miércoles, 25 de noviembre de 2009

Tener hijos puede retrasar el avance de la esclerosis múltiple


Bebe Espacio ROBA información de mamasybebesblog.blogspot.com <<--...

Una investigación reciente sugiere que tener hijos puede retrasar el avance de la esclerosis múltiple.

Investigadores belgas le dieron seguimiento a 330 mujeres que experimentaron sus primeros síntomas de EM entre los 22 y los 38 años.

Las mujeres que habían tenido al menos un hijo tenían 34 por ciento menos probabilidades de que la enfermedad avanzara a una etapa en la que fuera necesaria la ayuda para caminar, por ejemplo con muleta o bastón, que las mujeres que no habían tenido hijos.

Aunque tener un bebé, ya sea antes o después de la aparición de los síntomas de EM pareció ayudar, las mujeres que tuvieron un hijo luego de comenzar a experimentar los síntomas de EM lograron incluso mejores resultados. Durante el estudio, las mujeres que tuvieron síntomas de EM y habían tenido un hijo tuvieron 39 por ciento menos probabilidades de que la enfermedad avanzara al punto de que fuera necesaria la ayuda para caminar. En el estudio, las mujeres habían tenido la enfermedad durante un promedio de 18 años.

"Las mujeres que tenían EM y habían tenido hijos parecían tener cursos de EM más benignos que las que no", aseguró Marie D'hooghe, autora del estudio, del departamento de neurología del Centro Nacional de EM de Melsbroek (Bélgica).

La investigación aparece publicada en la edición del 24 de noviembre de la Journal of Neurology, Neurosurgery & Psychiatry.

La esclerosis múltiple es una enfermedad autoinmune en la que el propio sistema inmunitario ataca la mielina, la sustancia grasa protectora que recubre las fibras nerviosas del sistema nervioso central, según la National Multiple Sclerosis Society. El daño causa una alteración de las señales neuronales que van desde y hacia el cerebro, lo que causa entumecimiento, problemas para caminar, visión borrosa y fatiga.

Según el estudio, cerca del 85 por ciento de los que tienen EM comienzan con un curso de recaídas remitentes, en las que los ataques vienen seguidos por la recuperación total o parcial. Más de la mitad llegan a desarrollar una forma más progresiva de la enfermedad, en la que los síntomas empeoran con el tiempo, y hay períodos más escasos y más cortos sin síntomas. Con el tiempo, la enfermedad puede conducir a la pérdida de la visión y a la parálisis.

Según el estudio, las mujeres tienen el doble de probabilidades que los hombres de desarrollar EM, aunque las mujeres tienden a tener casos menos graves.

Alrededor de las tres cuartas partes de las mujeres del estudio habían tenido hijos. Los investigadores midieron el tiempo que le tomó a las mujeres alcanzar el nivel 6 de la Escala Expandida del Estado de Discapacidad (Expanded Disability Status Scale, EDSS), un sistema de clasificación usado por los médicos para describir los síntomas, en donde el nivel 1 es el menos grave y el 10 implica la muerte por EM. El nivel 6 se define como la necesidad de bastón, muleta u otra ayuda para caminar.

Los investigadores hallaron que las mujeres que no habían tenido hijos necesitaron en promedio entre 13 y 15 años para llegar al nivel 6 de la EDSS, mientras que las que sí los tuvieron necesitaron entre 22 y 23 años para llegar a esa etapa.

"Tener uno o más hijos parece beneficioso", señaló la Dr. Patricia O'Looney, directora de programas de investigación biomédica de la National Multiple Sclerosis Society. "Pero no sabemos lo suficiente sobre la demografía de los pacientes para sacar conclusiones importantes".

Entre lo desconocido están tratamientos que las mujeres del estudio recibían para la EM o si las mujeres que habían decidido tener hijos se sentían mejor y tenían menos síntomas.

Aunque queda mucho por averiguar acerca de la función del embarazo en la EM, una razón posible de por qué podría retrasar el avance de la enfermedad es que, durante el embarazo, el sistema inmunitario está subregulado, en parte para evitar que el organismo de la madre rechace el feto", explicó O'Looney. O'Looney anotó que suprimir el sistema inmunitario también podría ayudar a controlar la EM.

Los tratamientos para la EM, como el interferón beta-1a y -1b, actúan suprimiendo el sistema inmunitario.

Otra posibilidad de por qué tener hijos podría retrasar el avance de la EM es que, durante el embarazo, los niveles de estrógeno aumentan. Investigaciones anteriores han sugerido que el estrógeno podría ayudar a proteger contra la EM estimulando a las células a producir mielina. La Sociedad de la EM actualmente está financiando un ensayo clínico en el que ciertas pacientes de EM reciben estriol, una forma de estrógeno, junto con tratamientos estándares para la EM.

"Las hormonas sexuales sí parecen tener algún efecto neuroprotector, pero no estamos muy seguros de cómo", advirtió O'Looney.

Aún así, O'Looney recalcó que las mujeres no deberían interpretar los resultados como una razón para tener un bebé para retrasar el avance de la enfermedad ni para culparse por haber decidido no tener hijos.

"Aún no sabemos mucho acerca de la gran variabilidad de la EM, por qué en una persona avanza más mientras que en otra el curso es benigno", aseguró O'Looney. "Lo cierto es que no se puede concluir que se base en haber tenido hijos o no. Hay tantos otros factores, como los posibles genéticos, que lo determinan".

Desde | Medline

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás