domingo, 13 de diciembre de 2009

Sinusitis infantil


La sinusitis es una enfermedad frecuente que se debe a la infección bacteriana o vírica de uno o más de los senos paranasales, sobre todo los senos nasales, frontales y maxilares que son pequeñas cavidades ubicadas en el interior de los huesos de la cara y en el hueso frontal. Como consecuencia las mucosas de dichos senos se inflaman y duelen.

La causa primaria que conduce a la sinusitis es la obstrucción de los orificios de los senos. Con esta obstrucción, la circulación sanguínea y la ventilación de la cavidad sinusal son menores, lo que favorece el crecimiento bacteriano. La infección puede ser aguda, intermitente o crónica. Los causantes más habituales son las bacterias, aunque etiologías víricas y raramente micóticas también producen sinusitis.

Síntomas

Los síntomas más frecuentes de sinusitis aguda son cefalea, secreción mucopurulenta y fiebre. Otros síntomas son la epistaxis (sangrado de nariz) malestar general, tos, hiposmia (falta de olfato) disminución de la sensibilidad del gusto, dolor a la masticación y afonía. En los niños con sinusitis crónica, la tos es la queja más habitual: la fiebre es menos frecuente.

Los pacientes con sinusitis crónica presentan por lo general secreción posnasal purulenta, congestión nasal y cefaleas. Otros síntomas son tos, halitosis y rinorrea crónica. El intenso dolor facial es un síntoma infrecuente en los pacientes con sinusitis crónica. En algunos casos los pacientes no tienen síntomas.

El enfermo respira por la boca y el habla se vuelve nasal.

La sinusitis es muy rara entre los niños pequeños, porque sus senos están poco desarrollados. Los niños pueden desarrollar una tendencia a contraer infecciones en el oído.

Tratamiento

Es conveniente tratar precozmente la sinusitis y todas las infecciones relacionadas, con el fin de prevenir el desarrollo de posibles complicaciones graves.

Los enfermos de sinusitis deben permanecer en casa, en una habitación con temperatura constante y elevada humedad, pues en un amiente seco y excesivamente caldeado se agravan los síntomas, para ello es de utilidad el uso de humidificadores.

El tratamiento médico consiste en la administración de antibióticos y en la utilización de descongestivos en tabletas, gotas nasales o pulverizadores.

Desde | Tu botica

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás