domingo, 3 de enero de 2010

Dolor de cabeza en niños favorece problemas de sueño


Si stu hijo padece cefaleas con frecuencia, es posible que también duerma mal.

Investigadores de la Clínica Mayo (EEUU) han descubierto que más de dos tercios de los niños que sufren cefaleas crónicas diarias también tienen problemas de sueño. Entre los cniños con ataques más episódicos, una quinta parte también presenta trastornos nocturnos.

"Lo que es novedoso de nuestra investigación es el hallazgo de que un elevado porcentaje de pacientes con cefaleas tiene problemas para dormir", dice Kenneth Mack, neurólogo pediátrico especializado en cefaleas y principal autor de la investigación.

De hecho, este especialista reconoce que la elevada prevalencia del binomio "nos sorprendió". "Además, tienen los mismos problemas: un retraso en el momento de conciliar el sueño", agrega. Mack y su equipo llevaron a cabo este estudio para analizar científicamente una observación que habían hecho en su relación diaria con los pequeños pacientes.

"Continuamente veíamos que los niños con cefaleas dormían mal y estaban cansados por ello", comenta Mack. "Ya sabíamos que cuando la gente no duerme lo suficiente tiene más cefaleas, pero no habíamos apreciado la frecuencia con que estos problemas conviven con las cefaleas crónicas".

El estudio consistió en una revisión de los datos de 100 críos de entre seis y 17 años con cefalea crónica diaria (dolores de cabeza 15 días o más durante más de tres meses) y un centenar de niños en la misma edad con ataques episódicos (menos frecuentes). Además del retraso en la conciliación del sueño, los trastornos nocturnos detectados en los niños consistían en despertarse durante la noche o demasiado pronto por la mañana, o no sentirse descansado tras el sueño.

Causas

Los investigadores todavía desconocen qué problema se produce primero, si los trastornos del sueño o las cefaleas, aunque parece que se dan ambas posibilidades. "Se alimentan los unos a los otros: los problemas de sueño hacen que las cefaleas empeoren y las cefaleas agravan los problemas del sueño", dice Mack.

"Además, cuanto peores son las cefaleas, más posibilidades tiene el niño de tener problemas del sueño y viceversa. Podrían tener la misma causa, o que un problema sea un indicio precoz del otro", explica.

Algunos consejos

"Va a ser difícil controlar las cefaleas hasta que no pongas bajo control los trastornos del sueño", apostilla. Así que el experto considera que deben tratarse ambos problemas simultáneamente, empleando medicamentos y terapias no farmacológicas.

Por ejemplo, Lenora Lehwald, otra de las autoras del estudio, propone mantener la rutina en los horarios del niño. "Educar al paciente y a la familia en unos buenos hábitos nocturnos puede por sí mismo ayudar a mejorar la calidad del sueño y, de este modo, las cefaleas a largo plazo". Según Lehwald, una buena higiene del sueño implica una serie de rutinas básicas y simples a la hora de dormir.

"Un niño debería usar su dormitorio para las actividades que sean sedantes y relajantes", comenta. "La televisión, videojuegos..., cosas que son excitantes y hacen que el niño se motive y active, no deberían estar en el dormitorio. Además, es importante que el crío tenga una rutina para apaciguarse y prepararse para el sueño en la última hora que planee estar despierto. Deberían elegir actividades que les adormezcan, como leer", aclara Lehwald. Según esta especialista, tratar los problemas del sueño en niños con cefaleas episódicas puede ayudar a impedir que éstas se vuelvan crónicas.

En el caso de que sean necesarios fármacos, Mack se decanta por los medicamentos para la migraña, que también pueden ayudar con los problemas de sueño.

Desde | El mundo Salud

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás