sábado, 23 de enero de 2010

Epistaxis o sangrado de nariz no siempre es para preocuparse


El sangrado nasal en los niños es bastante frecuente, y sin embargo, alarmante para padres e hijos. Conozca sus causas, y cómo prevenirlo.

El sangrado o hemorragia nasal, también llamada epistaxis, es un hecho que aparece con relativa frecuencia en los niños. Aunque es un cuadro desagradable, casi siempre carece de importancia, y la mayoría de las veces cede espontáneamente o presionando la nariz con los dedos.

La nariz es un filtro, un humidificador y también un calentador del aire que introducimos hacia los pulmones, por esto la nariz tiene muchos vasos sanguíneos por donde corre la sangre en gran cantidad y es fácil de sangrar.

CAUSAS

La mayoría de las causas son benignas y generalmente es una fosa nasal la que presenta sangrado.

Entre los más comunes se encuentran los cambios climatológicos, sobre todo cuando el ambiente está seco; alergia nasal, traumatismo por introducción de los deditos, rinitis crónica, empleo prolongado de descongestionantes nasales, resfriados repetidos por infecciones virales o bacteriana, anormalidad dentro de la nariz, como pólipos y tumores.

Es importante tomar en cuenta que un sangrado de nariz en un adolescente puede ser por el uso de droga que se inhalan por la nariz como la cocaína o el crack.

El sangrado de nariz serio y en las dos fosas nasales, puede ser por un trauma o por un problema hereditario en la coagulación de la sangre.

¿QUÉ HACER?

En caso de que su niño presente sangrado de nariz, lo primero que debe hacer es no alarmarse, ya que la mayoría de los sangrados son de poca importancia y se resuelven espontáneamente.

El niño debe ponerse sentado o de pie y con la cabeza inclinada un poco hacia delante, para no tragar la sangre.

Debe presionar firmemente la parte blanda de la nariz con los dedos pulgar e índice, y en dirección hacia la cara (empujando un poco), mantenga presionado durante 5 ó 10 minutos.

Aplique hielo (molido en una bolsa de plástico, o envuelto en tela) a la nariz y las mejillas.

Si después de esto el sangrado continúa debe sonarse la nariz intentando expulsar los coágulos de sangre de su interior y colocar algodón. Puede aplicar gotas de descongestionante nasal.

Una vez colocado el algodón aplique nuevamente presión nasal con los dedos durante otros 5-10 minutos.

Si no cede el sangrado con estas medidas, debe acudir al médico. Asimismo, cuando el sangrado ha sido muy intenso o cuando el estado general del niño no es bueno.

PRECAUCIONES

- Evitar introducir los dedos en la nariz
- Uñas. Mantener las uñas cortas. Sonarse la nariz con delicadeza
- Remedios caseros. Utilizar humidificadores en ambientes secos o hacer vaporizaciones caseras o lavados nasales con solución salina. Aplicación nasal de vaselina
- Estornudos. Procurar no estornudar violentamente. Si se estornuda, intentar hacerlo con la boca abierta
- Evite. el ácido acetil salicílico (aspirina) u otros no son recomendables.

Desde | La Prensa

La nota fue extraida del link anterior. Si tienes dudas o sugerencias sobre derecho de autor favor de remitirse a la liga mencionada con anterioridad.

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás