viernes, 14 de agosto de 2009

Flujo vaginal en el embarazo


¿Es mi imaginación o tengo más flujo vaginal ahora?

No es tu imaginación. Es bastante común tener más flujo vaginal durante el embarazo.

Lo que notas probablemente sea una leucorrea normal, es decir, el flujo vaginal blanquecino, inodoro o con olor suave, que percibías de vez en cuando en tu ropa interior antes de quedar embarazada. Es mucho más abundante ahora, en parte debido a la mayor producción de estrógeno y el mayor riego sanguíneo hacia la zona vaginal.

Probablemente notarás más flujo vaginal a medida que te acerques a la fecha del parto, si bien posiblemente se vea más grueso y mucoso de lo normal. De hecho, este flujo puede indicar que pronto empezará el parto.

A principios del embarazo, las secreciones del cuello uterino crean una barrera que protege la matriz, el denominado tapón mucoso. A medida que el cuello uterino comienza a afinarse y dilatarse en preparación para el parto puede expulsar esta mucosidad, sea poco a poco, con la apariencia de la clara del huevo, o incluso en un solo coágulo gelatinoso. Este flujo puede ir acompañado de algunos hilos de sangre.


¿Cuándo debo llamar a mi médico?

Si hay mucho flujo, y éste es poco espeso y de color claro, puede resultarte difícil distinguir si es simplemente mucosidad o si estás perdiendo líquido amniótico. Si tienes alguna duda, consulta con tu médico.

Llama al médico de inmediato si todavía no estás en la semana 37 y notas un aumento de flujo o un cambio en el tipo de flujo (si se torna acuoso, mucoso o sanguinolento, incluso si tiene apenas un color rosa o marrón como la sangre vieja). Esto puede ser una señal de parto prematuro.

Debes también llamar al médico si sospechas que tienes una infección. Si tienes un flujo inodoro y blanquecino que te provoca comezón o ardor, o si tu vulva parece inflamada, puede ser que tengas candidiasis vaginal.

Si el flujo tiene mal olor o es espumoso, amarillo, verde o gris, puede indicar otro tipo de infección vaginal o una infección de transmisión sexual, incluso si no presentas síntomas de irritación, picazón o ardor.

No intentes tratarte con medicamentos de venta sin receta en ninguno de los dos casos. Es importante que primero consultes a tu médico para que pueda hacerte un diagnóstico y así estar segura de que recibirás el tratamiento adecuado.

¿Puedo evitar el flujo?

No puedes evitarlo, pero puedes utilizar toallitas higiénicas para absorberlo, si lo crees necesario. (No es recomendable utilizar tampones durante el embarazo.)

Para mantener una buena higiene en la zona genital, límpiate siempre de adelante hacia atrás después de ir al baño, y usa ropa interior de algodón. Evita los pantalones ajustados, el nylon, los baños de burbujas, las compresas o el papel higiénico perfumados, los aerosoles o sprays de higiene femenina y los jabones con perfumes.

Y no te des duchas vaginales, porque pueden aumentar el riesgo de una infección. Además, los médicos desaconsejan las duchas vaginales durante el embarazo porque pueden introducir aire en el sistema circulatorio a través de la vagina. Esto, aunque sucede rara vez, puede causar serias complicaciones.

Desde | Babycenter

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás