jueves, 17 de diciembre de 2009

Es mejor demorar unos minutos el corte del cordón umbilical


Esperar un par de minutos para ligar el cordón umbilical, en vez de hacerlo a los pocos segundos del parto, es al parecer la mejor bienvenida al mundo para un recién nacido.

Durante ese tiempo, el bebe recibe un volumen extra de sangre y junto con ella, de hierro, que le brindarían ventajas para prevenirse de la anemia en el primer año de vida, según un estudio realizado en Buenos Aires y Rosario, financiado por Unicef.

"Esta posibilidad abre la opción de volver a la práctica milenaria de ligar o «clampear» el cordón cuando éste deja de latir, o -como mínimo- al minuto después del nacimiento. Esta intervención simple y natural disminuye el riesgo de falta de hierro, y la consecuente anemia durante el primer año del niño, con las severas consecuencias que esto puede acarrear en su desarrollo", indica el doctor José María Ceriani Cernadas, investigador principal y jefe del Departamento de Pediatría del Hospital Italiano de Buenos Aires, donde se realizó el estudio en conjunto con la Maternidad Martin de Rosario y coordinado por el Centro Rosarino de Estudios Perinatales (CREP), bajo la dirección del doctor Guillermo Carroli.

Un total de 276 recién nacidos a término y fruto de embarazos normales fueron estudiados entre noviembre de 2002 y abril de 2003, divididos en tres grupos. El primero tuvo el clampeo a los pocos segundos de nacer, como es la práctica habitual; el segundo fue al minuto; y el otro, a los tres minutos. "El grupo clampeado enseguida mostró mayor porcentaje de anemia que los otros dos, según las muestras de sangre tomadas para medir el hematocrito venoso a las seis horas del nacimiento. Lo mismo sucedió a las 24 y 48 horas, cuando se repitieron los análisis", describe el especialista sobre el estudio presentado en la Reunión Anual de Investigación Pediátrica de Estados Unidos, realizado en San Francisco en 2004. La razón es que en el primer minuto de vida, el bebe recibe unos 80 ml de sangre por transfusión desde la placenta, y alcanza los 100 ml al tercer minuto o cuando el cordón deja de latir.

"Este volumen brindaría al recién nacido de 40 a 50 mg de hierro que se suma a los 75 mg que tiene todo bebe nacido a término, alcanzando un total de 115-120 mg. Esto ayuda a prevenir el déficit de este mineral en el primer año de vida", precisa.

La carencia de hierro es la deficiencia nutricional principal en todo el mundo y la Argentina no escapa a esta tendencia que puede tener graves consecuencias. "La anemia puede afectar el crecimiento y desarrollo del niño, su capacidad para la actividad física y el juego, u otras funciones biológicas como la capacidad inmunológica o regulación hormonal", subraya el doctor Pablo Duran, epidemiólogo del Servicio de Nutrición de la Casa Cuna y profesor adjunto del Departamento de Salud Pública de la Universidad de Buenos Aires.

Volver a las fuentes

Para el doctor Ceriani Cernadas, rescatar la práctica de la ligadura tardía del cordón umbilical es una vuelta a lo natural, pero un regreso con obstáculos. "No es nada fácil cambiar hábitos y modificar una cultura arraigada. Hace aproximadamente cuarenta años la medicina moderna occidental adoptó el clampeo inmediato o a los 10 a 15 segundos luego del nacimiento, porque se suponía que corrían riesgos la madre o el bebe si se atrasaba uno o dos minutos. Pero estos temores resultan totalmente infundados", indica. Precisamente, la "investigación financiada por Unicef no arrojó ningún efecto perjudicial, como podría ser una mayor pérdida de sangre posparto en la madre, ni tampoco un aumento de la bilirrubina o trastornos producidos por exceso de glóbulos rojos ni dificultad respiratoria en los recién nacidos", detalla el especialista.

Los casos estudiados correspondieron a embarazos normales y nacimientos en término, según destaca el especialista, que aclara: "En ciertas situaciones, el corte tardío del cordón está contraindicado y se recomienda la ligadura inmediata. Pero se trata de circunstancias claramente definidas".

La historia reciente parece mostrar que el procedimiento aconsejado para las excepciones terminó tiñendo la totalidad de las prácticas. Un documento elaborado por el Ministerio de Salud de la Nación y Unicef tras un encuentro realizado en el Chaco en 2000, señala que en los años 60 "se normatiza que la ligadura inmediata se justifica sólo en los neonatos asfixiados, sin embargo esta indicación pasa luego a ser rutina. De este modo, una indicación surgida de la necesidad de la atención de los recién nacidos deprimidos se extiende como algo habitual para todos los niños", precisa el material titulado "Ligadura oportuna del cordón umbilical. Una estrategia para prevenir la anemia en la infancia".

Por último, el equipo integrado por el doctor Ceriani Cernadas realizó otro estudio que permitió definir cuáles son los depósitos de hierro a los seis meses en los bebes incluidos en este primer trabajo. Sus resultados finales serán difundidos próximamente. "Pero podemos adelantar que son muy auspiciosos", afirma.

Esta investigación también fue financiada por Unicef Argentina, que está interesada en el tema dado que de un modo económico y extremadamente simple, sólo hay que esperar un poco para clampear el cordón, se lograrían efectos muy positivos, en especial en la población más necesitada", concluye Ceriani Cernadas

Desde | La Nacion
Desde |

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás