te recomendamos que utilices esta técnica lo menos posible para dejar a su cuerpo hacer el trabajo.

En cualquier caso, consulta a tu médico sobre la mejor opción.


Diarrea

Los niños amamantados suelen tener varias deposiciones al día, las cuales por lo general son flojas, y comparadas con las de un adulto fácilmente podrían considerarse diarrea. Cuando decimos varias deposiciones nos referimos a más de cinco al día, y esto en lugar de preocupar a la madre debe tranquilizarla, ya que es un síntoma de que el bebé está recibiendo alimento suficiente.

Tampoco debe asustar a la mamá el pensar que esto será por siempre, ya que poco a poco, durante el primer año, el bebé se irá regularizando para tener su propio ritmo que normalmente va de una deposición cada dos días a dos al día.

Se considera que un niño tiene diarrea cuando tiene evacuaciones frecuentes, líquidas (que es diferente a aguadas), malolientes y que pueden tener mucosidades. Es común que un niño con diarrea presente fiebre y pérdida de peso.

Los niños amamantados presentan mucho menos casos de diarrea que aquellos alimentados con fórmula, y cuando la presentan tienen síntomas más leves y una recuperación más pronta.

¿Qué hacer?

Antes que nada consulta a tu médico sobre la mejor forma de tratar la diarrea de tu bebé y es importante que:

* Tengas especial cuidado con tu higiene cada vez que le cambies el pañal y le des de comer.
* Que le des líquidos abundantes y no lo dejes de amamantar. Si le estás dando fórmula, plática con tu médico sobre la necesidad de cambiar de marca.
* Puedes hacerle atole de arroz, hirviendo un puño en una taza de agua y dándole solamente el líquido o con harina de arroz.

Desde | Al Bebe

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás